Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconDesde Roma
line break icon

Papa Francisco: Dios colmará al final de los tiempos todas las aspiraciones humanas

AFP PHOTO / GENT SHKULLAKU

ALBANIA, Tirana : TOPSHOTS<br /> Pope Francis (C) arrives to celebrate mass on the Mother Teresa square in Tirana on September 21, 2014. The pope warned during his visit to Albania on September 21 that religion could never be used to justify violence, making an apparent reference to the bloodshed wreaked by the Islamic State group in Iraq and Syria. AFP PHOTO / GENT SHKULLAKU

Aleteia Team - publicado el 26/11/14

Catequesis sobre la Iglesia hoy en la audiencia general

Queridos hermanos y hermanas,

al presentar a la Iglesia a los hombres de nuestro tiempo, el Concilio Vaticano II tenía bien presente una verdad fundamental, que no hay que olvidar nunca: la Iglesia no es realidad estática, firme, sino que está continuamente en camino en la historia, hacia la meta última y maravillosa que es el Reino de los cielos, de la que la Iglesia en la tierra es el germen y el inicio (cfr Conc. Ecum. Vat. II, Cost. dogm. Sobre la Iglesia Lumen gentium, 5). Cuando nos dirigimos hacia este horizonte, nos damos cuenta de que nuestra imaginación se detiene, revelándose capaz apenas intuir el esplendor del misterio que supera nuestros sentidos. Y surgen espontáneas en nosotros algunas preguntas: ¿cuando tendrá lugar este paso final? ¿Cómo será la nueva dimensión en la que entrará la Iglesia? ¿Qué será entonces de la humanidad? ¿Y de la creación que nos rodea?

  1. La Constitución conciliar Gaudium et spes, frente a estos interrogantes que resuenan desde siempre en el corazón del hombre, afirma: “Ignoramos el tiempo en el que acabarán la tierra y la humanidad, y no sabemos el modo en que será transformado el universo. Pasa ciertamente el aspecto de este mundo, deformado por el pecado. Sabemos, sin embargo, por la Revelación, que Dios prepara una nueva morada y una tierra nueva, en la que habita la justicia, y cuya felicidad saciará de forma sobreabundante todos los deseos de paz que salen del corazón de  los hombres” (n. 39). Esta es la meta a la que tiende la Iglesia: es la “nueva Jerusalén”, el “Paraíso”. Más que de un lugar, se trata de un “estado” en el que nuestras esperanzas más profundas serán cumplidas de modo sobreabundante y nuestro ser, como criaturas y como hijos de Dios, llegará a la plena maduración. Seremos finalmente revestidos de la alegría, de la paz y del amor de Dios en modo completo, sin más límites, y estaremos cara a cara con Él. (cfr 1Cor 13,12).

  1. En esta perspectiva, es hermoso percibir que hay una continuidad y una comunión de fondo entre la Iglesia celeste y la que aún está en camino sobre la tierra. Quienes ya viven en la presencia de Dios pueden de hecho apoyarnos e interceder por nosotros desde el cielo. Por otro lado, también nosotros somos siempre invitados a ofrecer obras buenas, oraciones y la misma Eucaristía para aliviar la tribulación de las almas que están aún a la espera de la felicidad sin fin. Sí, porque en la perspectiva cristiana la distinción ya no está entre quien la está muerto y quien no lo está aún, sino entre quien es de Cristo y quien no lo es. Este es el elemento determinante, verdaderamente decisivo para nuestra salvación y para nuestra felicidad.


3. Al mismo tiempo, la Sagrada Escritura nos enseña que el cumplimiento de este diálogo maravilloso no puede dejar de interesar también a todo lo que nos rodea y que ha salido del pensamiento y del corazón de Dios. El apóstol Pablo lo afirma de modo explícito, cuando dice que “también la misma creación será liberada de la esclavitud de la corrupción para entrar en la libertad gloriosa de los hijos de Dios” (Rm 8,21). Otros textos utilizan la imagen del “cielo nuevo” y de la “tierra nueva” (cfr 2 Pt 3,13; Ap 21,1), en el sentido de que todo el universo será renovado y liberado una vez para siempre de toda traza de mal y de la misma muerte. Esa que se anuncia como cumplimiento de una transformación que en realidad ya está en marcha a partir de la muerte y resurrección de Cristo, es por tanto una nueva creación; no por tanto una anulación del cosmos y de todo lo que nos rodea, sino un llevar cada cosa a su plenitud de ser, de verdad, de belleza. Este es el designio que Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, desde siempre quiere realizar y estña realizando.

Queridos amigos, cuando pensamos en estas estupendas realidades que nos esperan, nos damos cuenta de que pertenecer a la Iglesia es de verdad un don maravilloso, que lleva inscrita una vocación altísima. Pidamos por tanto a la Virgen María, Madre de la Iglesia, que vele siempre sobre nuestro camino y que nos ayude a ser, como ella, signo gozoso de confianza y de esperanza en medio de nuestros hermanos. 

Tags:
papa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.