Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Francisco Javier
home iconEspiritualidad
line break icon

Ukon Takayama, el "samurai de Cristo"

Public Domain

Redacción de Aleteia - publicado el 13/11/14

Por permanecer fiel a Jesús perdió riquezas, poder e incluso tuvo que exiliarse de Japón a Filipinas

Ukon Takayama fue un político militar japonés, un daimio (señor feudal japonés) del siglo XVI que sigue inspirando por su firme fe en Cristo y su fidelidad a su conciencia.

Nació en 1552 en lo que hoy es Osaka, en una familia noble con derecho a tener samurais a su servicio y a constituir un ejército. Estaba destinado a heredar el castillo Sawa, en la provincia de Damato.

Su padre, el señor Tomoteru – un hombre de profundas inquietudes religiosas – habría llevado al castillo a un jesuita, Gaspare Di Lella, para debatir con él las virtudes del budismo y del cristianismo.

Corría el año de 1564, y ya habían pasado quince años desde la primera vez que un barco portugués habría llegado a Japón, con algunos jesuitas pertenecientes a las misiones de san Francisco Javier.

Cuando Ukon tenía 12 años, su padre se hizo católico, y él también: recibió el nombre de Justo al ser bautizado. Empezó a vivir su fe de forma ejemplar.

Pero el entorno fue volviéndose cada vez más hostil a los cristianos. Muchos de sus compañeros samurai, lo mismo que sus súbditos, se convirtieron al catolicismo.

Ukon y su padre, de nombre cristiano Darío, lucharon sirviendo al señor Nobunaga, quien les permitió ser “Kirishitan Daimyo”, esto es, señor feudales cristianos, con derecho a practicar libremente su fe y propagarla si así lo deseaban.

El sucesor de Nobunaga, Totoyomi Hideyoshi, el gran unificador del Japón, prohibió el cristianismo y expulsó a los misioneros.

Muchos “Kirishitan Daimyo” obedecieron la orden y apostataron, pero Takayama prefirió abandonar su título, posición y posesiones.

El 8 de noviembre de 1614 fue exiliado en Filipinas, junto a otros 300 cristianos japoneses, donde sería recibido por misioneros jesuitas españoles.

En este país pudo vivir su fe con libertad… pero sólo 40 días. Después una enfermedad le causó la muerte. Tenía 63 años.

Recibió un funeral según su dignidad de daimio, con honores militares. Una escultura en una plaza de Manila le recuerda como el «samurai de Dios» con una cruz entre sus brazos. La Iglesia le venera como beato.




Te puede interesar:
El último samurái cristiano que visitó a un Papa en el Vaticano

Tags:
beatificacionjapon
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.