Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El gusto de vivir o las bienaventuranzas de Tomás Moro

© Lazare
Comparte

"Felices los que saben reírse de sí mismos, porque nunca terminarán de divertirse..."

Felices los que saben reírse de sí mismos,
porque nunca terminarán de divertirse.
Felices los que saben distinguir una montaña de una piedrita,
porque evitarán muchos inconvenientes.
Felices los que saben descansar y dormir sin buscar excusas  porque
llegarán a ser sabios.
 
Felices los que saben escuchar y callar,
porque aprenderán cosas nuevas.
Felices los que son suficientemente inteligentes,
como para no tomarse en serio,
porque serán apreciados por quienes los rodean.
 
Felices los que están atentos a las necesidades de los demás,
sin sentirse indispensables,
porque serán distribuidores de alegría.
 
Felices los que saben mirar con seriedad las pequeñas cosas
y tranquilidad las cosas grandes,
porque irán lejos en la vida.
 
Felices los que saben apreciar una sonrisa
y olvidar un desprecio,
porque su camino será pleno de sol.
Felices los que piensan antes de actuar
y rezan antes de pensar,
porque no se turbarán por los imprevistos.
 
Felices ustedes si saben callar y ojalá sonreir
cuando se les quita la palabra,
se los contradice o cuando les pisan los pies,
porque el Evangelio comienza a penetrar en su corazón.
 
Felices ustedes si son capaces de interpretar
siempre con benevolencia las actitudes de los demás
aun cuando las apariencias sean contrarias.
Pasarán por ingenuos: es el precio de la caridad.
 
Felices sobretodo, ustedes,
si saben reconocer al Señor en todo lo que encuentran
entonces habrán hallado la paz y la verdadera sabiduría.
 
Por santo Tomás Moro 
Artículo originalmente publicado por Oleada Joven
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.