¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Sencillo y poderoso ejercicio de agradecimiento a quien creyó en ti

© Oleh Slobodeniuk / CC
https://www.flickr.com/photos/ualucky/11424431653
Comparte

Esas personas que han encendido una luz en mi vida… las nombro, les doy las gracias si es posible y, si no lo es, al menos rezo por ellas

Es importante encontrar personas que nos den algo de luz, que nos muestren quiénes somos.
 
Hace poco leía un comentario lleno de esperanza: “Una persona que te espera en alguna parte es esa cerilla que se enciende en un campo por la noche. Quizás no pueda iluminar toda la oscuridad pero te muestra el camino para volver a casa[1].
 
Me gustó mucho esa imagen. Una persona que te espera, el amor que aguarda y acompaña nuestro camino. 
 
Todos tenemos personas en nuestra vida que nos esperan y nos van desvelando nuestra verdad. Vierten sólo algo de luz sobre la oscuridad del alma.
 
Hay personas que son como ángeles. Nos conducen hasta Dios y nos muestran el camino de vuelta a casa. Creen en nosotros, en nuestra verdad, en la misión que Dios nos encomienda.
 
¿Quién es ese ángel que encendió un día una luz en mi vida en medio de la noche? ¿Que me condujo hasta Dios, que me habló de Él y con su amor me mostró cuánto me quería?
 
Queremos aprender a dar gracias por esas personas que Dios ha puesto en nuestra vida y nos han ayudado a beber, a saciarnos del agua de Dios.
 
Por aquellos que nos han enseñado a conocernos y a valorar el tesoro que llevamos en vasijas de barro.
 
Hoy las nombramos, les damos las gracias si es posible y, si no lo es, al menos rezamos por ellas con agradecimiento.
 
Esas pequeñas luces en medio del camino nos han mostrado nuestra verdad y nos han ayudado a creer en lo que podemos llegar a ser.
 
A veces pensamos que no valemos mucho, que no tenemos muchos talentos. Nos miramos, miramos a otros y nos comparamos. Vemos una gran distancia entre lo que valoramos en otras personas, entre lo que soñamos y lo que somos.
 
Nos duele ver todo lo que no tenemos. Y sufrimos por ello. Esos que nos aman nos han recordado nuestro valor.
 
Es muy importante saber qué cosas hacemos bien. Cuáles son nuestros talentos. Descubrir nuestra misión. El sentido de nuestra vida.
 
También nosotros podemos ser ángeles para otros. Mostrarles el camino. Indicarles el sentido de su vida. Podemos ver con nuestra lupa cómo somos y descubrir el valor oculto de nuestra vida.
 
También queremos ser nosotros luz para otros, una cerilla encendida. Hacerles ver que tiene sentido dar la vida. Que sin lo que ellos aportan nos perderíamos todos algo muy importante. Queremos ser esa cerilla encendida en la noche que ilumina el camino a otros.
 
 
[1] Antonio G. Iturbe, La bibliotecaria de Auschwitz.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.