Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 09 mayo |
Santa Luisa de Marillac
home iconActualidad
line break icon

Placido Cortese, el franciscano silencioso que desafió a los nazis

© Messaggero di Sant'Antonio

Aleteia Team - publicado el 23/11/14 - actualizado el 30/11/17

La causa de beatificación de este "mártir del silencio" tarda, entre otras cosas, porque no se encuentra su cuerpo

Era un fraile menor conventual, y fue director del Mensajero de S. Antonio. Nació en 1907, en la isla de Cherso, que ahora es Croacia, y murió en 1944 en Trieste, a los 37 años. Fue confesor en la basílica del santo en Padua.

Durante los años de la guerra, por encargo del entonces delegado pontificio y con el permiso de sus superiores, llevó a cabo una acción de ayuda eficaz a favor de las personas necesitadas, empezando por los militares que después del 8 de septiembre estaban desbandados, pero también los judíos perseguidos por los alemanes.

Con la ayuda de otras personas, había creado una red de socorro: su confesionario en la basílica había llegado a ser el centro organizativo de esta actividad. Esto para no llamar la atención y no levantar sospechas, dado que la policía fascista y los nazis la rastreaban. El padre Placido Cortese sufrió la suerte de todos los que fueron capturados.

El episodio culminante es el de su rapto – no fue un arresto sino un verdadero rapto – el 8 de octubre de 1944: era domingo; con engaño se le hizo salir de la basílica, a la plaza contigua, donde fue forzado a subir a un coche y trasladado a Trieste, donde en el bunker de la Gestapo de Piazza Oberdan fue torturado hasta la muerte.

Las atroces torturas debían servir para hacerle confesar los nombres de las personas a las que salvaba y de sus colaboradores, pero no salió nombre alguno de sus labios.

Su actividad no era muy conocida ni siquiera entre los frailes mientras estaba en marcha, obviamente para no levantar sospechas y crear problemas. Aunque alguno lo sabía, los propios frailes a veces no entendían lo que hacía, porque lo hacía en la reserva más absoluta.

Después de su rapto, por desgracia, no se supo nada de él, no se sabía dónde fue a parar. Cayó un muro de silencio: podemos decir que él fue “mártir del silencio”, porque murió por su silencio, y porque fue también víctima de un silencio póstumo.

Hubo que esperar a 1995 para que salieran a la luz los primeros testimonios de quienes le encontraron, vieron y oyeron en Trieste durante los terribles días de su prisión. Le vieron herido, con las manos rotas y otras partes del cuerpo tumefactas.

Los testimonios surgieron durante un encuentro en Padua de personas que vivieron la guerra. Casi por casualidad, una persona confió en un fraile, y de este testimonio surgieron otros de supervivientes. Los mismos dieron testimonio durante el proceso de beatificación que se abrió en 2002 en Trieste y que se completó en su primera parte en 2003, con la esperanza de que se reconociera el “martirio” del padre Cortese.

Por desgracia no se saben ni las circunstancias exactas de su muerte ni el día: durante el proceso de beatificación el Tribunal de Padua tuvo que declarar la “muerte presunta”, porque este hombre literalmente había desaparecido.

La verdad es que a los nazis la cosa se les fue de las manos, porque no estaba previsto que el padre Placido muriera por las torturas recibidas, y por esto decidieron hacerle desaparecer. Con toda probabilidad su cadáver fue incinerado en el horno crematorio de la Riviera di San Saba, el único campo de concentración de Italia, y no quedó traza alguna de él.

Al contrario, malignamente los nazis difundieron rumores de que el padre Placido había sido trasladado a Alemania. Por eso, al no tener noticias, el silencio cayó sobre la suerte del padre Placido Cortese durante muchos años.

Hoy siguen con vida poquísimas personas que le conocieron. Una es un esloveno que durante la guerra trabajaba en la Cruz Roja, y que dijo haber oído las últimas palabras del padre Placido en el bunker de Trieste: “reza y calla”. Esta fue la consigna que se le dio: la oración como hombre de Dios, y el silencio como instrumento para salvar

Fragmento de una entrevista realizada por Emanuele D’Onofrio, periodista de Aleteia, al vice postulador, padre Giorgio Laggioni

Tags:
nazismoreligiosossegunda guerra mundial
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa: El catequista será parte de los ministerios de la Iglesi...
4
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
5
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
6
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
7
Patricia Navas
Oración para que vuelva a la Iglesia alguien que quieres
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.