Aleteia

¡Escucha, mujer!

© kris krüg
Comparte

Tú que estás nerviosa y ansiosa, agobiada por tu casa, por tu familia, por las muchas cosas que tienes que hacer

Escucha, tú que estás nerviosa y ansiosa, agobiada por tu casa, por tu familia, por las muchas cosas que tienes que hacer, por lo mucho que hay que cambiar.
 
Escucha tú, mujer de prisas, rutinas y evasiones, que atropellas la vida, que tienes miedo de entrar en ti misma y te dejas envolver por las voces de la radio, de la televisión, de las conversaciones triviales.
 
Para, sosiégate, deja un momento tus ocupaciones habituales, entra un instante en  ti misma, lejos del tumulto de tus pensamientos, arroja fuera de ti tus preocupaciones agobiantes.
 
Déjate envolver por la mirada de tu Dios, entra en el aposento de tu alma y descansa, aunque sólo sea un momento, entre sus manos.
 
Dile: “Busco tu rostro, Señor, no me escondas tu rostro, déjame encontrar mi ser más hondo a la sombra de tu presencia. Voy a esperar quietamente, sosegadamente, que en medio de mi silencio nazca tu Palabra”
 
Por Dolores Aleixandre. Artículo originalmente publicado por Oleada Joven
 
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.