Aleteia

Nada de sexo: somos japonesas

Comparte
Hoy en nuestra reunión diaria de la edición española hemos estado discutiendo sobre una noticia aparentemente absurda: Más de la mitad de las mujeres japonesas entre 20 y 24 años son vírgenes, y a partir de esa edad, la cuarta parte se mantiene así.
 
Y no es que sean más virtuosas, no. Lo que pasa es que el sexo “distrae” del trabajo, y si hubiera bebé de por medio, lo más probable es que arruine su carrera profesional. Y para una japonesa responsable, que ha hecho enormes sacrificios para prepararse y formarse, es una traición hacia sus padres y una deshonra hacia sí misma poner en peligro su puesto de trabajo, por una “debilidad”.
 
Sin entrar en debates culturales (en cuanto al sentido del honor y del sacrificio, los japoneses son admirables, aunque nos pueda parecer exorbitado), lo cierto es que esto, unido a la oferta de Apple y Facebook de pagar congelaciones de óvulos a sus trabajadoras para que se olviden de tener hijos y se dediquen a trabajar, y al reciente comentario de una importante manager española diciendo que no contrataría mujeres menores de 45 años por la misma razón, todo apunta hacia el mismo sitio: Mujer, lo importante es el trabajo, no la familia.
 
Podríamos añadir: como además tienes que trabajar, olvídate de la familia.
 
¿Qué clase de futuro vamos a construir con esta cultura? ¿No vamos hacia el desastre si seguimos así? Hemos hablado ya en varias ocasiones sobre la necesidad de dar una respuesta desde el pensamiento cristiano. Hoy llevamos un artículo que os invitamos a leer: la experiencia demuestra que las empresas que apuestan por la conciliación tienen éxito. Pero hace falta empresarios valientes y con visión a largo plazo. Y hacen falta también mujeres valientes que se nieguen a renunciar a lo mejor de sí mismas para dejarse esclavizar por un sistema que al final las dejará de lado cuando ya no sean productivas. Y hombres valientes, que compartan también el peso de la casa y de los hijos, y pongan la familia lo primero.
 
 
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.