Aleteia

Sínodo de la familia: Las 5 tentaciones del Papa Francisco

Comparte

Destacadas por el Papa en el potente discurso con el que clausuró el sínodo

Como conclusión del sínodo extraordinario sobre los desafíos pastorales de la familia, sin ocultar las dificultades vividas en las dos semanas de debates, el Papa Francisco realizó el sábado un balance positivo de la experiencia sinodal, vivida en una libertad de palabra inédita.
 
“Con un espíritu de colegialidad y de sinodalidad, hemos vivido verdaderamente una experiencia de sínodo, un recorrido solidario, un "camino juntos". Y siendo “un camino" – como todo camino – hubo momentos de carrera veloz, casi de querer vencer el tiempo y alcanzar rápidamente la meta; otros momentos de fatiga, casi hasta de querer decir basta; otros momentos de entusiasmo y de ardor. Momentos de profunda consolación, escuchando el testimonio de pastores verdaderos (Cf. Jn. 10 y Cann. 375, 386, 387) que llevan en el corazón sabiamente, las alegrías y las lágrimas de sus fieles. Momentos de gracia y de consuelo, escuchando los testimonios de las familias que han participado del Sínodo y han compartido con nosotros la belleza y la alegría de su vida matrimonial (···). Y porque es un camino de hombres, también hubo momentos de desolación, de tensión y de tentación”.
 
El Papa Francisco enunció entonces una serie de tentaciones que pudo percibir escuchando a los padres sinodales, según informó el portal News.va:
 
La tentación del endurecimiento hostil, esto es, el querer cerrarse dentro de lo escrito (la letra) y no dejarse sorprender por Dios, por el Dios de las sorpresas (el espíritu); dentro de la ley, dentro de la certeza de lo que conocemos y no de lo que debemos todavía aprender y alcanzar. Es la tentación de los celantes, de los escrupulosos, de los apresurados, de los así llamados "tradicionalistas" y también de los intelectualistas.
 
La tentación del “buenismo” destructivo, que a nombre de una misericordia engañosa venda las heridas sin primero curarlas y medicarlas; que trata los síntomas y no las causas y las raíces. Es la tentación de los "buenistas", de los temerosos y también de los así llamados “progresistas y liberalistas”.
 
La tentacion de transformar la piedra en pan para romper el largo ayuno, pesado y doloroso (Cf. Lc 4, 1-4) y también de transformar el pan en piedra , y tirarla contra los pecadores, los débiles y los enfermos (Cf. Jn 8,7), de transformarla en “fardos insoportables” (Lc 10,27).
 
La tentación de descender de la cruz, para contentar a la gente, y no permanecer, para cumplir la voluntad del Padre; de ceder al espíritu mundano en vez de purificarlo y inclinarlo al Espíritu de Dios.
 
La tentación de descuidar el depositum fidei, considerándose no custodios, sino propietarios y patrones, o por otra parte, la tentación de descuidar la realidad utilizando una lengua minuciosa y un lenguaje pomposo para decir tantas cosas y no decir nada.
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.