Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Irak: Yihadistas destruyen un convento de las Hermanas del Sagrado Corazón

© Public Domain
Comparte

Los terroristas lo habían ocupado y utilizado anteriormente como alojamiento y base logística

Milicianos yihadistas del grupo terrorista autodenominado Estado Islámico, que controlan la ciudad iraquí de Mosul, hicieron detonar este lunes explosivos en el convento de las Hermanas caldeas del Sagrado Corazón, que anteriormente habían ocupado y utilizado como alojamiento y base logística.

Los medios de comunicación relacionados con la comunidad caldea y recogidos por la agencia vaticana Fides informan de que la destrucción con explosivos se realizó en dos fases.

La primera serie de explosiones parece ser que causó un daño limitado, pero luego los yihadistas usaron cargas de explosivos más potentes, causando un daño masivo al convento.

Antes de implementar su trabajo devastador, la milicia del Estado Islámico había advertido a los habitantes de la zona, sugiriendo dejar abiertas las ventanas para evitar que los cristales se hicieran añicos por la explosión. 

Fuentes locales sugieren que el monasterio ha sido abandonado porque lo han considerado como un objetivo inminente de los ataques aéreos realizados también en Mosul por la coalición liderada por Estados Unidos contra el Califato.

Por el momento no parece haber sido dañado el monasterio adyacente de San Jorge, perteneciente a la orden antoniana de San Ormisda de los caldeos.

El convento de las hermanas caldeas del Sagrado Corazón, conocido como el convento de la Victoria, fue construido gracias a una donación de Saddam Hussein, el presidente iraquí ejecutado en la horca el 30 de diciembre de 2006.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.