Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 febrero |
Santos Mártires de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

​¿Qué fruto buscar? El amor

Emilio-Dellepiane-CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 07/10/14

El amor se juega en los detalles: en cada momento, en cada abrazo, cada caricia, cada palabra, cada gesto

El amor de Dios por nosotros es un amor vulnerable, lleno de misericordia y necesitado. Se arrodilla ante nosotros y espera nuestro sí. Nos sorprende un amor así.

El otro día leía: «¿Cómo puede ser esto en un Dios todopoderoso? Hay algo esencial en la naturaleza del amor, y, por tanto, en la naturaleza de Dios, que hace al amante vulnerable ante el ser amado, no por necesidad o carencia, sino por elección libre y soberana»[2].

El amor de Dios hacia nosotros se encuentra desarmado ante nuestra libertad. Es el amor del padre que espera el regreso del hijo cada mañana a la puerta de la casa. Es el dueño de la viña que espera el fruto del amor porque ha plantado, cavado, cuidado y anhela lo que la viña pueda darle.

El fruto de la viña es el mismo amor. El fruto de nuestra vida sólo puede ser el amor. Somos amados. Al ser amados recibimos amor y damos amor.

El amor, como bien sabemos, se juega en los detalles, no en las grandes palabras, no en las promesas dichas en momentos de entusiasmo, no en las grandes obras dignas de ser recordadas.

No, el amor se juega en esos detalles insignificantes que apenas se ven. En cada momento. En cada abrazo, cada caricia, cada palabra, cada gesto. Amamos al caminar por la vida. O dejamos huellas de desamor en nuestros actos. El amor es presencia. El amor es la entrega cotidiana.

Una persona me hablaba del valor de saber estar junto a sus padres ya mayores. Me hablaba de ese amor sin palabras que tanto expresa, porque la presencia lo dice todo:

«Cuando el estar tiene la fuerza de ser. Cuando basta con estar al pie de su cruz. Sostenidos en los brazos de María. Sin temor. Callados. Porque sobran las palabras. Sólo confunden y no importan. Porque el amor se expresa con caricias. Con miradas y abrazos. Cuando no importa ya de qué hablemos.

El tiempo pasa y es presencia. Presente. Silencio cargado de misterio. Amor hecho vida. Estar con ellos. Eso basta. El beso en la mano. La caricia en la cara. Sí, eso basta. La vida es larga. Ahora sólo queda el presente. El pasado son recuerdos ya olvidados que yo sí recuerdo. Fotos. Abrazos de niño. Sonrisas y risas. Lágrimas.
Largas conversaciones sobre la vida.

La vida esta llena de pasado. Cargada toda el alma. Y tampoco importa el futuro. Es incierto. No sabemos cuánto futuro habrá en el equipaje que sostengo. Cuántos días almaceno en mi mañana desconocido. No se puede hablar del futuro misterioso.

Sólo puedo estar. Y callar. Y mirar. Y esperar agradecido. Uno es al final de su vida lo que ha sido siempre, pero acentuado. Sin maquillaje. Sin tapujos ni mentiras. Sin apariencias. Cuando no controlamos ya nada. Poco importa ya lo que otros piensen. Basta con estar. Con amar. Con ser. En silencio».

Es el mismo amor con el que Dios nos ama. Está a nuestro lado. Callado, esperando, cuidando. Es el amor con el que yo quisiera amar siempre. A los míos. Mi propia viña.

Tags:
almaamor
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.