Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 23 noviembre |
San Clemente I
home iconLa gran aventura de mi vida
line break icon

​Yo te saludo María, salúdame también tú a mí, y a…

© Public Domain

Claudio de Castro - publicado el 23/10/14

¿A quién deseas favorecer con el auxilio de María?

Se cuenta que San Bernardo solía pasear todas las mañanas por el jardín del monasterio. Rezaba, meditaba. Tenía algo peculiar: al pasar frente a una imagen de la Virgen Santísima hacía una pequeña reverencia y le decía con profundo amor: “Yo te saludo María”.

Así fue durante un tiempo. Una mañana, al pasar frente a la imagen y saludar a la Virgen, escuchó una dulce voz que le respondía: “Yo te saludo Bernardo”.

Recordé esta hermosa vivencia de san Bernardo, al leer la historia del padre José Kentenich, prisionero en Dachau, un campo de concentración nazi.

Al ver el grave estado de las cosas, decidió hacer una novena a la Virgen, para animar a los que sufrían, e incluyó esta hermosa esta oración: “Madre, yo te saludo. Madre, salúdame también tú a mí”.

Al hacerlo, el Padre Kentenich tenía presente este pasaje del Evangelio, que contiene una riqueza asombrosa:

Por entonces María tomó su decisión y fue, sin más demora, a una ciudad ubicada en los cerros de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Al oír Isabel su saludo, el niño dio saltos en su vientre: Isabel se llenó del Espíritu Santo y exclamó en alta voz: “¡Bendita tú eres entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre!…” (Lc 1, 39-42).

Mi reacción fue inmediata: ¿Cómo no había visto antes esta maravilla? María saludó a su prima y ésta quedó llena del Espíritu Santo.

Me he pasado varios días mascullando esta oración: “Yo te saludo María, salúdame también tú a mí”. Y la hice extensiva a mis amigos, familiares y conocidos: “Yo te saludo María, saluda a mi esposa Vida”. “Yo te saludo María, saluda a mi hermano Frank”.

¿Crees que la Virgen no te ha escuchado? Los frutos se verán con el tiempo. Nos basta confiar. Ya verás cómo María responde tus súplicas.

Te toca a ti, ahora, incluir a quienes deseas favorecer con el auxilio de María. Y seguir orando, sin desfallecer.

Fragmento del libro El gran secreto, de Ediciones Anab

Tags:
almaoracionvirgen maria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
Patricia Navas
Novena a la Virgen de la Medalla Milagrosa
PORTRAIT
Cecilia Zinicola
¿Qué hace elegante a una mujer?
HANDSOME,MAN,DRIVING
Philip Kosloski
10 pequeñas oraciones para cuando pasas frent...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.