Aleteia

The Sun por dentro: de cómo Jesús “bajó a nuestro infierno”

Comparte

Habían llegado muy arriba en el rock, pero estaban vacíos… hasta que encontraron la fe

Ayer presentábamos a The Sun, un grupo de rock católico italiano que acaba de llegar a España. Lo más interesante de este grupo es que al contrario de otros, ya eran un grupo sólido y exitoso antes de llegar a la fe. Ésta les llevó a una "reconversión" de su estilo, de sus letras y de su manera de componer, haciéndola, afirman ellos, mucho mejor.

Francesco Lorenzi, su líder, acaba de publicar “El camino del Sol” (Ed. Loyola/Mensajero), la versión española de su autobiografía, en la que habla de su conversión y la de sus compañeros. Él mismo lo cuenta a Aleteia en la segunda parte de esta entrevista
 
Durante el verano de 2013 algunos editores importantes me contactaron pidiéndome que escribiese un libro autobiográfico. Aún siendo la escritura una de mis pasiones, el deber de poner negro sobre blanco todo lo íntimo que había vivido, exigía un “sí” para el que no estaba muy preparado. Por eso dejé en espera estas peticiones. Recé mucho tiempo, preguntándole al Señor si esta propuesta venía de Él, y en especial recé la Novena a la Virgen Desatanudos.
 
El 30 de octubre me reuní en persona con Papa Francisco en Roma, después de haberlo visto en Asís y en Río. Dos horas después de ese encuentro inolvidable me escribió la prestigiosa casa editorial Rizzoli, preguntándome si por casualidad estuviese valorando escribir un libro autobiográfico (propuesta que se añadía a las anteriores). Esta “Dioscidencia” me hizo entender que la petición insistente de escribir el libro era una llamada de lo alto. La vocación también es esto, decir que Sí y hacer la propia parte, el propio deber, a lo que estamos llamados aunque nos asuste, aunque queramos escapar, como me sucedía a mí.
 
La redacción de “El camino del Sol” ha sido la aventura artística y espiritual más intensa, densa y profunda de mi vida: 100 días de introspección, escritura, despojarme de mí mismo… un camino que pasa a través del infierno, purgatorio y Paraíso. Inicialmente debí afrontar muchos fantasmas de mi pasado y no solo. Cada día me he encontrado frente a las dudas que me pedían un último desnudo de mí mismo. No ha sido nada fácil para mí. He llorado todos los días, primero por dolor, después por conocimiento y finalmente por alegría y gratitud.
 
Las primeras reacciones entusiastas de las personas que leyeron el libro me ayudaron a comprender mejor la fuerza de esta experiencia. El cardenal Gianfranco Ravasi en su prólogo me honró diciendo que “El camino del Sol” es “un auténtico testimonio, acto de fe apasionante y apasionado”, mientras que mis compañeros de grupo: Ricky, Matteo y Gianluca, en su apéndice han descrito el libro como: “Una especie de guía del Touring Club por el espíritu y la felicidad”.
 
Como me confío mi productor artístico, “El camino del Sol”, aunque habla del espíritu, está lleno de ideas prácticas, útiles y concretas aplicables desde el minuto después de leerlo. Entender cómo ser feliz, a fin de cuentas, es lo más importante en nuestra vida. Basta querer comenzar.
 
Quizás también por esto en Italia estamos ya por la 4ª edición en pocos meses y desde el 1 de octubre se ha publicado también en España (Grupo Loyola/Mensajero).
 
– ¿Podéis contarnos vuestra historia?
 
Para responder a esta pregunta no ha bastado un libro de 400 páginas (El Camino del Sol). Nacimos como banda en 1997. Estábamos al principio de nuestra adolescencia y la música punk californiana era nuestra pasión. Poco tiempo después de haber comenzado la aventura del grupo, sentí claramente que la música no era solo una pasión, sino mi vida, mi profesión.
 
Así, con gran sacrificio, perseverancia y compromiso, pasamos de tocar en un pequeño garaje de la campaña vicentina a exhibirnos en los escenarios de muchos estados europeos, incluso en Japón, publicando 4 albums en inglés, recibiendo el premio como “la mejor banda punk italiana del mundo”, realizando más de 30 conciertos y apoyando las giras de artistas como The Offspring, The Cure, Misfits, Nofx, Afi, Ska P, Deep Purple y muchos otros.

