Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Panamá: Creatividad para ir a la JMJ de Polonia

© DR
Prochaines JMJ à Cracovie, en Pologne, en 2016
Comparte

Un grupo del Camino Neocatecumenal vende comida criolla para pagarse el viaje a Cracovia y cumplir su sueño de participar en la Jornada Mundial de la Juventud

Son jóvenes, son panameños y pertenecen al Camino Neocatecumenal. Les une una misma fe, el mismo camino y un sueño: recorrer los 10mil kilometros que separan Panamá de la ciudad de Cracovia para participar a la próxima Jornada Mundial de la Juventud con el papa Francisco. ¡El evento tendrá lugar en la ciudad polaca del 25 de Julio al 1 de Agosto de 2016!

Un sueño dificil de realizar porque el precio a pagar es alto: se trata de conseguir la cuota para pagar el viaje, el alojamiento, las comidas y todo lo necesario para la estadía en la ciudad polaca y la participación al evento. ¡Sin embargo, el deseo de participar a la peregrinación  es mayor que las dificultades económicas!

Estos jóvenes saben que no se trata simplemente de un viaje turístico, sino de una ocasión para vivir un encuentro personal con Jesucristo y descubrir su vocación personal a través de la escucha de la Palabra de Dios, del mensaje del Papa Francisco, de las celebraciones eucarísticas, de las visitas a los lugares sagrados, de las palabras de los catequistas y de los sacerdotes que acompañarán al grupo.

Es por esto que los jóvenes de la parroquia de “Cristo Hijo de Dios”, en el barrio de Torrijos-Carter (Distrito de San Miguelito), han decidido comenzar a trabajar en su tiempo libre para recaudar fondos en vista de la peregrinación a Polonia, con el apoyo del párroco, el padre Rogelio Toppin.

El día domingo 14 de septiembre, desde las 7 de la mañana, decenas de jóvenes se reunieron para organizar la primera venta de “comida criolla” (comida típica de Panamá) a pesar de la lluvia. Por las calles del barrio se distribuyeron invitaciones y se anunciò el menú – a precios muy populares – que contaba con platos como: yucas sancochadas, hojaldres, salchichas guisadas y patacones…

Hacia las dos de la tarde los jóvenes terminaron su día de trabajo entonando salmos y cantos con sus guitarras y percusiones. Una manera de evangelizar y, a la vez, de dar gracias a Dios por la oportunidad de trabajar con provecho y en comunión con los hermanos.

Comprando estas comidas se colabora directamente para que algunos de estos chicos puedan realizar su sueño y participar en la peregrinación.

Ayudar a estos jóvenes es una forma concreta de contribuier en su formación espiritual y en su camino de crecimiento en la fe. Es participar en la Nueva Evangelización, ya que en las etapas de dicha peregrinación se evangelizará en las plazas de Europa con cantos, experiencias, lecturas y, sobretodo, con el anuncio del Kerygma: la Buena Noticia de Cristo muerto y resucitado por amor a los hombres.

Existen muchas formas de ayudar a estos hermanos: comprando la comida, corriendo la voz entre los amigos para que acudan al “dia criollo” o a los eventos similares organizados por los jóvenes, ayudando en la organización de la venta o en la preparación de la comida, llevando bebidas o alimentos para cocinar.

Muchos de estos jóvenes se animaron a participar en la JMJ de Cracovia escuchando las experiencias de otros hermanosde comunidad, familiares o amigos, que han participado a las anteriores Jornadas internacionales de la Juventud.

En efecto, en las recientes experiencias de Madrid (2011) y Rio de Janeiro (2013) han asistido centenares de hermanos del Camino Neocatecumenal de toda la República de Panamá quienes, regresando a sus casas y a sus comunidades, han contagiado con su alegría y su entusiasmo, a muchos otros jóvenes que ahora desean vivir la misma alegría de la fe.

Es lo que el Papa Francisco pidió a los jóvenes argentinos en Río de Janeiro cuando les aconsejó que “hicieran lío” al regresar a sus diócesis:

"Quisiera decir una cosa: ¿qué es lo que espero como consecuencia de la Jornada de la Juventud? Espero lío. Que acá adentro va a haber lío, va a haber. Que acá en Río va a haber lío, va a haber. Pero quiero lío en las diócesis, quiero que se salga afuera… Quiero que la Iglesia salga a la calle, quiero que nos defendamos de todo lo que sea mundanidad, de lo que sea instalación, de lo que sea comodidad, de lo que sea clericalismo, de lo que sea estar encerrados en nosotros mismos".

La experiencia de estos jóvenes es un ejemplo para todos: el celo y el entusiasmo que les mueve es el resultado de una fe viva y de un profundo deseo de encontrarse con Jesucristo, un anhelo que va más allá de las dificultades e incomodidades que este camino pueda reservar.

Artículo publicado originalmente en el blog Testa del Serpente
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.