Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco al Sínodo: hablad de la familia con franqueza y sin miedo

© CTV
Comparte

El Pontífice les pidió hablar claro, indicando que él no censurará sus palabras e ideas

El Pontífice habló este lunes en la primera Congregación general de la III Asamblea general extraordinaria del Sínodo de la familia, que se llevara acabo hasta el próximo 19 de octubre en el Vaticano, con palabras de gratitud a los presentes, pero además llamándolos a expresarse sin miedo a censuras. 

El Santo Padre se dirigió a los Padres Sinodales y les llamó a ‘caminar juntos’. Al mismo tiempo, les pidió hablar claro, indicando que él no censurará sus palabras e ideas. De hecho, el acompañamiento del Papa es garantía de la custodia de la fe. Les invitó a hablar sin excusarse, con transparencia, expresando lo que se siente, considerando los temas de la Tercera Asamblea General Extraordinaria del Sínodo de la familia que tiene como lema: “Los desafíos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización”.

“Una condición general de base es esta: hablar claro. Nadie diga: ‘Esto no se puede decir; pensará de mi esto o esto…’. Se necesita decir todo lo que se siente con parresía”, afirmó. 

En una parte de su discurso, habló a los presentes como “hermanos”, y les llamó a “colaborar todos juntos para que se afirme claramente la dinámica de la colegialidad (sinodalidad)”.

El Papa ha confirmado la libertad de pensamiento de los Padres Sinodales para seguir la inspiración de Dios y no la censura humana. En este sentido, propuso un ejemplo concreto: “Después del último Consistorio (febrero 2014) en el que se habló de la familia, un cardenal me escribió diciendo: lástima que algunos cardenales no hayan tenido la valentía de decir algunas cosas por respeto al Papa, creyendo tal vez que el Papa pensaba de manera distinta”. 

Con énfasis, continuó diciendo: “esto no es bueno, esto no es sinodalidad (colegialidad), porque se necesita decir todo lo que el Señor nos inspira: sin respeto humano, sin timidez. Y al mismo tiempo se debe escuchar con humildad y acoger a corazón abierto lo que dicen los hermanos.  Con estas dos actitudes se ejerce la colegialidad”.

Entretanto, exhortó a la humildad y al diálogo abierto. “Por esta razón, les pido que, por favor, estas actitudes de los hermanos en el Señor: hablar con parresía (franqueza) y escuchar con humildad.Y hacerlo con tranquilidad y paz, porque el Sínodo se desarrolla siempre cum Petro et sub Petro (con Pedro y bajo la autoridad de Pedro), y la presencia del Papa es la garantía para todos y la salvaguardia de la fe”, aseveró.

Asimismo, agradeció a los cardenales, patriarcas, obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, laicos y laicas por su participación debido a que “enriquecen los trabajos y el espíritu de la colegialidad y de la sinodalidad para el bien de la Iglesia y de las familias”. 

Precisamente, el Papa Francisco en su homilía dominical de apertura al Sínodo había invitado a los obispos a trabajar en la “viña del Señor” pidiendo no frustrar el plan de Dios sobre la familia. “Las Asambleas sinodales no sirven para discutir ideas brillantes y originales, o para ver quién es más inteligente… Sirven para cultivar y cuidar mejor la viña del Señor”, aseguró. 

 
 
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.