¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Jerzy Popiełuszko: una invitación a la resistencia espiritual

© DR
Comparte

Con su vida y su palabra supo guiar a la mayoría de católicos que se cobijaban en la Iglesia porque sólo allí se sentían libres

Ayer se cumplieron treinta años de la muerte trágica del sacerdote Jerzy Popieluszko, el sacerdote polaco, capellán del movimiento Solidaridad que dio su vida defendiendo la Cruz. Fue un testimonio de valentía y coraje frente a las persecuciones por intolerancia religiosa durante el gobierno comunista en Polonia. Con su vida y su palabra supo guiar a la mayoría de católicos que se cobijaban en la Iglesia porque sólo allí se sentían libres.

Pasaron treinta años y, sin embargo, muchas circunstancias del convulsionado mundo actual nos colocan en situación de cercanía existencial con aquella experiencia vital del padre Jerzy. Las persecuciones a los cristianos revisten actualmente muchas formas, con inusitada violencia física y verbal, las instituciones que otrora constituían incuestionablemente la base sobre la que se erigían las sociedades son cuestionadas desde paradigmas difícilmente conciliables.

El padre Jerzy, como habitualmente lo llamaban, fue víctima del acoso, de la persecución, de la tortura y finalmente fue asesinado el 19 de Octubre de 1984 por las fuerzas de seguridad del gobierno soviético, su pecado consistió en hablar de amor y libertad. La fidelidad a los ideales del movimiento Solidaridad le valieron quedar en la lista de los 69 eclesiásticos denunciados como extremistas . Sus homilías pronunciadas desde Febrero de 1982 a Septiembre de 1984 fueron publicadas originalmente en lengua polaca por editoriales clandestinas, luego en Francia por la librería Libella con el título Kazania patriotyczne (Sermones patrióticos) y luego en Inglés. Hasta hoy impresionan “por la fuerza del verdadero programa de resistencia espiritual que desarrollaba el padre Popieluszko desde sus “misas por la Patria” en la iglesia de San Estanislao Kotska en Zoliborz”.

En su homilía del 31 de Octubre de 1982 el padre Jerzy invitaba a “vivir en la Verdad para permanecer espiritualmente libres”. Ello significa “dar testimonio, conocer la Verdad y defenderla en cada ocasión”. Sus palabras cobran hoy una fuerza especial, “la Verdad nunca cambia. No puede ser destruida por ninguna decisión o acto legal”, pues desde ámbitos educativos, legales y políticos se intenta imponer una visión relativista de la Verdad.

“Nuestra esclavitud proviene de nuestra rendición al imperio de la mentira, de nuestro fracaso por enmascarar la mentira y protestar contra ella en la vida cotidiana”. Dos palabras claves para un mundo en crisis: esclavitud y rendición. La esclavitud no siempre depende de las fuerzas poderosas que nos reprimen sino de nosotros mismos. El padre Jerzy nos plantea el desafío de resistir, de no rendirnos a la fuerza irracional de la masa o de las fuerzas políticas fugaces. La esclavitud, como la libertad, está en nosotros, en nuestra decisión de resistir o ceder.

“En lugar de corregir la mentira nos quedamos en silencio o pretendemos creer que es verdad. Eso es vivir en la falsedad”. La lucha por la Verdad siempre ha sido dura, requiere de espíritus valientes para no callar, para no permanecer indiferentes frente a la injusticia y a la intolerancia en todas sus formas. “Decir la Verdad con coraje es el camino que lleva directamente a la libertad. Un hombre que dice la Verdad es libre a pesar de la esclavitud externa, de la prisión o la tortura”.

Este año el recuerdo de Popieluszko coincide con el cierre de la III Asamblea General Extraordinaria del Sínodo de los Obispos en Roma y en cuyo mensaje final se encuentran los desafíos pastorales sobre los cuales continuarán los debates y reflexiones hasta el próximo año. La realidad de la familia ofrece hoy una complejidad creciente. “La 

oscuridad se vuelve más densa, hasta convertirse en tinieblas, cuando se insinúan el mal y el pecado en el corazón mismo de la familia” .

Las palabras del padre Jerzy nuevamente adquieren vigencia, en la misma homilía que analizamos en este artículo, expresa: “Superar el miedo es un elemento clave en el proceso de configuración de hombre libre”.

El diagnóstico de los Obispos sinodales apela al desafío de la fidelidad en el amor conyugal. La vida familiar suele estar marcada por el debilitamiento de la fe y de los valores, el individualismo, el empobrecimiento de las relaciones, el stress de una ansiedad que descuida la reflexión serena.

La familia se ha convertido en el centro donde repercute el frenesí provocado por un mundo que pretende revertir los valores que tradicionalmente la sostenían. Esta situación despierta temor e incertidumbre, por ello la homilía del padre Jerzy contiene una riqueza que trasciende el momento histórico en el que fue escrita, hoy como entonces, su propuesta permanece: “Superamos el miedo en el momento en que acordamos perder algo en nombre de valores más altos. Si la Verdad se convierte en un valor por el que vale la pena luchar, por el que vale la pena correr el riesgo, entonces superaremos el miedo de caer en la esclavitud”.

Su homilía finaliza recordando las palabras de Jesús: “No tengan miedo. No tengan miedo de aquellos que matan el cuerpo y después no pueden hacer nada”. (Lucas, 12, 4)

Por Miriam Dolly Arancibia, directora del Centro de Estudios Raffaela Climati

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.