Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 23 octubre |
San Juan de Capistrano
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

La excesiva protección que nos aísla

© Mar Caro Pons / Flickr / CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 21/11/14

¿Por salvar a quién estaríamos dispuestos a arriesgar la vida? La piel se apega a la tierra

El contagio es siempre peligroso. Porque dicen además que lo único que no se pega es la hermosura. Por eso nos asustamos. Contagiar cosas buenas no es peligroso. Pero contagiar la muerte es otro tema. Una enfermedad dura, una forma de mirar la vida, una actitud negativa, una tristeza que nos invade.

Huimos de las personas que nos traen mala suerte o nos ponen tristes. De aquellos que pueden contagiarnos enfermedades. Encasillamos los casos peligrosos.

Y queremos razones únicas por las que ellos han caído en desgracia, para quedarnos así tranquilos pensando que no tenemos la más mínima opción de que nos pase lo mismo. No nos gusta arriesgarnos. Nos da miedo caer en desgracia.

Podemos llegar a usar máscara, a evitar a las personas peligrosas. Podemos construir muros. Que nadie eduque mal a nuestros hijos. Evitamos las malas influencias. Nos aislamos para no contagiarnos de nada malo.

Renunciamos incluso a ayudar, a poner en peligro nuestra seguridad. ¿Por salvar a quién estaríamos dispuestos a arriesgar la vida? No tiene fácil respuesta. La piel se apega a la tierra. El alma no quiere ir tan pronto al cielo. Prefiere esperar. Siempre habrá tiempo.

Evitamos los problemas. Nos quitan el tiempo, incluso nos complican la vida. Si alguien tiene un problema es suyo, o se lo habrá buscado, o tendrá amigos que le ayuden a solucionarlo. Pero nosotros nos quedamos tranquilos. Siempre otro podrá hacer algo. ¿Por qué tengo que hacerlo yo?

Nos asustan los contagios. Las complicaciones. Que nos involucren. Que nos metan en el mismo grupo complicado, el de los contagios. Decir que alguien tiene una enfermedad contagiosa suena con dureza. Pone en peligro la propia vida. Pero no la vida en abstracto, sino con nombre y apellidos, mi vida.

Si alguien ha fracasado nos alejamos. Es mejor estar cerca de los que triunfan. A lo mejor algo se pega. Un contacto. Estar en una foto en el momento oportuno. Escribir tu nombre y figurar. Yo estuve allí.

Los contagios nos asustan. Nos asusta todo lo que nos complica. Lo que echa a perder nuestro orden, la dirección de nuestra vida. ¿Por quién estaríamos dispuestos a poner en juego lo que hoy poseemos? La lista es pequeña, muy pequeña. ¿Tenemos lista? A lo mejor por nadie.

Una persona comentaba que si supiera que se va a morir mañana elegiría a su perro para ir a cenar con él esta noche. A lo mejor por nadie queremos arriesgar nada. A lo mejor no le pertenecemos a nadie. Nadie nos pertenece. No tenemos a nadie con quien cenar la última noche de nuestra vida. A lo mejor estamos solos.

Es más fácil no asumir responsabilidades por nadie. Pero yo no quiero eso. No deseo una vida protegida y cuidada. ¿Hasta los cien años? Una vida sin pesos, sin direcciones erradas, sin caídas. Sin riesgos. Sin haber tenido que ir nunca al vagón de los perdedores. Una vida en primera, asiento reservado. Todo cuidado. 

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
4
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
5
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
6
PRAY
Philip Kosloski
Oración al beato Carlo Acutis para pedir un milagro
7
PEPE RODRIGUEZ
Revista Misión
El chef Pepe Rodríguez: «Nunca me he emocionado al comer. Al comu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.