Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 17 septiembre |
San Cornelio y san Cipriano
home iconActualidad
line break icon

Alegría en Perú: Francisco beatificará a dos franciscanos martirizados por Sendero Luminoso

Public Domain

Los tres primeros Misioneros Franciscanos Conventuales del Pariacoto: P. Jaroslaw (Jarek) Wysoczañski, P. Miguel Tomaszek y P. Zbigniew Strzalkowski. Año 1989

José Antonio Varela - publicado el 10/11/14

Los polacos Michal y Zbigniew fueron asesinados por terroristas de Sendero Luminoso en 1991

La noticia ha despertado algarabía entre la comunidad misionera católica a nivel mundial: dos frailes franciscanos, que dieron la vida en 1991 en la sierra del Perú serían elevados a los altares por el papa Francisco.

Se trata de los polacos Michal (Miguel) Tomaszek (30) y Zbigniew Strzalkowski (32), de la Orden de los Frailes Menores Conventuales, quienes junto al presbítero italiano Sandro Dordi, misionero Fidei donum de Bérgamo (Italia), fueron asesinados a manos del casi extinto grupo terrorista Sendero Luminoso, "por odio a la fe".

La información fue confirmada durante el fin de semana por el obispo emérito de Chimbote, monseñor Luis Bambarén, SJ, quien mediante una carta enviada a los medios de comunicación desde Roma daba la buena noticia recibida directamente del papa Francisco.

Fue el mismo obispo jesuita quien inició la causa de beatificación en 1995, luego de que los religiosos y el padre Sandro derramaran su sangre en la diócesis que en ese entonces dirigía, específicamente en las localidades de Pariacoto y Santa.

Por odio a la fe

“Tendremos a nuestro primeros beatos mártires entre los santos del Perú”, señala con emoción el prelado de 86 años en su carta, viendo así el final de un largo periodo de insistencia para que este crimen sea considerado como un martirio, y no por motivos políticos o sociales como algunos querían hacerlo ver.

De esto tiene certeza Bambarén, quien narró en una ocasión un encuentro en la celda del ex dirigente y fundador de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, quien le dijo que la muerte de los futuros beatos se dio por haber sido "acusados de impedir que el mensaje de ‘la lucha armada’ sea acogida por los jóvenes y el pueblo".

Él había dado la orden de asesinar a los tres misioneros y por ello le pedía perdón a quien fuera el obispo y pastor del lugar…

Este era el testimonio que faltaba, lo que en definitiva fue contundente para que se despejaran dudas sobre el móvil real del asesinato y así el proceso de beatificación se agilizara, hoy en manos del tercer fraile que sobrevivió al asesinato por estar ausente de la parroquia, el también polaco Jaroslaw Wysoczanski.

Dieron la vida, nadie se las quitó

La extensa parroquia Señor de Mayo de Pariacoto, donde llegarían los misioneros franciscanos, abarcaba cinco antiguas parroquias campesinas en la “Cordillera Negra”, que es parte de la Cordillera de los Andes del departamento de Áncash ubicado al norte de Lima. A la fecha, habían cerca de noventa pueblos que esperaban la visita de algún sacerdote, sea que llegara a caballo o a pie.

Fue allí mismo, en las alturas de la Cordillera, hasta donde llegaron el 9 de agosto de 1991 los asesinos para esperar el final de la misa concelebrada con los jóvenes campesinos, y así atar y llevar fuera del pueblo de Pariacoto a los religiosos, donde murieron acribillados por los terroristas. 

Los acusaron de difundir la Biblia, la Misa y la catequesis… "adormeciendo las mentes y conciencias, impidiendo que los campesinos aceptasen su mensaje y se plegaran a la lucha armada con muros como Cáritas y otras obras sociales", según una fuente recogida directamente por Aleteia.

Noticias de la época recuerdan la concurrida misa de cuerpo presente con los cuerpos que aún ensangrentaban los hábitos franciscanos, producto de una violenta muerte: Miguel con un orificio de entrada de la bala por la nuca y salida por la cara, mientras que Zbigniew recibió una primera bala en la columna, siendo rematado aún con vida con el tiro de gracia en la nuca con salida por el ojo izquierdo.

Hoy sus tumbas, ubicadas en la parroquia chimbotana de Casma, son lugares de oración y permanecen siempre adornadas con flores. Y el Postulantado de los Franciscanos Conventuales en Lima lleva sus nombres.

Para ver un video de los futuros mártires y conocerlos más aquí

Tags:
asesinatofranciscanosmisioneroperureligiosos

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
2
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa al clero: «Por favor ¡no más homilías largas de 40 minuto...
3
IMAGINE
Angeles Conde Mir
El Vaticano hace las paces con “Imagine” de John Lennon
4
Maria Paola Daud
Quiso usar una Hostia para hacer brujería y… comenzó a sangrar
5
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
6
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
7
Claudio de Castro
La oración que rezo después de comulgar
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.