¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Las cosas no suceden por azar, todo es orden

© David Sánchez
Hombre tirando dados al aire
Comparte

Reflexionemos sobre la importancia que tiene el hecho de que Dios nos haya creado de determinada manera, invita monseñor Aguer

El arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, se refirió en su reflexión semanal por televisión a ciertas filosofías que “niegan que existe un orden y eso también se niega en el lenguaje vulgar, hay quienes creen que todo es resultado del azar, de la casualidad, que todas las cosas van cambiando sin que haya un sujeto que las sostenga y eso, luego, se manifiesta, como decíamos, incluso hasta en las leyes”.
 
“De ese modo uno no puede distinguir lo que es una ley justa de lo que es una ley injusta, pero tampoco puede distinguir en el orden de la conducta lo que está bien de lo que está mal”, advirtió.
 
Tras considerar que hay que dar “gracias a Dios que nos ha hecho así” y que de eso depende “la orientación que le demos a nuestra vida, de eso depende también nuestra auténtica felicidad”, precisó que “se trata de que respetemos ese orden natural, que estemos contentos de que el Señor haya hecho las cosas así y de que podamos, a partir de esas realidades naturales, llegar a conocer a nuestro Creador”.
 
El prelado platense puso como ejemplo lo que sucede “con los casos de cambio de sexo” donde “el hombre se ha hecho dueño de su propia vida, de su propio destino, así como domina el mundo. Pero se ha olvidado de algo: se ha olvidado de que el hombre tiene una naturaleza creada y ordenada por Dios, que está inserta en un orden natural".

"Esto se da desde el máximo esplendor del universo hasta la estructura ínfima de la materia -aseguró-. Todo es orden pues sin orden no existiría nada. Y por eso existe una naturaleza de la persona y de sus actos”.
 
Asimismo, destacó que “ese orden se expresa en todas las cosas, si yo planto tomates en una quinta no puede pretender que de los tomates salgan peras y si una gata, en mi casa, va a tener cría no van a salir perritos de allí. Cada ser tiene su propia naturaleza y el hombre también. Y esa naturaleza se expresa en leyes que son inalterables. Uno puede descubrir que existen esas leyes de la naturaleza”.
 
Monseñor Aguer recordó que “durante el siglo XX el hombre ha logrado conquistas formidables y no pienso sólo en la conquista del espacio sino en todos los órdenes de la vida. Tal es así que el resto de la historia hacia atrás parece prehistoria. Y ha llegado a ser tan poderoso que cree poder cambiarse a si mismo, cree poder construirse a sí mismo”.
 
“San Pablo dice que en la conciencia del hombre aparece la ley, que está escrita en la conciencia del hombre y con eso existe un orden natural del cual depende un orden moral", recordó.

"La conducta del hombre tiene que ser de acuerdo a su naturaleza y de allí que podamos distinguir conductas naturales de conductas antinaturales. Eso debiera manifestarse también en el ordenamiento de la sociedad”, señaló.
 
“Desgraciadamente nos vamos acostumbrando a considerar normal las cosas que son anormales, considerar como naturales las cosas que son antinaturales; fíjense ustedes por ejemplo las leyes que se van dictando y vemos que algunas de ellas efectivamente van contra el orden natural”, agregó.
 
Por último, monseñor Aguer expresó que “esto tiene que llevarnos a reflexionar acerca de la importancia que tiene el hecho de que Dios nos haya creado de determinada manera y que cada uno de nosotros sea el mismo que cuando era un bebé o cuando tenía 10 años o 50 o 70, aun cuando se perciben cambios debidos al crecimiento o al envejecimiento".

Y concluyó: "El cambio supone siempre algo que permanece como sujeto de ese cambio pues así ocurre en todos los órdenes de la vida
 
Artículo originalmente publicado por AICA
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.