Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 29 noviembre |
San Saturnino
home iconDesde Roma
line break icon

Papa Francisco: "acompañar, no juzgar a las familias "

© Antoine Mekary / Aleteia

Chiara Santomiero - publicado el 16/10/14

Las palabras clave para el Sínodo según el cardenal Schönborn. Los círculos menores: "si a acogida, no a la confusión"

El papa ha invitado a "acompañar a la familia de hoy, sin juzgar", y también el Sínodo extraordinario debe leerse como "la etapa de un camino en el que se comparten las vicisitudes de la familia de hoy". Es la imagen del Sínodo ofrecida por el cardenal Cristoph Schönborn, arzobispo de Viena, en el habitual briefing que acompaña los trabajos del Sínodo.

Doctrina y compasión

"Una clave hermenéutica, de comprensión", así explicó la analogía con el párrafo 8 de la Lumen Gentium (que invita a mirar los elementos de santificación presentes también en las religiones distintas de la católica) el autor de la propuesta, el cardenal Schönborn, que significa privilegiar "una mirada sobre lo positivo de las situaciones más que sobre las faltas".

El arzobispo de Viena, respondiendo a las preguntas de los periodistas, admitió las tensiones internas en el debate sinodal en cuanto que “hay aspectos diversos que considerar: hay una palabra clara del Evangelio, la doctrina y la actitud de compasión de Jesús". Cómo unir estos distintos aspectos es para Schönborn "el reto cotidiano de la Iglesia, de los pastores y también de la vida de las parejas".

"La doctrina – subrayó el purpurado – no es un yugo impuesto, sino un camino de vida". "Conozco la realidad de una familia que vive la ruptura – prosiguió Schönborn recordando la separación de sus padres – pero la familia sigue estando, no es un ideal abstracto, sino una realidad: hay un padre y una madre, hay hijos que pasan periodos con el padre y otros con la madre. La Iglesia habla de verdad, pero lo hace con compasión. Y en esto necesitamos también un camino de fe".

Divorciados vueltos a casar y uniones homosexuales

En los círculos menores, la discusión sobre la posibilidad del acceso a la Eucaristía para los divorciados vueltos a casar se ha polarizado por una parte sobre la conservación de la doctrina actual y por otra sobre la posibilidad de comulgar, “en una óptica de compasión y misericordia, pero sólo en el caso en que se den determinadas condiciones".

En lo que respecta a las uniones homosexuales, permanece la imposibilidad de equipararlas al matrimonio de hombre y mujer, pero los círculos han subrayado que "las personas con tal orientación deben ser acompañadas pastoralmente y tuteladas en su dignidad, sin que esto aparezca como una aprobación, por parte de la Iglesia, de su orientación y su conducta de vida ".

"La acogida – subrayó el cardenal Schönborn – es una actitud personal humana y cristiana básica, pero el respeto por la persona no significa para la Iglesia el respeto de cualquier comportamiento humano. La Iglesia no puede cambiar el principio de la relación entre hombre y mujer entendido como don de la creación". Sin embargo, "hay un principio claro: debemos mirar a las personas antes que a su orientación sexual. No hay que mirar al dormitorio de las familias. Antes miremos a la sala de estar. Cada uno tiene una dignidad que va más allá de cualquier otra cuestión".

"No tengáis miedo"

El enorme interés suscitado por el Sínodo nace, para el cardenal Schönborn, "del hecho que pocos temas tocan a toda persona como la familia: todos tienen padres, hermanos, hermanas, abuelos" y a menudo la familia representa hoy "una red de supervivencia". Por esto "la Iglesia siempre ha estado atenta a esta realidad".

"Si algunos padres del Sínodo dicen: ‘Atención, porque no debemos olvidar la doctrina’ – afirmó Schönborn – por la otra parte es necesario también el acompañamiento de muchas situaciones, por las que el Papa habla del hospital de campaña. Sucede a menudo en la familia que la mamá dice: ‘Es demasiado peligroso’; y que el papá diga: ‘No, no tengas miedo’". Lo mismo sucede en el Sínodo: "Somos una gran familia. Así unos dicen: ‘¡Atención! ¡Tienen razón, es peligroso!’; y los otros dicen: ‘¡No tengáis miedo!’" pero, concluyó el arzobispo de Viena, "no hay partidos, y no los hagáis tampoco vosotros, los periodistas".

Tags:
familiasinodo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.