Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 16 octubre |
Santa Margarita María Alacoque
Aleteia logo
home iconA Fondo
line break icon

«1989: una lección olvidada», a los 25 años de la caída del Muro de Berlín

© Daniel Antal

Forum Libertas - publicado el 19/10/14

Un evento que cambió el mapa de Europa gracias a las intervenciones de personas como Lech Walesa, Vaclav Havel, Aleksandr Soljenitsin y la figura imponente de Juan Pablo II

El próximo 28 de Octubre a las 20h. se llevará a cabo un encuentro en el Salón de Grados de la Universidad Abad Oliba CEU de Barcelona que responde al título "’1989: una lección olvidada’. A los 25 años de la caída del Muro de Berlín".

En este acto intervendrán el doctor Marcin Kazmierczak, polaco, profesor y vice-rector de la Universidad Abat Oliba CEU de Barcelona, que ha vivido todos los acontecimientos del cambio en Polonia en primera persona y dará el testimonio de su experiencia personal de aquellos años; y el doctor Luigi Geninazzi, escritor y periodista, experto en problemas internacionales, corresponsal en Europa del Este del periódico italiano ‘Avvenire’ todos aquellos años, ha sido testigo directo de todas las revoluciones democráticas de los países comunistas. Nos presentará su experiencia, recogida en el libro recientemente publicado en España La Atlántida Roja (Ed. Rialp), con encuentros personales con Juan Pablo II, Lech Walesa y Vaclav Havel, entre otros. El saludo inicial será a cargo del magnífico rector de la Universidad Abad Oliba CEU, Carlos del Valle.

Cabe recordar que dentro de pocos días –el 9 de Noviembre- se celebrará el 25º aniversario de la caída del Muro de Berlín, símbolo emblemático de la caída del imperio soviético. Es importante hacer memoria de estos acontecimientos algo olvidados por la mayoría de la cultura “oficial”.

Los protagonistas del cambio

Algunos piensan que el muro se cayó de golpe, como un castillo de naipes. Pero no es así, no cayó: lo derribaron. Las dictaduras del régimen soviético, basadas en la mentira, el miedo, la opresión, parecían invencibles, inexpugnables, instaladas en el poder asfixiante que todo lo controlaba, incluso las conciencias. Ni la insurrección de Hungría de 1956, ni el intento de reforma de la Primavera de Praga en Checoslovaquia en 1968, ni los movimientos obreros de Dánzica en Polonia en 1970 pudieron hacer nada, fueron chafados por los tanques.

Pero finalmente estos regímenes totalitaristas fueron derrotados por pueblos y personas sin fuerza militar, sin medios económicos, ni siquiera sin un proyecto político: simplemente gente que luchó por su dignidad y su libertad. Personas como Lech Walesa, como Vaclav Havel, como Aleksandr Soljenitsin, se opusieron al régimen no para derribarlo, sino en nombre de su conciencia de hombres, y tuvieron el coraje de luchar contra el totalitarismo por la libertad. Es importante hacer memoria de la historia para que no se repita, y muy especialmente para ayudar a los jóvenes que no la han vivido.

Es la ocasión también de reconocer la incidencia de la fe en la historia y en la vida concreta de los pueblos. Muchos de los que se opusieron lo hicieron a partir de su fe, o en cualquier caso de su conciencia y su sentido religioso, de la pasión por la justicia, la verdad, la libertad.

No se puede explicar este cambio, que empezó en Polonia con el sindicato libre Solidarnosc, sin la figura imponente de Juan Pablo II, que catalizó la toma de conciencia del pueblo polaco y de alguna forma acompaño con la oración y guió con sus palabras la lucha por la senda pacifica, rechazando siempre la violencia. Solemos pensar que la fe puede servir al máximo para cambiar el corazón de las personas, pero no la historia: pues aquí tenemos un ejemplo impresionante de cómo es capaz de cambiar la vida de los pueblos, de los estados, de los sistemas políticos.

Los totalitarismos que no acaban

Alguien dijo que “las fuerzas que cambian la historia son las mismas que cambian el corazón del hombre”. No nos interesa reafirmarlo abstractamente, sino despertar la conciencia del pueblo porque los totalitarismos no se han acabado, aunque hoy toman formas más sutiles, como ya denunciaba Vaclav Havel en “El poder de los sin poder” [1978].

