Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Mi familia se va de sínodo

Comparte

Hoy por la mañana, juntos, hemos encendido una vela en el recibidor de nuestra casa. Es la vela del sínodo. Es un gesto sencillo que pone a toda la familia en marcha, en oración, en comunión con los que se reúnen en Roma. En mi familia nos vamos de sínodo.

Lo mejor del Sínodo es su significado etimológico: CAMINAR JUNTOS. Sin duda es bonito pero nada sencillo. Un sínodo es irse de peregrinación, al corazón de la Iglesia, al corazón de Cristo. Una peregrinación llena de dificultades, resistencias, cansancios, tentaciones, desánimos y bendiciones.

Por un lado, caminar es una acción que implica movimiento. Uno no camina quedándose en el mismo sitio. Es imposible. Un sínodo debe generar movimiento por definición. ¿Qué hay de malo en ello? Lo malo sería lo contrario: que el mundo cambiase y que la Iglesia ni siquiera se planteara cómo reaccionar ante esos cambios. ¿Qué debe cambiar? Pobre de mí. No tengo ni opinión ni expectativas. Lo que salga del sínodo lo tomaré como soplo del Espíritu. Igual que lo que sale de un cónclave, igual que lo que sale de un Concilio…

Pero el sínodo no es un lugar donde unos se imponen a otros. No es una casa de apuestas, no es un escenario de Juego de Tronos. El caminar no es a cualquier parte ni por cualquier motivo, el caminar no es de cualquier manera. Juntos hay que ir. Juntos, sin claudicaciones de unos a otros. Escuchándonos, discerniendo, dóciles, humildes, transparentes, confiados… dejando que Jesús de Nazaret camine también junto a nosotros.

Las familias sabemos mucho de sínodos. También la familia es un caminar juntos. Si Jesús está en el centro, y no otra cosa, el éxito está asegurado.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.