Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 20 mayo |
Santa María, Madre de la Iglesia
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

De “sin techo” a Harvard estudiando en escaleras

LIZ MURRAY

Rosie Hallam /eyevine/EAST NEWS

Liz Murray.

Ewa Rejman - publicado el 11/11/14 - actualizado el 14/04/23

Con toda probabilidad, Liz Murray estaba destinada a repetir los errores de sus padres en la vida y terminar en una calle del Bronx. Sin embargo, resultó completamente diferente

Cuando nació Liz, su padre estaba en prisión y su madre drogadicta no tenía idea de cómo hacer con dos niños pequeños. La situación en los años siguientes no cambió mucho: los padres usaron el dinero de la ayuda benéfica para comprar otra parcela de coca en lugar de comida.

Se comió la pasta con pintalabios por hambre

Liz realmente nunca tuvo la oportunidad de sentirse como una niña que necesitaba cuidado y atención. A los 6 años, era libre de maldecir frente a los adultos, acostarse en cualquier momento, sabía con detalle qué era el sexo. 

Sus padres podían salir a comprar productos varias veces por noche, mientras ella los esperaba junto a la ventana, preocupada por si los habían atacado. Ir a la escuela después de algo así era lo último que tenía en mente.

Una vez, cuando volvió a dolerle el estómago por el hambre, ella y su hermana comieron un tubo de pasta de dientes y lápiz labial color cereza. 

A los 9 años, fue de tienda en tienda en busca de trabajo, pero los adultos se rieron y la despidieron. Durante algún tiempo, llenó autos y empacó comestibles en la tienda; con el dinero ganado de esta manera, podía comprar algo para comer. 

Pero tenía que ocultar bien sus ahorros: mamá y papá, si los encontraban, probablemente los gastarían en drogas. Luego, llorando y arrepentidos, volvían a pedir disculpas a sus hijos por no saber ser padres.

La falta de vivienda en el Bronx y el sida

Liz no conocía otra realidad que la que le caía encima así que, a pesar del hambre, la suciedad, las burlas de los compañeros y la incertidumbre constante, no se sentía infeliz. La primera gran tragedia de su vida fue la noticia de que su madre tenía sida. Había miedo y la sensación de que, a los 10 años, ahora era responsable de su familia.

El uso mutuo de drogas se convirtió en la única cosa en común entre la mamá (a quien también le diagnosticaron episodios recurrentes de esquizofrenia) y el papá de Liz. 

Eventualmente, la mujer se mudó con un “amigo” que descargó su frustración con ella y trató a sus hijas como una carga innecesaria. El sida estaba causando estragos en su cuerpo en ese momento. 

El padre de Liz pronto fue desalojado de su apartamento y obligado a mudarse a un refugio para personas sin hogar.

Liz sintió que ya no tenía hogar. Junto a su amiga y su novio Carlos, se mudó a la calle.

Sin hogar, invisible en la multitud

El mundo estaba dividido en “ellos”, que iban a trabajar, comían pan fresco y sabían dónde pasarían la noche siguiente, y “los nuestros”, sucios, hambrientos, invisibles entre la multitud. 

Con Carlos, generalmente lograban robar algo para comer o encontrar un lugar para dormir. Una vez, sin embargo, desapareció durante mucho tiempo y luego reapareció con los bolsillos llenos de dinero. 

Pagó el motel, dio taxis a sus amigos y cenas lujosas. Al mismo tiempo, se volvió cada vez más errático y agresivo. Ganó dinero con el tráfico de drogas. Liz se disgustó con él y finalmente se escapó.

En ese momento, la madre de Liz murió. Papá no llegó al funeral, lo agarraron en el metro porque no había pagado el billete.

La secundaria en dos años

Habían pasado dos años desde que Liz abandonó la escuela y no tenía dónde vivir. Se preguntó cómo sería poder pagar el alquiler por su cuenta. Sabía que la forma de ganar el dinero necesario para pagar el alquiler era obtener una educación que le permitiera conseguir un buen trabajo en el futuro.

Un amigo le recomendó la Academia Preparatoria de Humanidades. La escuela resultó ser un éxito. Aquí trabajaban profesores que estaban realmente dedicados a sus alumnos, y las clases tenían un máximo de una docena de personas. Los profesores creyeron en ella y le dijeron que podía lograr su objetivo .

Su objetivo era terminar una escuela secundaria de cuatro años en dos años con las puntuaciones más altas posibles. Durante todo ese tiempo la niña no tenía hogar.

Durante las vacaciones, trabajaba para ganarse la comida para los meses siguientes. Durante el año, dormía en las escaleras, con las bombillas encendidas, escribiendo ensayos y resolviendo problemas de matemáticas

A veces, un conocido la invitaba a pasar la noche y la dejaba usar el baño, pero tenía que entrar a escondidas cuando la familia dormía y salir a escondidas antes de que se despertaran. 

Sucedió que tomó el metro toda la noche, pero era muy peligroso. Sin dormir y hambrienta, se levantaba por la mañana e iba a la escuela, donde permanecía el mayor tiempo posible.

Obtuvo las calificaciones más altas en sus exámenes finales. Se graduó de una escuela secundaria de cuatro años en dos.

De la calle a Harvard

El director de la escuela le ofreció lo imposible: postularse a Harvard. La matrícula y los costos de vida allí son increíblemente altos, y Liz aún luchaba por comprar comida para el día siguiente.

Sin embargo, había esperanza en el horizonte: The New York Times ofreció seis becas altas, suficientes para estudiar en Harvard. Tres mil graduados de secundaria aplicaron para ellas. Cuando Liz recibió la noticia de que le habían otorgado una beca, no podía creer su suerte. Poco después, recibió una carta de felicitación: ¡entró en Harvard!

Una mujer sin hogar que se convirtió en una figura de autoridad

Liz Murray se especializó en Psicología en Harvard. Se casó y tiene dos hijos. En la actualidad, ella es invitada a muchas conferencias donde comparte su historia. Está involucrada en varias iniciativas de apoyo a niños de entornos difíciles.

El papá de Liz también murió de sida. Ella lo invitó a su apartamento y lo cuidó hasta el final de su vida. En los últimos años, dejó de tomar drogas y se involucró en las reuniones principales de un “grupo de prevención de recaídas”. Antes de morir, dejó una nota para su hija:

“Lizzy, renuncié a mis sueños hace mucho tiempo, pero ahora sé que estarán a salvo contigo. Gracias por hacernos una familia otra vez.”

*Liz Murray describió su historia en un libro publicado en español como Quemar la noche(en inglés Break the Night).

Tags:
pobrezatestimoniouniversidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.