Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Francisco Javier
home iconEspiritualidad
line break icon

Si los sacramentos no se cobran, ¿por qué me piden dinero en la parroquia?

Marek Ziolkowski

Julio de la Vega-Hazas - publicado el 12/11/14

Respondemos a una pregunta de un lector de Aleteia

¿Se pueden cobrar los sacramentos? Si no, ¿por qué tengo que pagar cuando quiero celebrar una boda o una comunión? (Pregunta desde FB)

La respuesta, formulada así la pregunta, es que no. Pero no se debe ventilar así la cuestión, pues a veces da la impresión de que sucede lo contrario, y es necesaria una explicación.

Dos textos del Nuevo Testamento ayudan a comprenderlo. El primero, de san Mateo (Mt 10, 8):

«Gratis lo habéis recibido, dadlo gratis».
CHRZEST
Josh Applegate/Unsplash CC0

Los medios de salvación que dejó Jesucristo en manos de la Iglesia –la Palabra de Dios, los sacramentos, etc.- no se compran ni se venden: de dan.

El segundo es de la primera Epístola a los Corintios:

¿No sabéis que los que ejercen las funciones sagradas viven del santuario, y los que sirven al altar, del altar participan? Pues así ha dispuesto el Señor que los que anuncien el Evangelio vivan del Evangelio.

Se trata de combinar razonablemente los criterios que aquí se señalan. Y eso se hace, en parte al menos, no cobrando por un sacramento, sino por algunos trabajos o cosas anejos al mismo, y siempre de una forma módica cuando responde a una necesidad.


WEDDING

Te puede interesar:
​¿Los sacramentos se pagan?

«Encargar» una misa

SAN ROCCO, LITTLE ITALY, NEW YORK
Jeffrey Bruno

Hay una excepción: los estipendios de la Misa. Nunca se cobra por asistir a Misa, aunque se pase el cepillo, pues echar algo en el mismo es una ayuda voluntaria, y en la cantidad que cada uno estime.

Pero sí hay una especie de tasa, llamada estipendio, por encargar la intención por la que el sacerdote celebra la Santa Misa. Es algo que establece la legislación canónica (cánones 945-958).

En resumen, lo que establece es: no se establece por celebrar Misa, sino para que el celebrante “la aplique por una determinada intención” (can. 945).

Se establece “para que se aplique la Misa por su intención (y así) contribuyen al bien de la Iglesia, y con esa ofrenda participan de su solicitud por sustentar a sus ministros y sus actividades” (can. 946).

Si quien hace ese encargo es pobre y no puede pagar, se debe aceptar por una cantidad menor de la establecida (nunca debe ser mayor), o incluso sin recibir nada.

“Compete al concilio provincial o a la reunión de Obispos de la provincia fijar por decreto para toda la provincia el estipendio que debe ofrecerse” (can 952).

Además, no se debe pedir más de lo fijado, aunque se puede aceptar si se ofrece espontáneamente (can 952).

Y el sacerdote contrae en deber de celebrar esa Misa en un tiempo razonable, anotarlo y comunicar a quién hizo en encargo que se ha cumplido.

Para poner un ejemplo de cantidades, a fecha de hoy en la provincia eclesiástica de Madrid la cantidad es de 10 euros.


POPE ASH WEDNESDAY

Te puede interesar:
Papa Francisco insiste: Nada de tarifas para las misas o sacramentos 

Entre las cosas anejas a la celebración de los sacramentos, que están conectadas a los mismos, destaca el papeleo: un certificado, una delegación en otro sacerdote cuando se solicita, etc.

En estos casos, puede haber una especie de tasa, semejante a lo que sucede en el mundo civil, que siempre debe ser módica y que fija el obispado para la diócesis.

Bodas

De todas formas, intuyo que la pregunta viene sobre todo a propósito de las bodas.

WEDDING
Shutterstock | IVASHstudio

Propiamente no se cobra por el sacramento (cuyos ministros, toda sea dicho, son los contrayentes mismos, no el sacerdote), pero en ellas confluyen muchas cosas.

Llevan consigo papeleo, con lo se aplica lo dicho anteriormente. Y llevan consigo otros gastos en cosas que –conviene subrayarlo- son totalmente opcionales: fotógrafo, flores, coro, alfombras y otros utensilios.

Algunas corren totalmente a cargo de los contrayentes. Otras suponen una relación profesional con terceras partes, aunque las gestione la parroquia: el fotógrafo puede ser el que trabaja con el párroco, pero cobra por sus servicios profesionales (él, no la parroquia); lo mismo sucede con el coro o los músicos.

En otros casos pueden ser cosas que pone a disposición la parroquia para mayor esplendor de la ceremonia, y cobra algo por su uso. Pero, entre todos esos conceptos, nunca se incluye el sacramento mismo.




Te puede interesar:
12 consejos de la Biblia sobre el dinero y los bienes

Tags:
dummies liturgiasacramentos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.