¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

4 años de la Dedicación del Templo de la Sagrada Famlia

Comparte

Es una obra que está en las manos de Dios y en la voluntad del pueblo

Se cumplen 4 años de la Dedicación del Templo de la Sagrada Familia de Barcelona. Benedicto XVI presidía la misa de dedicación y bendecía el altar mayor, en un histórico viaje en el que el Papa visitaba la gran obra arquitectónica de Gaudí.

Fue una visita relámpago. Una jornada de dos días en las que también visitaba Santiago de Compostela con motivo del Año Jubiarl. Fueron tres horas de celebración con 6.500 fieles y autoridades, 1.100 concelebrantes y 800 cantores. El cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, leyó la Bula del Vaticano que promulgaba la catedral de Gaudí como Basílica y al terminar, la popular pieza catalana el Virolai cerró una liturgia histórica.

"Que el Señor santifique con su poder esta casa y este altar, que ungimos ejerciendo nuestro ministerio, para que manifiesten con un signo visible el misterio de Cristo y la Iglesia", afirmaba el Papa, para verter el crisma (óleos sagrados) en el medio y en las cuatro esquinas del altar.

Gaudí y la Sagrada Familia

Aunque ya esté dedicado, el templo aún sigue construyéndose según la idea original de Gaudí y con las mejores técnicas arquitectónicas del momento. Sería en 1882 cuando empezaron las obras del templo. Cuando Gaudí asumió la dirección, consciente de que las obras eran complejas y difíciles, intentó aprovechar todas las ventajas de la técnica de su época. Y así, entre otros recursos, hizo construir vías con vagonetas para el transporte de los materiales, fabricar grúas para levantar los pesos y situar los talleres a pie de obra, a fin de facilitar el trabajo.

Templo expiatorio

El templo siempre ha sido expiatorio; es decir, desde sus inicios, hace ahora más de 132 años, se construye a partir de donativos. En este sentido, el propio Gaudí dijo: "El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia lo hace el pueblo y se refleja en él. Es una obra que está en las manos de Dios y en la voluntad del pueblo."La construcción continúa y se podría terminar durante el primer tercio del siglo XXI.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.