Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 19 septiembre |
San Jenaro
home iconActualidad
line break icon

Obispos Europeos sobre la I Guerra Mundial: «Remordimiento y vergüenza»

© Felix Kindermann

<span class="meta-field photo-title " id="yui_3_16_0_1_1415891938027_4313">COMECE Commemoration in Verdun</span>

Alfa y Omega - publicado el 13/11/14

Lo que nos impacta es el puro disparate de la guerra

«Un recuerdo teñido de remordimiento y vergüenza». Así definen los obispos de la Comisión de las Conferencias episcopales de la Comunidad Europea (COMECE) el hecho de que, en el marco de la I Guerra Mundial, «incluso los hombres de Iglesia atizaron los fuegos del conflicto y avivaron la pasión nacionalista». Recoge estas palabras el mensaje final de la peregrinación que hizo la COMECE este martes a Verdun para conmemorar el centenario de la Gran Guerra. El mensaje recuerda también la estoica y persistente defensa de la paz del Papa Benedicto XV. Como él, los obispos de Europa renuevan su compromiso «de ayudar a Europa a recuperar las raíces evangélicas de su identidad, a apreciar de nuevo los valores -muchos de ellos profundamente cristianos- que la ligan como comunidad, y a promover un futuro donde reinen la paz y la justicia»

Hoy, obispos de todo el continente de Europa visitamos Verdun como peregrinos, para marcar el centenario del estallido de la I Guerra Mundial. Se celebraron dos sencillos servicios de oración en el Osario de Douaumont, y obispos a título individual colocaron lámparas votivas en la capilla del osario, donde reposan los huesos de 130.000 soldados desconocidos. En la catedral de Notre-Dame de Verdún celebramos las Vísperas por los Difuntos. Nuestra visita marcó para nosotros un momento para hacer balance espiritual, echando la vista un siglo atrás, a cuando la luz y la oscuridad lucharon en Europa como en ningún otro período en su largo, ajetreado y con frecuencia trágico pasado.

Recordamos a los caídos y todavía nos paraliza el recuerdo de la magnitud de la pérdida humana que generó el conflicto: casi un millón de soldados murieron en la Batalla de Verdún. Lo que nos impacta es el puro disparate de la guerra y la lástima de todo ello. En el amanecer del siglo XX, los destinos de las naciones en Europa estaban íntimamente entrelazados, y la I Guerra Mundial no debería haber ocurrido.

Intercedemos por todas las víctimas de la guerra y de los conflictos armados, militares y civiles, y pedimos por la paz en nuestro mundo.

Recordamos con gratitud los logros del proyecto europeo y la forma en que la visión de los padres fundadores de la Unión Europea y aquellos a los que inspiraron a lo largo de los años ha contribuido a la paz y al entendimiento entre las naciones que con tanta frecuencia recurrían al conflicto armado en el pasado, y todavía lo hacen en nuestros días, como forma de resolver sus diferencias.

Oramos por los difuntos y por la salvación de sus almas, desde una fe profunda en la resurrección de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo y en la promesa de la vida eterna para todos y cada uno de nosotros más allá del horizonte de nuestro viaje terreno.

Como obispos, de las iglesias locales de toda Europa, somos conscientes de que venimos de países de nuestro continente, algunos de los cuales hace un siglo y con demasiada frecuencia incluso más recientemente se han hecho la guerra unos a otros. Sobriamente recordamos cómo incluso los hombres de Iglesia atizaron los fuegos del conflicto y avivaron la pasión nacionalista: es un recuerdo teñido de remordimiento y vergüenza. Pero también recordamos cómo el Papa Benedicto XV defendió estoica y persistentemente el cese de las armas y promovió la paz.

Nuestra visita como peregrinos a Verdun nos resuelve aún más, como obispos, en nuestro compromiso de ayudar a Europa a recuperar las raíces evangélicas de su identidad, a apreciar de nuevo los valores -muchos de ellos profundamente cristianos- que la ligan como comunidad, y a promover un futuro para todos los ciudadanos de Europa y para el resto del mundo donde reinen la paz y la justicia.

Inspirados por la alegría del mensaje del Evangelio, nuestro encuentro se cerró con la esperanza de un futuro pacífico para toda la humanidad.

COMECE

Artículooriginalmente publicado por Alfa y Omega

Tags:
iglesia

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
3
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
4
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.