Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 15 junio |
Santa María Micaela
home iconEspiritualidad
line break icon

Papa Francisco: Dios da con tanta gratuidad, que hasta le tenemos miedo

© Antoine Mekary / Aleteia

Radio Vaticano - publicado el 04/11/14

Homilía de hoy en la Domus Santa Marta

En la ley del Reino de Dios el “intercambio no sirve”, porque Él da con gratuidad. Es lo que ha afirmado Papa Francisco en la Misa de esta mañana en la Casa Santa Marta. El Pontífice advirtió que, a veces, por egoísmo o deseo de poder rechazamos la fiesta en la que el Señor nos invita gratuitamente. A veces, advirtió, nos fiamos de Dios “pero no demasiado”.

Un hombre dio una gran fiesta, pero los invitados encontraron excusas para no ir. Papa Francisco ha desarrollado su homilía partiendo de la parábola narrada por Jesús en la cita del Evangelio de hoy. Una parábola, dijo, que nos hace pensar porque “a todos nos gusta ir a una fiesta, nos gusta estar invitados”. Pero en este banquete, “había algo” que a los tres invitados, “que son un ejemplo de muchos, no gustaba”. Uno dice que debe ver su campo, quiere verlo para sentirse “un poco potente”, “la vanidad, el orgullo, el poder y prefiere eso que permanecer sentado como uno de tantos”. Otro ha comprado cinco bueyes, porque está concentrado en sus temas y no quiere “perder el tiempo”, con otra gente. El último, finalmente, se excusa diciendo que se acaba de casar y que no quiere llevar a su esposa a la fiesta. “No, dijo el Papa, quería el afecto para sí mismo: el egoísmo”. “Finalmente, prosiguió, todos los tres tienen una preferencia por sí mismos, no para compartir una fiesta: no saben que es una fiesta”. Siempre, advirtió, “está el interés, lo que Jesús explicó como “el intercambio”.

“Si la invitación hubiese sido, por ejemplo: ‘Venid que tengo dos o tres amigos negociantes que vienen de otro país, podemos organizar algo juntos’, seguramente ninguno se hubiese excusado. Pero lo que más les asustaba a ellos era la gratuidad. Ser como los demás… el egoísmo es ser el centro de todo… Es tan difícil escuchar la voz de Jesús, la voz de Dios, cuando uno se mira a sí mismo, no tiene horizonte, porque el horizonte es él mismo. Y detrás de esto hay otra cosa, algo más profundo: esta el miedo a la gratuidad. Tenemos miedo de la gratuidad de Dios. Es tan grande que da miedo”.

Esto, dijo, sucede, porque las experiencias de la vida, muchas veces nos hacen sufrir”, como les sucede a los discípulos de Emaús que se alejan de Jerusalén o a Tomás que quiere tocar para creer. Cuando “la oferta es tanta, dijo, recordando un proverbio popular, hasta el Santo sospecha”, porque “la gratuidad es demasiada”. “Y cuando Dios nos ofrece un banquete así”, afirmó, pensamos que “mejor no nos mezclamos”.

“Estamos más seguros en nuestros pecados, en nuestros límites, pero en nuestra casa; ¿salir de nuestra casa para seguir al invitación de Dios, a la casa de dios, con los demás? No. Tengo miedo. Todos los cristianos tenemos este miedo: escondido, dentro… pero no demasiado. Católicos, pero no demasiado. Confiando en el Señor pero no demasiado. Este ‘no demasiado’, marca nuestra vida, nos hace pequeños ¿no?, nos empequeñece”.

“Una cosa que me hace pensar, añadió, es que cuando el siervo le cuenta todo esto a su amo, el amo”, se enfada porque ha sido despreciado. Y manda llamar a todos los pobres, los vagabundos, por las calles y las plazas de la ciudad. El Señor le pide al siervo que obligue a las personas a entrar en la fiesta. “Muchas veces, comentó, el Señor debe hacer esto con nosotros: con las pruebas, muchas pruebas”.

“Oblígales, que aquí habrá fiesta. La gratuidad. Obliga a ese corazón, a esa alma a creer que hay gratuidad en Dios, que el don de Dios es gratis, que la salvación no se compra: es un gran regalo, que el amor de Dios… ¡es el regalo más grande! Esta es la gratuidad. Y nosotros tenemos un poco de miedo y por esto pensamos que la santidad se hace con nuestras cosas, y a la larga nos convertimos en un poco pelagianos ¡eh! La santidad, la salvación es gratis”.

Jesús, evidenció, “ha pagado la fiesta con su humillación hasta la muerte, muerte de Cruz. Y esta es la gran gratuidad”. Cuando nosotros miramos al Crucifijo, dijo de nuevo, pensemos que “esta es la entrada a la fiesta”: “Sí, Señor, soy pecador, tengo muchas cosas, pero te miro y voy a la fiesta del Padre. Me fío. No quedaré defraudado, porque Tú lo has pagado todo”. Solo, “nosotros tenemos que abrir el corazón, hacer por nuestra parte todo lo que podamos; pero la fiesta grande la hará Él”.

Tags:
papa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
4
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
5
MOTHER AND LITTLE DAUGHTER,
Silvia Lucchetti
Él se suicida tras matar a sus hijas: ella vuelve a vivir gracias...
6
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
7
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.