Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La difamación en la red: muy peligrosa

Mike Licht / Flickr CC
Comparte

¿Cómo evitar hablar mal de alguien? ¿Cómo hacer si el difamado soy yo?

Pues yo os digo: Todo aquel que se encolerice contra su hermano, será reo ante el tribunal; pero el que llame a su hermano imbécil, será reo ante el Sanedrín; y el que le llame renegado, será reo de la gehenna de fuego.
Mateo 5, 22.

La difamación es un pecado gravísimo, que en internet, donde parece que nuestra identidad e integridad están más protegidas, se multiplica constantemente. Se dicen cosas y se acusa a gente, y muchas veces no contrastamos la información y los difamamos. O incluso peor, muchos medios y sitios lo hacen a propósito, con el objetivo de desacreditar al prójimo. Sin embargo, Benedicto XVI ya explicó en su día que a la cultura diabólica del mundo de hoy de la calumnia y la mentira, los católicos deben decir siempre no, ya que por ser bautizados pertenecen a Dios y por ello deben vivir en la verdad (L’Osservatore Romano).

La difamación hace ciegos

Así pues, un católico que difame, calumnie, haga uso de la maledicencia, o haga juicios temerarios de forma pública, reiterada, y consciente, está cayendo en un pecado muy grave del que es imperativo salir; pues el respeto de la reputación y del honor de las personas prohíbe toda actitud y toda palabra de maledicencia o de calumnia (Catecismo 2507). Porque recordemos que Dios siempre tiene misericordia, y el Sacramento de la Reconciliación está abierto a quienes se arrepienten de sus faltas pasadas y desean elegir sinceramente a Cristo y su Palabra.

Especialmente en internet estos sitios se reconocen enseguida: el tema es monótono y recurrente, se habla siempre mal, no se reconoce nada bueno sobre el tema del que tratan, se exponen hasta los fallos más tontos e insignificantes, los comentarios suelen ser un continuo de acusaciones y ataques, etc. En definitiva: todo vale para hacer daño. Además, si el sitio en cuestión se denomina como “Católico” no faltarán las interpretaciones libres y sacadas de contexto de la Biblia y de la doctrina de la Iglesia.

Pero ante esto… ¿Qué hacer? Pues inicialmente y por el bien de esas personas, si se puede, corregir con amor y lo más en privado posible. Si tras varios intentos no se consigue nada, pues rezar por ellos y no volver a visitar ese sitio más, como dice San Pedro: Rechazad, por tanto, toda malicia y todo engaño, hipocresías, envidias y toda clase de maledicencias (1 Pedro 2, 1). ¿Y si eres tu el objeto de la difamación? Bendecid a los que os maldigan, rogad por los que os difamen (Lucas 6, 27).

¿Y qué podemos hacer para evitar caer en la difamación accidentalmente? ¡Ejercer la prudencia y el discernimiento! De esta forma dirás lo apropiado una vez has contrastado toda la información, y siempre con la mirada misericordiosa de los ojos de Dios. En definitiva: sed compasivos, como vuestro Padre es compasivo (Lucas 6, 36). Él te ha perdonado, te ha amado, te ayuda en tu vida diaria, y te ha dado la Vida Eterna. Cuida pues tu lengua, pues principio de toda obra es la palabra, y antes de toda acción está la reflexión (Eclesiástico 37, 16). De esta forma tratarás a tu prójimo como Dios te ha tratado a ti… ¡Con Amor!

Artículo La difamación en la red publicado en Mensajero del Amor de Dios.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.