Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 noviembre |
Santa Catalina Labouré
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

El Papa: Abrámonos a las sorpresas de Dios

Radio Vaticano - publicado el 13/10/14

En su homilía en Santa Marta, Francisco advierte que los signos de los tiempos no se entienden cuando te encierras en tus ideas y olvidas la historia y cómo es Dios

Abrirse a las sorpresas de Dios, no encerrarnos. Es lo que pidió el papa Francisco en la misa del 13 de octubre de 2014 en la Casa Santa Marta.

Comentando las palabras de Jesús a los doctores de la ley, el Papa invitó a no permanecer encerrados en las propias ideas, sino caminar con el Señor encontrando siempre cosas nuevas.

Jesús habla a los doctores de la ley que le piden un signo y los define como “generación malvada”. El papa Francisco parte de esta cita del Evangelio para detenerse en las “sorpresas de Dios”.

¿Por qué no entendemos los signos de los tiempos?

Muchas veces, observó, estos doctores le preguntan a Jesús por los signos, y Él les responde que no son capaces de “ver los signos de los tiempos”.

“¿Por qué estos doctores de la ley no entendían los signos de los tiempos y pedían un signo extraordinario (Jesús se lo dio después)? ¿Por qué no entendían?», planteó.

«Antes que nada, porque estaban cerrados. Estaban cerrados en sus sistemas. Habían organizado fenomenal la ley, una obra maestra. Todos los hebreos sabían lo que se podía hacer y lo que no, hasta dónde se podía llegar. Estaba todo organizado, todos se sentían seguros allí”.

Para ellos, añadió, eran “cosas extrañas” las que hacía Jesús: “Ir con los pecadores, comer con los publicanos”.

A ellos, les dijo “no les gustaba, era peligroso; estaba en peligro la doctrina, esa doctrina de la ley, que ellos”, los “teólogos, habían creado a lo largo de los siglos”.

El Papa reconoció que, “la habían hecho por amor, para ser fieles a Dios”. Pero “se encerraron allí”, sencillamente habían olvidado la historia. Habían olvidado que Dios es el Dios de la ley, pero es el Dios de las sorpresas”.

El Dios de las sorpresas

Thumbnail for read also
Te puede interesar:¿Qué es ser cristiano?

Por otro lado, dijo Francisco, “también a su pueblo, Dios les ha reservado sorpresas muchas veces”, como cuando “le salvó de la esclavitud de Egipto”.

“Ellos no entendían que Dios es el Dios de las sorpresas, que Dios es siempre nuevo, que nunca reniega de sí mismo, que nunca dice que se ha equivocado, nunca, pero nos sorprende siempre».

«Y ellos no entendían y se encierran en ese sistema hecho de buena voluntad y le piden a Jesús que haga un signo. No entendían los muchos signos que hacía Jesús y que indicara que el tiempo estaba maduro. ¡Cerrazón!».

«Segundo, habían olvidado que ellos eran un pueblo en camino. ¡En camino! Y cuando nos encaminamos, cuando está en camino, siempre encuentra cosas nuevas, cosas que no conocía”.

El signo de la Gloria

RAINBOW

Y añadió: “un camino no es absoluto en sí mismo”, es el camino hacia “la manifestación definitiva del Señor. La vida es un camino hacia la plenitud de Jesucristo, cuando vendrá por segunda vez”.

Esta generación, retomó “busca un signo”, pero, dice el Señor “no se le dará ningún signo, como no sea el signo de Jonás”. Es decir, “el signo de la Resurrección, de la Gloria, de esa escatología a la cual nos dirigimos”.

Y estos doctores, afirmó, “estaban encerrados en sí mismos, no abiertos al Dios de las sorpresas, no conocían el camino y menos esta escatología”.

Así, cuando en el Sanedrín Jesús afirma ser el Hijo de Dios “se rasgaron las vestiduras”, se escandalizaron diciendo que había blasfemado. “El signo que Jesús les da, afirmó, era una blasfemia”. Y por esto, “Jesús dice: generación malvada”.

La ley o estructura que no lleva a Jesucristo está muerta

JUSTICE

Estos, observó de nuevo el Papa, “no han entendido que la ley que ellos custodian y aman” era una pedagogía hacia Jesucristo. “Si la ley no lleva a Jesucristo, afirmó, si no nos acerca a Jesucristo, entonces está muerta».

«Y por esto Jesús les reprende por estar cerrados, por no ser capaces de reconocer los signos de los tiempos, por no estar abiertos al Dios de las sorpresas”.

“Y esto debe hacernos pensar: ¿Estoy tan pegado a mis cosas, a mis ideas, cerrado? ¿O estoy abierto al Dios de las sorpresas? ¿Soy una persona quieta o una persona que camina?

¿Creo en Jesucristo, en Jesús, lo que ha hecho: morir, resucitar y termina la historia, creo que el camino sigue hacia la madurez hacia la manifestación de gloria del Señor?

¿Soy capaz de entender los signos de los tiempos y ser fiel a la voz del Señor que se manifiesta en ellos?».

«Podemos hacernos hoy estas preguntas y pedir al Señor un corazón que ame la ley, porque la ley es de Dios; que ame también las sorpresas de Dios y que sepa que esta ley santa no termina en sí misma”.

Y “en camino”, afirmó: es una pedagogía “que nos lleva a Jesucristo, al encuentro definitivo, donde se dará este gran signo del Hijo del hombre”.




Te puede interesar:
La oración es la fuente: ¡Bebe!

Tags:
papa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.