 
En un momento dado de esta experiencia, sin embargo, nos dejamos llevar por lo que estábamos viviendo. Era la gira del 2006/2007, una gira de más de 100 conciertos en 10 estados entre Europa y Japón. En ese periodo comenzamos a perder el contacto con nuestros valores más importantes: la amistad y la sinceridad entre nosotros. Excesos con el alcohol, la droga y el sexo se convirtieron en algo cotidiano en algunos miembros de la banda y al final de esa gira me di cuenta de que no era la vida que quería. Había cumplido mis sueños, pero no era feliz. Por eso comencé a vivir una profunda crisis que me dio la oportunidad de plantearme las preguntas importantes, como: ¿Quién soy? ¿Dónde estoy? ¿Qué quiero de mí mismo? ¿HE amado bastante? ¿Soy capaz de soñar? ¿Qué es lo que realmente me hace feliz y agradecido? ¿Por qué no soy feliz si tengo la vida que soñaba y que gran parte de mis coetáneos sueñan?
 
Cuando comencé a plantearme estas preguntas, mi corazón comenzó a escuchar. En ese periodo, aunque hacía ya unos años que vivía fuera de casa, el único punto fijo en mi vida era mi familia, mi padre y mi madre. Y una tarde de diciembre de 2007, mi madre me propuso ir a un curso de evangelización en una pequeña parroquia de mi pueblo. Yo no frecuentaba la Iglesia desde hacía muchos años. En ese momento encontré testimonios alegres y creíbles del amor de Dios, este fue el primer shock.
 
Fui a todo el curso, seis tardes seguidas, después comencé un camino de fe con estos nuevos amigos que encontré en la parroquia, volví a Misa, que se convirtió en el punto inicial de mi semana. Poco después comencé a vivir la Adoración Eucarística, cada martes por la noche y esas noches el Señor hizo madurar en mí muchas cosas nuevas. Comencé a cambiar de estilo de vida, a querer usar mis talentos para servir al bien y en el amor a mis hermanos y por tanto también a mí mismo. Comencé a vivir de forma distinta con elecciones muy concretas y también empecé a escribir canciones en italiano.
 
Por seguir esta nueva inclinación artística y de contenido perdí la confianza de las discográficas, de los agentes, de mis amigos y compañeros de grupo. Un año después de encontrarme con Jesús no tenía ningún álbum que publicar, ni habíamos concertado giras, ni sabíamos que comunicar a miles de fans y, esencialmente, nos habíamos quedado sin trabajo. Aparentemente aquel encuentro con Jesús destruyó mi carrera musical. Pero solo aparentemente. Hasta aquel momento, de hecho, no tenía la valentía de testificar en Espíritu y en verdad a mis hermanos sobre lo que estaba viviendo y las razones que me empujaban a vivir y escribir de forma distinta.
 
Cuando entendía que ser cristiano significaba serlo en 360º, en una dimensión social y de testimonio, encontré la valentía para hablar individualmente con mis compañeros de grupo, Matteo, Gianluca y Riccardo. El Señor mi hizo sentir claramente que debía ayudarlo a entrar en nuestras vidas y que, al final, nos había pensado Él. Así ha sido. Con mucha oración y perseverancia después de mi testimonio, cada uno de ellos ha comenzado a cambiar de vida y a vivir un recorrido personal de renacimiento y de redescubrimiento del valor de su propia existencia.
 
Ricky, que estaba alcoholizado, dejó de beber completamente. Matteo se liberó de las muchas dependencias que tenía y Gianluca reencontró la voluntad de vivir que había perdido con el tiempo. Cada uno de ellos encontró, no sin dificultad, la plenitud del propio valor y talento.
 
Después de un periodo de reconstrucción de nuestras relaciones y de nuestra amistad, volvemos a tocar juntos, y las canciones que había compuesto le gustaron tanto al director artístico de Sony Music que en junio 2010 se publicó nuestro primer álbum en italiano: “Espíritu del Sol”. De allí nuestra vida reencontrada comenzó a manifestarse también en nuestra profesión, y desde ese momento hemos comenzado a experimentar una serie impresionante de gracias y de bendiciones.

 
Nuestro modo de unir una música rock enérgica y bien tocada junto a letras con un significado real y profundo es algo absolutamente nuevo en Italia, y no solo. Al principio ha sido difícil, muchos han intentado boicotearnos, detenernos, ofendernos, pero gracias a Dios hemos permanecido firmes. Ahora estamos concluyendo nuestra gira para presentar nuestro segundo disco en italiano, “Luz”, a la que han asistido más de 200.000 personas entre Italia, Israel, Palestina, Portugal y Brasil. Un éxito impresionante para una band como la nuestra. Durante esta gira, entre las muchas experiencias vividas, hemos tenido el honor de colaborar también con el cardenal Gianfranco Ravasi y el Consejo Pontificio para la Cultura, además de habernos reunidos personalmente con Papa Benedicto XVI y Papa Francisco.
 
Después de la publicación de “El camino del Sol” en España, se publicarán a finales de octubre dos canciones en español: “Espíritus del Sol” y “Luz”, disponibles en el mercado digital español.
 
www.thesun.it
www.facebook.com/thesunofficial   

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.