Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 18 octubre |
San Lucas
Aleteia logo
home iconHistorias que inspiran
line break icon

No la trataban como una persona por estar en coma, «pero yo oía todo»

© kateallatt.com

Aleteia Team - publicado el 11/11/14

Kate ha fundado una asociación que lucha por considerar al como una persona y no como una cosa

Imagínense estar tendidos en una cama, alimentados y respirando gracias a la ayuda de máquinas, mientras a su alrededor les tratan como si ya no fueran personas. ¿Cómo se sentirían?

Esta es exactamente la experiencia que ha vivido en primera persona Kate Allatt, que cuatro años después ha decidido contarla en un libro titulado I Am Still The Same [Sigo siendo la misma, n.d.t.] y en una entrevista a la emisora australiana Sbs.

Todo cambió a los 39 años

La vida de esta inglesa, que tenía 39 años cuando ocurrieron los hechos, madre de tres hijos, trabajadora experta en el sector del marketing digital, acostumbrada a correr 100 kilómetros a la semana, cambió de forma radical el 7 de febrero de 2010.

Durante tres semanas la mujer había tenido dolores de cabeza muy fuertes, pero el médico le había diagnosticado una probable migraña y le había prescrito un analgésico. Pero cinco horas más tarde Kate tuvo un ictus causado por un coágulo de sangre que se había formado en el tronco cerebral.

Los médicos se convencieron de que la mujer, una vez en coma, tenía que ser considerada una persona con lesiones cerebrales.

En realidad, tres días después del ictus, Kate se despertó plenamente consciente, a pesar de que no fuera capaz de interactuar de ninguna manera con el mundo exterior.

Su estado real era el que se describe comúnmente como “síndrome de Locked In” ["estar encerrado"]: «Puedes pensar, puedes oír, pero no puedes decir absolutamente nada», explica Kate.

En cambio, los médicos estaban convencidos de que estaba en estado vegetativo, por lo que empezaron a tratarla como un pedazo de carne exánime.

Tratada como si no fuera una persona

Sufriendo aún por la «humillación sufrida», Kate recuerda que «el personal sanitario hablaba delante de mí. Bajaban sus expectativas sobre mí».

Y cuenta que un día, por el solo hecho de que «tal vez ya no estaba consciente», la «dejaron desnuda en la silla de la ducha durante veinte minutos (…). Fue horrible, mortificante».

La descripción de esos días, de cuando «no podía respirar por mí misma pero podía oír todo», es la de un auténtico calvario.

«Me mantenían en vida las máquinas», dice. Y debido al «miedo, la ansiedad y el terror» de que «pudieran apagarlas», Kate empezó a tener alucinaciones.

«Pensaba en lo que habría sucedido si el personal sanitario hubiera apagado las máquinas, me sentía tan vulnerable. Ha sido un trauma, cada noche era una verdadera y propia batalla. Pero obviamente no podía combatir, no podía hacer nada. Cada momento era como si mi corazón fuera a salirse de mi pecho».

Y aunque sus dos hijos más pequeños «han sido maravillosos, se sentaban a mi lado y me daban masajes en las manos y en los pies, nadie me hablaba de verdad a mí. Hablaban entre ellos».

La niña que sí hablaba con ella

Quien devolvió a Kate un poco de esperanza fue la única persona que, aunque convencida de que estaba en estado vegetativo, siguió tratándola como una persona por el solo hecho de estar: «Mi hija India tenía sólo 10 años, pero se sentaba en la cabecera de mi cama y balbuceaba, hablándome de los deberes del colegio y de absolutamente nada más durante 45 minutos, como si nada. Simplemente hablaba con su mamá».

Fue así que viendo a «las personas que amaba entrar en terapia intensiva», Kate empezó a derramar algunas lágrimas. Y las personas que estaban a su alrededor se dieron cuenta de que no era una reacción involuntaria.

Su amiga Jacquie le puso delante de los ojos una ficha con el alfabeto: «Me dijeron que intentara parpadear, ni siquiera conseguía hacerlo, pero era como un ligero movimiento de los párpados. Una vez para decir "sí" y dos para decir "no"». Después de media hora la mujer pudo formar la palabra “sueño”.


«Quería decirles que no conseguía dormir por la noche. Fue el momento más eufórico».

Lo correcto: partir de la hipótesis de que hay consciencia

Actualmente Kate ha recuperado casi del todo sus funciones, pero no les pasa a todos. Por esto ha decidido fundar una asociación (www.kateallatt.com) para ayudar a quien no ha tenido tanta suerte como ella y no puede hablar o caminar. «Se debe partir siempre de la hipótesis de que todos están conscientes hasta prueba contraria, y no viceversa».

En otra entrevista concedida al Daily Mail, la mujer ha añadido que «las personas me dicen que no piense en ello y siga con mi vida», pero «necesito hablar» de esa dramática experiencia «por las personas que no pueden hacerlo».

Kate subraya lo frustrante que fue para ella que los médicos no consiguieran ver que su cerebro seguía funcionando: «Los médicos deberían hacer el test de la “Escala del coma de Glasgow”, que sirve para controlar el estado de conciencia (…). Necesitamos personal formado en terapia intensiva que pueda, cuando alguien esté en estado de mínima conciencia, sentarse con él dos o tres veces por semana para establecer una comunicación, si es posible. Para intentar calmar al paciente y aliviar sus miedos».

Porque tumbada inmóvil en esa cama «hay una persona emotiva, pero también una persona físicamente presente».

Traducción de Helena Faccia Serrano
Artículo originalmente publicado por Religión en Libertad

Tags:
enfermedadtestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
6
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.