La manipulación de la democracia en Occidente, su reducción a los aspectos formales, la dictadura de los partidos políticos cerrados en sí mismos, la influencia de los lobbies de poder, el imperialismo internacional del dinero dan buena muestra de ello. El poder intenta recuperar siempre su posición y dominar y cada generación debe luchar para reconquistarse espacios de verdadera libertad. Los jóvenes que luchan en Hong Kong como los de Maidan en Kiev o los de plaza Tahir en El Cairo y tantos otros lugares son un ejemplo.

Este acto quiere ser un homenaje debido a la memoria del Papa Karol Wojtyla, hoy San Juan Pablo II, y tantos otros testigos y mártires de la libertad, muchos de los cuales han dado su sangre y su vida, como el padre Jerzy Popieluszko. Es un testimonio y una lección de la historia que no podemos olvidar.

Muchos jóvenes no han vivido aquellos años, es justo que sepan lo que ha pasado. Entre tanta mediocridad y crisis de la política y del valor mismo de Europa, enferma de relativismo y de individualismo, es una ocasión para reafirmar los valores que han hecho grande nuestra tradición (europea y cristiana) y es valioso para todo el mundo el legado de libertad y de paz que ha culminado en la experiencia de Solidarnosc, en la liberación de Polonia y en definitiva en la caída del totalitarismo soviético. Y para todos nosotros para hacer memoria del valor de la fe, como motor del cambio y de la historia, cuando se vive hasta el fondo y con coherencia.

El perfil de Luigi Geninazzi…

Luigi Geninazzi (1947), periodista y escritor, es experto de problemas internacionales. Como corresponsal especial para el semanario “il Sabato“ y luego para el diario “Avvenire”, ha estado presente prácticamente en todas las áreas “calientes” del mundo, pero ha prestado siempre una atención especial a Europa del Este.

Corresponsal en Varsovia desde 1980, con viajes también a Checoslovaquia, Alemania Oriental, Rumania y Rusia en los años ochenta, ha sido testigo directo de las revoluciones democráticas de los países comunistas desde el nacimiento de Solidarnosc. Se reunió varias veces con Juan Pablo II y le ha seguido en muchos viajes internacionales, así como con Lech Walesa y Vaclav Havel, entre otros. Ha relatado desde el mismo terreno de los acontecimientos las guerras más importantes de los últimos años: de Kosovo a Afganistán; de Irak a Israel; de Georgia a Gaza. En 2011 asistió a la revolución de plaza Tahir en El Cairo. Por sus reportajes ha recibido varios premios. Por sus artículos sobre Solidarnosc, Polonia le ha concedido en 1995 la Cruz de Gran Oficial de la Republica de Polonia, uno de los mayores reconocimientos otorgados a un ciudadano extranjero.

…y el del doctor Marcin Kazmierczak

El doctor Marcin Kazmierczak es profesor agregado del Departamento de Humanidades de la Universitat Abat Oliba CEU y Vicerrector de estudiantes y servicios de la misma universidad. Es licenciado en Filología Española por el Instituto de Filología Románica en la Universidad Jagellona de Cracovia. Se ha doctorado en el Programa de la Teoría de la Literatura y Literatura Comparada en el Departamento de la Filología Española, Universidad Autónoma de Barcelona. (Julio 2001).

Entre sus líneas de investigación está la Literatura Hispanoamericana del siglo XX, la literatura rusa del siglo XIX, la antropología y la ética literaria. Entre sus publicaciones “La metafísica idealista de Jorge Luis Borges” (tesis doctoral), Consorci de Biblioteques Universitàries de Catalunya, Barcelona, 2003. (ISBN B.46.449- 2002/84-688-0217-4).

Artículo originalmente publicado por Forum Libertas

Tags:
alemaniaJuan Pablo II
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
2
main de robot
Francisco Vêneto
«Estamos creando a Dios»: ex funcionario de Google sobre la (IA) ...
3
ZARAGOZA
Maria Paola Daud
Las bombas que por “milagro” de la Virgen del Pilar no explotaron
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
6
ORDINATION
Francisco Vêneto
Ex testigo de Jehová será ordenado sacerdote católico a los 25 añ...
7
Philip Kosloski
6 de los más notables santos incorruptos
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.