Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 febrero |
Santos Mártires de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

Ser profetas en los tiempos del Facebook

Facebook

Carlos Padilla Esteban - publicado el 10/11/14

Buscamos el reconocimiento, el "me gusta" de todos y siempre... ¡no seamos falsos profetas! Que nos importe lo que piensa Dios

Francisco fue un profeta. También lo fue el Padre Kentenich. Vieron en lo pequeño el origen de lo grande y creyeron. El Papa, al hablar del Padre Kentenich, mencionó su autenticidad y su vocación de profeta: «A mí me impresionó que el Padre Superior General de ustedes haya hecho referencia a la incomprensión que tuvo que padecer el Padre Kentenich y al rechazo. Ese es signo de que un cristiano va adelante. Cuando el Señor le hace pasar la prueba del rechazo. Porque es el signo de los Profetas, los falsos profetas nunca fueron rechazados, porque decían a los reyes o a la gente lo que querían escuchar. Así que todo ‘ah qué lindo’, ¿no? Y nada más. No. El rechazo. Ahí está el aguante. Aguantar en la vida hasta ser dejado de lado, rechazado, sin vengarse con la lengua, la calumnia, la difamación».

¡Qué duro el rechazo! ¡Qué difícil estar dispuesto a perder privilegios, ventajas, ganancias! El propio rechazo de la Iglesia en el tiempo del exilio fue una gran experiencia de dolor en su vida. Vivió la suerte del profeta.

Decía el 31 de mayo de 1949, el padre Kentenich: « ¡Quien tiene una misión ha de cumplirla, aunque nos conduzca al abismo más oscuro y profundo, aunque exija dar un salto mortal tras otro! La misión de profeta trae siempre consigo suerte de profeta».

El profeta ve lo que otros no ven. El profeta no pretende decir lo que los demás esperan. Nos cuesta asumir esa vocación. Porque el corazón tiende a contentar a otros. Nos gusta que hablen bien de nosotros, que no nos critiquen.

Quisiéramos que todos nos dijeran que estamos bien, que nos aprueban en todo lo que hacemos. Buscamos que levanten la mano con el dedo pulgar hacia arriba. Que nos digan que sí, que valemos mucho, que nuestra vida merece la pena y que sigamos así sin cambiar nada.

Porque los cambios cuestan. ¿Cuántas aprobaciones necesitamos al día para no estar tristes, para no caminar cabizbajos? Es duro cuando vamos por la vida tratando de recibir la aprobación de todos. Buscamos el reconocimiento, el aplauso, el sí, el apoyo. Y si no lo recibimos nos venimos abajo. De todos y siempre… ¡Eso es imposible!

El Papa hizo referencia a la libertad de espíritu: «En la medida en que uno reza más y deja que el Espíritu Santo actúe, va adquiriendo esa santa libertad de espíritu, que lo lleva a hacer cosas que dan un fruto enorme. Libertad de espíritu. Que no es lo mismo que relajo. Libertad de espíritu supone fidelidad y supone oración. Cuando uno no ora no tiene esa libertad. El que reza tiene libertad de espíritu. Es capaz de hacer ‘barbaridades’ en el buen sentido de la palabra. ¿Y cómo se te ocurrió hacer eso? ¡Qué bien que te salió! Y yo que sé, recé y se me ocurrió. Libertad de espíritu, ¿no?».

Esa forma de vivir presupone la audacia. Una libertad de espíritu que es esa santa indiferencia que vivieron muchos santos. Supone hacer las cosas porque creemos que Dios nos lo pide. Sin esperar al aplauso.

Incluso aunque sepamos de antemano que no vamos a recibir la aprobación de los demás. Incluso contando con un posible fracaso. Lo hacemos porque Dios nos lo pide. Al fin y al cabo lo que nos importa es lo que piensa Dios.

No seamos falsos profetas. Hay muchos en este mundo de las apariencias.A veces tratamos de decir lo que cae bien, lo que es bueno y fácil, lo que no ofende ni exige. En la vida es mejor decir cosas bonitas que las duras. Nos duele el rechazo.

Es verdad que muchas veces tendremos que decir cosas buenas. Porque el hombre de hoy ya no cree en su bondad y es bueno decirle cuánto vale. Por eso es sanador que les recordemos a los demás su belleza. Pero no podemos convertirnos en unos aduladores.

Hay muchos que merodean el poder, que buscan a los que tienen influencia. Tratando de medrar, de ganar, de ser más. No seamos falsos profetas.

Tenemos que ser audaces en la entrega como lo fue el Padre Kentenich. Así lo explica él mismo: «Ya de por sí es audacia leer la voluntad de Dios en pequeños detalles. Y es una audacia mayor el realizar esta voluntad. La esencia de la existencia cristiana presupone tal audacia. Tenemos que educarnos para el riesgo, ya debemos contar con situaciones difíciles»[1].

Muchas veces las decisiones que tomemos, lo que digamos, no va a caer bien. Hace falta mucha fe, mucha oración, para poder ser audaces, para saber qué tenemos que hacer en cada momento. ¿En quién confiamos? ¿Dónde están enterradas nuestras raíces?

Tags:
almaredes sociales
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.