Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 01 marzo |
San Félix III, papa
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Sé quién soy y para qué estoy aquí?

public domain

Carlos Padilla Esteban - publicado el 14/10/14

Merece la pena empeñar la vida en descubrir ese tesoro único que Dios ha puesto en mi alma, ese nombre que Dios pronuncia cada mañana y repite cada noche, que conlleva una misión particular

Dios siempre se mete en nuestra vida y la llena de sentido, no nos saca de ella. Se detiene lleno de amor y respeto y nos pregunta con los ojos abiertos, expectante, enamorado: «¿Qué buscas en lo más profundo? ¿Qué te hace sufrir? ¿Por qué no te detienes y bebes? ¿Por qué no te pones en camino y encuentras? ¿Por qué no vienes a mi fiesta?».

Son las preguntas que nos hace Jesús en la vida. Preguntas que buscan ponerle nombre a nuestra sed más verdadera.

Tantas veces buscamos y tanteamos en la oscuridad luchando por hallar respuestas: « ¿Quién soy yo? ¿Cuál es mi misión?». Es la pregunta más importante en el camino.

La sed que tenemos, la verdadera sed, la más profunda, la que está grabada en el alma, tiene que ver con lo que somos y con lo que podemos llegar a ser, con lo que descubrimos y con lo que no logramos desvelar, con los pasos ya hollados y los caminos que aún faltan por recorrer.

Sí, nuestra sed tiene que ver con lo que somos, con la imagen de Dios grabada en el alma.

Jesús nos habla de sí mismo, del sentido de su vida. Jesús pasó la vida buscando, descubriendo. Con sed de amor. Desentrañando el misterio de su camino. Se despojó de su sabiduría, se mostró débil, herido, ante los suyos. Solo, roto, atado a la cruz.

Caminó a nuestro lado esperando, lleno de preguntas como nosotros. Tuvo que descifrar signos, recorrer anchos mares, beber de vasos con agua. Necesitó saber quién era, el sentido de ese fuego que ardía en su alma.

Quería saber por qué ese amor tan fuerte hacia los hombres, esa necesidad de replegarse a orar, de sanar a todos, de darse por entero. Jesús caminó, fue al desierto, oró, preguntó a su Padre qué era lo que había en su alma de niño. Descubrió el nombre de su sed. Supo que era el hijo del Padre que hace una fiesta. Es el hijo amado, el predilecto.

Jesús nos desvela su identidad. Nos dice que Dios es ese padre lleno de amor que quiere hacerle una fiesta a su hijo. El padre lleno de alegría que quiere compartir su amor con muchos. Y los invita a una fiesta.

Muchos no entendieron las palabras de Jesús. Muchos no supieron de qué fiesta hablaba, de qué hijo, de qué padre. Jesús sí sabía quién era. Era el novio, era el hijo. El motivo de la alegría, el lugar mismo de la fiesta.

Jesús es el rostro del Padre, el sueño del Padre, la alegría del Padre. Jesús es la misma fiesta del encuentro.

Es el Hijo por el que merece la pena matar terneros, sacar el mejor vino de la viña y compartirlo con todos. El hijo soñado, el que obedeció sin dudarlo, aquel por el que el Padre se alegra y lo entrega todo.

Jesús nos muestra quién es y cuál es su misión, lo más propio de Él, su ideal personal. Su nombre, ese nombre inscrito en el corazón del Padre. ¿Y yo? ¿Sé quién soy yo? ¿Sé cuál es mi nombre, mi misión?

Merece la pena empeñar la vida en descubrir ese tesoro único que Dios ha puesto en mi alma, eso que me hace diferente a todos, ese nombre que Dios pronuncia cada mañana y repite cada noche, que conlleva una misión particular. Ese don por el que quiere hacer una fiesta e invitar a todos.

Sí, yo también soy ese hijo. Soy el motivo de la fiesta. Dios quiere hacer una fiesta por mí. Se alegra con mi vida y canta feliz. Acoge mi dolor y hace una fiesta. Ese don que he recibido es una tarea. Mi ideal personal. Mi lugar. Mi carisma, mi talento. El nombre de mi sed.

Jesús descubrió quién era orando con su Padre, mirando lo que le movía, sus sueños, su sed, lo que le hacía sufrir, su impulso de sanar, de tocar el corazón de todo hombre, de perdonar.

Jesús tuvo sed. Vivió aguardando el sí del hombre. De sus discípulos, de los enfermos sanados, de sus amigos, de su familia. Tenía sed de amor. Sed de estar con los suyos. Sed desde la cruz. Sed al ver a tantos hombres perdidos, lejos, indolentes ante una invitación a vivir.

Sed de ese sí que llegó muchas veces y de ese sí que tal vez nunca llegó. Su sed de amar a cada uno, de dar la vida, de ser agua para los sedientos y reposo para los cansados, mar y lago, pausa y camino.

Descubrió su lugar junto al Padre. En una fiesta, en una viña. Su misión de darse del todo por nosotros.

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.