Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 14 junio |
San Eliseo
home iconEspiritualidad
line break icon

De cómo un sacerdote rescató a Cristo del fuego durante la Segunda Guerra Mundial

© German Federal Archives

Gerardo Rodríguez - publicado el 24/10/14

Durante el incendio de la catedral, un sacerdote rescata el Cristo Milagroso de la Capilla Bariczków

El 17 de septiembre de 1944 varios proyectiles impactan simultáneamente sobre el tejado del presbiterio y la capilla de la Archiconfraternidad Literaria. A través del aire se propaga el desagradable olor del benceno. Las llamas se apoderan rápidamente de las vigas de madera del tejado y se introducen en el interior de la capilla. Alguien lleva la noticia al padre Waclaw Karlowicz, que se encuentra en el hospital de los insurgentes en la calle Dluga nº 7, de que la catedral y su apartamento están en llamas.

El sacerdote se precipita hacia la catedral. Las llamas han alcanzado el presbiterio. Allí están guardadas las piezas más valiosas del Museo Arquidiocesano. Desde hacía algunos días el sacerdote las había trasladado con la esperanza de encontrar un refugio seguro.

Por ambos lados del presbiterio invaden las llamas y se hace astillas la bella sillería de la época del rey Juan Sobieski, una obra maestra de la talla en madera del arte polaco. Las estatuas de los reyes polacos de madera y de mármol se desmenuzan en brillantes ascuas, las llamas trepan por las columnas del altar. Las esculturas de madera arden como
antorchas. El calor es tan intenso que la puerta de hierro forjado que conduce a la sacristía está al rojo vivo y se funde como si fuera de cera.

El aire es tan sofocante y caliente como si se tratara de un horno de panadero. Cada vez es más difícil respirar. El humo invade los pulmones y provoca escozor en los ojos. La cúpula sobre la capilla Bariczków está ardiendo. Nubes de humo negro y espeso llenan las naves góticas de la catedral, los vitrales estallan.

El pade Karlowicz ingresa a la capilla Bariczków por una puerta lateral. Allí reina el silencio, e incluso no hay mucho humo. El sacerdote reflexiona:

¿Sacar el Crucifijo de la capilla o dejarlo? Si lo deja allí arderá junto con toda la catedral. ¿Sacar a Cristo del altar y llevarlo fuera de la catedral, en donde ha permanecido durante tantos siglos? ¿Qué hacer? En cualquier momento el fuego ingresará a través de la ventana proveniente del presbiterio. La cúpula se desploma.

Llega el sacristán Boleslaw. Deliberan. El padre Karlowicz se acerca al altar e intenta en vano desmontar la gran cruz. Finalmente logra despegar la figura de Cristo y en el momento en que se la entrega al sacristán, gran parte de una lucerna en llamas cae junto al sacerdote.

Bajo el fuego el sacerdote lleva a Cristo a través de la calle Kanonia desde las ruinas del Castillo Real hasta las puertas del monasterio de los padres jesuitas. Allí se encuentran muchos habitantes de la Ciudad Vieja. Ante la vista de la milagrosa figura de Cristo caen de rodillas, y rompen en sollozos que les brotan del corazón:

– Cristo, Cristo… ¡Sálvanos!

Los sacerdotes desmontan la figura. Le quitan los brazos. La gente cae sobre ellos besándolos, luego toman a Cristo sobre sus hombros y lo llevan atravesando el patio, un sótano, pasadizos y boquetes abiertos en las paredes. El pequeño grupo crece a cada paso. A la cabeza va el padre Karlowicz, encorvado. Alguien entona el himno. “Todo el que se pone bajo el cuidado de su Señor”. En la Plaza del mercado, cuanto la vista puede abarcar, se hallan esparcidos proyectiles sin estallar, esquirlas y cuerpos insepultos. El enemigo dispara constantemente en dirección a la Plaza desde el Castillo Real.

La gente se cuela sigilosamente por los boquetes abiertos en las paredes de las casas de la plaza del mercado. Luego salen a la calle Krzywe Kolo (Círculo Curvo), y de allí a la calle Staromiejska (Ciudad Vieja). La multitud de gente que lleva al Cristo llega por fin a la calle Stara (Vieja), a la capilla de las Hermanas de la Caridad. Colocan en el altar mayor al Cristo Milagroso. ¿Estará a salvo aquí?

La catedral arde como una antorcha. Cualquier intento de salvarla es inútil.

Tags:
poloniasacerdotesegunda guerra mundial
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
6
MOTHER AND LITTLE DAUGHTER,
Silvia Lucchetti
Él se suicida tras matar a sus hijas: ella vuelve a vivir gracias...
7
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.