Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 16 junio |
Santa Julita y san Quirico
home iconLa gran aventura de mi vida
line break icon

Pedí frente al Sagrario: «¡Ayúdame!» y sonó una voz…

© kaminakamo / Flickr

https://www.flickr.com/photos/kaminakamo/141859744

Claudio de Castro - publicado el 11/11/14

Dios tiene formas muy simpáticas de responder nuestras plegarias

Siempre he escuchado del silencio de Dios.  Cuando lo llamas y no responde, cuando le pides y no contesta. Es un vacío en nuestras vidas y clamamos:

—¿Dónde estás Señor? ¿Por qué tu silencio?

Ocurrió hace 10 años. Mi hijo recién nacido fue hospitalizado. Las cosas no iban bien. Dios callaba y no respondía mis oraciones.  Quise visitarlo, verlo de frente, en el Sagrario. Y fui al Santuario Nacional del Corazón de María. Recuerdo ese momento, aún impresionado.

Me detuve frente al Sagrario. Estaba solo con Jesús.  Y casi grito:
—¡Ayúdame!

Hubo un corto silencio y escuché una voz, como salida del Sagrario,  que respondía:
—Ayúdame.

Por un breve momento que pareció una eternidad no supe cómo reaccionar.
Entonces sentí una mano que se posaba sobre mi hombro y escuché la voz que repetía:
—Ayúdame.

Me volví y vi frente a mí a un hombre tullido que me miraba acongojado.  “¿De dónde salió?”, pensé. Extendió su mano y me dijo: “Ayúdame, no puedo trabajar, y apenas camino”.

Miré a Jesús en el Sagrario y le dije:
—Te la sabes todas.

Me sonreí y añadí jocosamente:
— ¡Contigo no se puede!

Me sentí feliz al comprender lo que me pedía: “Ser sus manos, sus pies, en esta tierra. Llevar consuelo, amar, ser misericordioso”.

La respuesta era muy sencilla: “Olvidarnos un poco de nosotros y pensar más en los demás. El resto, lo que necesitamos, vendría por añadidura”.

Ayudé a este buen hombre y nunca más le volví a ver. Fui una experiencia inolvidable.

Dios  tiene formas muy simpáticas de responder nuestras plegarias.  Lo que ocurre es que a veces no nos damos cuenta. Estamos concentrados en otras cosas y no prestamos atención.

He sabido de muchos que en la santa Biblia encuentran sus respuestas, otros en los sabios consejos de un sacerdote. Yo, en la Biblia, los sacerdotes, el sagrario, la oración y la confianza que Dios no me abandonará.

Tags:
almacaridadoracion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
SAINT DOMINIC SAVIO
Philip Kosloski
¿Te preocupa tu adolescente rebelde? Aquí tienes a tu santo patró...
6
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
7
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.