Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 05 marzo |
home iconEstilo de vida
line break icon

¿La pobreza es un problema o una virtud?

Public Domain

Javier Ordovás - publicado el 05/10/14

El consumismo es como la nicotina para los fumadores: una dependencia

Disculpe el lector este vulgar  juego de palabras del titular que es solamente para llamar la atención. 

Efectivamente, para muchos millones de personas la pobreza es un verdadero problema, un drama vital con el que no se debe bromear.

Pero aquí de lo que queremos reflexionar hoy es acerca de la pobreza como virtud de las personas. Ese es el término que se ha empleado de forma clásica en la ascética cristiana. 

Para entendernos mejor lo vamos a llamar desprendimiento. 

La virtud de la pobreza no consiste en no tener, sino en estar desprendido. Con esta palabra entendemos el sentido adecuado de la virtud. Estar ¨prendido¨ es estar atado, enganchado,  encadenado. Estar desprendido es no tener ataduras, ser libre. Ahora si que entendemos que esta virtud es atractiva porque nos lleva a ser dueños de nosotros mismos y señores de lo que nos rodea. Ser libres de todo ese peso de necesidades, muchas veces inventadas, nos permite volar más alto en las aspiraciones de la mente y del corazón. El desprendimiento forma parte del señorío de los hijos de Dios. ¡Cuántos problemas y ansiedad nos quitaríamos si eliminamos  la mitad de nuestra lista de necesidades!

El desprendimiento cobra valor dentro de la cultura actual que pretende arrollarnos con el consumismo, que es como la nicotina para los fumadores, y nos introduce en el circuito necesidad-ansiedad-satisfacción y…vuelta a empezar, de forma inevitable y esclavizante, con  una perfecta dependencia fisiológica y química.

Estamos dentro de una economía basada en el motor del consumo y en consumidores compulsivos.
De forma similar a la actualización de programas y apps para el PC, el mercado nos incita a una actualización casi vertiginosa de ropa, calzado, coche, televisor, nevera, móvil, cosmética,… y, no digamos moda.

A todo esto añadimos la estafa de la  obsolescencia, programada por algunos fabricantes, para que los productos y mecanismos duren menos de lo esperado y tener necesariamente que reponerlos porque, muchas veces, ni siquiera merece la pena repararlos.

Sin darnos cuenta hemos entrado en la cultura  de usar y tirar.  

Con una  publicidad que manipula nuestros instintos más elementales de vanidad, comodidad, ambición,  aspiraciones, deseos,…cobra mucho sentido el desprendimiento que nos lleva a procurar estar  muy por encima de esas reacciones primarias y a pensarlo dos veces antes de comprar nada superfluo, o a decidir por ¨el que dirán¨, o por aparentar.

La virtud del desprendimiento nos lleva a vivir la sobriedad,  también en lo que comemos y bebemos, sabiendo compatibilizar nuestras gratas relaciones humanas y sociales con la libertad del desprendimiento.

En la familia los padres enseñan a sus hijos el valor del desprendimiento, en primer lugar, con el ejemplo, viviéndolo ellos mismos. Después vendrá el enseñarles el valor de las cosas, ganándoselas con su propio esfuerzo; el valor de la justicia y la solidaridad para no malgastar ni tirar cuando tantos otros tienen tantas carencias.

No pensemos que es un problema sólo actual, ya en el siglo IV San Agustín; afirmaba: "No es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita", es decir, que ya entonces el ser humano se inventaba necesidades. Y muchos siglos antes, Séneca dijo ¨Quien más disfruta de sus riquezas es aquel que menos necesita de ellas¨.

Y los breves consejos de un sacerdote santo actual: ¨comer un poco menos de lo que me gusta más y un poco más de lo que me gusta menos; hacer que las cosas duren; no quejarse cuando falta lo necesario, no tener nada superfluo¨. 
Así te vas desprendiendo y recuperando tu libertad.

Tags:
consumismopobreza
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
3
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
6
MADONNA
Maria Paola Daud
La curiosa imagen de la Virgen María protectora del Coronavirus
7
NEWBORN
Pablo Cesio
La bebé que nació viva tras hacerle «aborto legal» y que ahora qu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.