Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 27 febrero |
San Gabriel de la Dolorosa
home iconEspiritualidad
line break icon

Ver el agua no calma la sed

© Antonio / Flickr / CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 10/10/14

Esa presencia de Jesús a nuestro lado nos calma, nos llena, nos sostiene, es el agua, el problema es no verlo

El otro día veía un cuadro que me llamó mucho la atención. Sobre un paño blanco un vaso con agua. Junto al vaso una rosa. La rosa se está marchitando al estar fuera del vaso. Lo pintó una monja carmelita. El título: «La samaritana».

El vaso de agua es sugerente. El cuadro habla de sed y de vida, de muerte y esperanza, de olvido y presencia, de distancia y cercanía. Habla de estar y no saber que estamos. De tocar sin llegar a tocar. La rosa está fuera del vaso y muere.

A veces en la vida estamos cerca del agua, muy cerca, pero no la tocamos. Nos sentimos impotentes. No logramos beber de la fuente. Nos secamos, nos marchitamos, casi sin darnos cuenta. Pero el vaso de agua está lleno de luz y de vida. Todavía hay esperanza.

Hoy escuchamos: «Nada temo, porque Tú vas conmigo». Esa presencia de Jesús a nuestro lado nos calma, nos llena, nos sostiene, es el agua. El problema es no verlo, pasar de largo, estar ocupados haciendo otras cosas. No percibir su presencia misteriosa. Jesús está a nuestro lado. La importancia de estar. Estar con sentido. Estar en el agua y no junto al agua.

Siempre, debajo de una fuente, oculto bajo la tierra, hay un pozo. Un pozo hondo. Si no es así, la fuente no tiene agua. Detrás de un vaso con agua hay una fuente que llena el vaso. Un vaso con agua sólo tiene sentido si hay un surtidor del que mana el agua. Porque el vaso pronto se vacía. Un vaso solo no nos calma la sed. Tal vez por un momento nos quedamos tranquilos. Pero la sed es más profunda.

El cuadro tiene mucha luz. Pero la rosa muriendo a los pies del vaso es algo desolador, oscuro. No podemos hacer nada.

Me tienta coger la rosa y colocarla en el vaso. No puedo. Quiero calmar su sed y no puedo. Miro el agua trasparente y pienso en ese Dios que calma mi sed. Pero Él tampoco puede forzarme, no puede meterme a la fuerza en el vaso, en Él. Respeta mi sí.

Muchas veces me toca encontrar a personas con sed, perdidas, deseosas de encontrar sentido a sus vidas. Me gustaría calmar la sed del mundo. Me siento impotente. Decía el Papa Francisco hace poco: «No miremos con indiferencia cuando veamos a nuestro prójimo que pasa hambre».

Hay muchas personas sedientas y sin rumbo. Con sed de amor, mendigando cariño. Jesús tiene sed de nuestra sed, de nuestra propia agua.

Les decía la Madre Teresa a las hermanas de su comunidad: «Él tiene sed de vosotras. Una vez que hayáis experimentado sed, el amor de Jesús por vosotras, nunca necesitaréis, nunca tendréis sed de esas cosas que sólo pueden apartaros de Jesús, la fuente verdadera y viva. Sólo la sed de Jesús, sentirla, escucharla, responderla con todo vuestro corazón, mantendrá vuestro amor vivo. Cuando más os acerquéis a Jesús, mejor conoceréis su sed»[1].

Tanta gente con sed. Jesús con sed nos mira para que demos a otros de beber. Nos gustaría mostrarles el camino a tantos hombres perdidos, decirles que hay un pozo, una fuente, un vaso. Hacerles ver que van por el camino equivocado, que están perdiendo el tiempo.

Pienso en lo que sienten muchos padres cuando sus hijos están perdidos, cuando no saben a dónde ir, cuando recorren caminos peligrosos.

Porque en la vida hay caminos que conducen a la vida y otros a la muerte. Hay círculos que cuando entramos en ellos nos es muy difícil salir. Nos enredamos. Cuando hemos empezado a buscar obsesivamente lo que creemos saciará nuestra sed, podemos llegar a justificar todo lo que hacemos. Una mentira lleva a otra mentira. Un poco de violencia engendra más violencia. Un gesto de rabia produce más rabia.

Cuando Dios nos mira debe sentir mucha impotencia. Nos ve despreciar sus caminos y seguir otros. Nos ve bebiendo de charcos cuando su agua es cristalina. Nos ve lejos de la fiesta que ha soñado para nosotros. Porque no queremos, porque tenemos otros deseos.


[1] J. Langford, 
El fuego secreto de la Madre Teresa, 91

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
4
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.