Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

​Femen: El falso secuestro de un sacerdote, ¿demasiada provocación?

DR / YouTube
Femen kidnapping
Comparte

En vísperas de la visita del Papa a Estrasburgo, el grupo extremista simula el secuestro de un sacerdote

Las familias de los verdaderos secuestrados, las de las víctimas de terroristas –islamistas y otros-, apreciarán en su justa medida el sentido del humor de las Femen.
 
Estas mujeres han creído inteligente filmar el falso secuestro de un (falso) sacerdote ante la parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de París.
 
“Femen pide la anulación de la visita del Papa al Parlamento Europeo a cambio de la liberación de un sacerdote”, difundieron inmediatamente por Twitter.
 
Si el ridículo matara, no quedarían militantes Femen sobre la faz de la Tierra: ¿se creen buenas comunicadoras apropiándose de los códigos de las carnicerías del Daesh?
 
Simular el secuestro de un sacerdote… ¿cómo se puede llegar a un nivel tan bajo de incitación a la violencia? ¿Cuál será su próxima idea? ¿Una simulación de decapitación?
 
¿Sería finalmente una provocación que haya ido demasiado lejos la que lleve a sus partidarios a considerar este extremista grupúsculo como más cercano a una secta violenta que a la legítima protesta política?
 
En todo caso, en Twitter, incluso la ensayista feminista Caroline Fourest ha expresado su sorpresa: “Espero vivamente que esto sea una broma (muy) mala. La cuenta que dice haber visto la escena ha sido creada hace unas horas”, tuiteó inmediatamente.
 
Las reacciones se han mezclado, todas en la misma dirección: qué pena retomar los métodos de los criminales contra la humanidad del autoproclamado Estado Islámico para protestar contra la visita del Papa Francisco al Parlamento Europeo.
 
“Secuestro simulado de un sacerdote por las Femen: a la vez insulto a los verdaderos rehenes y a sus familias, y apología de la violencia”, reaccionó el padre Grosjean, de Padre Blog.
 
“Las Femen inspirándose en la estrategia de comunicación del Estado Islámico: es un poco molesto”, estima la twittera @Diradefo. Y si no, si el Papa va al Parlamento, ¿vestiréis a este sacerdote de naranja y lo decapitaréis o cómo lo haréis?
 
¿Para cuándo las acciones judiciales?
 
En cuanto a los medios a los que las Femen se lo deben todo, incapaces de poder apoyar (por una vez) su happening anti-católico, se contentan con no hablar de él, o con relatar los hechos sin criticarlos en absoluto, como en Métro News o Le Figaro.
 
A veces, periodísticamente hablando, no comentar se convierte en transformarse en simple correa de transmisión de un (mal) plan de comunicación. En France TV Info, no obstante, se habla de un “golpe que sale mal”.
 
De todos modos, el sábado, el ministro del Interior Cazeneuve no había reaccionado, cuando un falso secuestro así es un delito castigado con tres años de cárcel y 45.000 euros de multa. Incluso el fiscal debería abrir diligencias.

Ataque a la catedral de Estrasburgo
 
Por otra parte, militantes de Femen atacaron este lunes la catedral de Estrasburgo, también para protestar contra la visita del Papa al Parlamento Europeo, como habían hecho hace unos días en el mismo Vaticano.
 
Poco antes de la una de la tarde, una de ellas se subió al altar de la catedral con el torso desnudo (sobre el que tenía inscrito “Europa antisecular” y “El Papa no es un político”) y agitó una bandera europea.
 
Fiel a la “valiente fuga” propia de este tipo de acciones, la militante huyó corriendo tras unos instantes, el tiempo suficiente para que la agencia AFP tomara unas fotos.
 
En total fueron una docena de fotografías y un cámara que, como atestiguan las imágenes que circulan por las redes sociales, respondió a la invitación enviada a la prensa por las Femen para hacer mediática su acción.
 
¿Pero nuestros compañeros son conscientes de que traspasan así la frontera entre información y complicidad, al no denunciar un acto así que aunque no hayan cometido han conocido? ¿Serán procesados, ya que son claramente reconocibles? Permítanme dudarlo.
 
Esperábamos que el fiasco vergonzoso de su simulación de secuestro de un sacerdote llevara a sus últimos partidarios a disociarse con este grupo extremista.
 
Pero el respeto a los demás, definitivamente tiene geometría variable para ellas.

Está claro que su fanatismo ciego, su falta de cultura y su odio visceral a la religión católica todavía seducen a un núcleo duro de medios de comunicación y de personalidades políticas que han encontrado cómodo hacer de ellas las musas autoproclamadas de una concepción de feminismo que sólo comparten ellas.
 
Frente a estos actos tan malsanos como ridículos, la piedad debe ahora prevalecer sobre el rencor.
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.