Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 14 junio |
San Eliseo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Puede el cristianismo ser para nosotros una mera ideología?

© Rawpixel/SHUTTERSTOCK

Marcelo López Cambronero - publicado el 01/10/14

Sucede cuando dejamos de lado al Cristo vivo y ponemos en su lugar un férreo moralismo, o un proyecto político, o algo parecido

La ideología es la traición a la experiencia y su sustitución por el discurso. Como seres humanos tenemos la necesidad y el deseo de comprender, de hacernos cargo de un mundo, el que nos rodea, que es demasiado complejo, cambiante y difícil de asumir. Por eso, para poder entender de lo que hay, nos es preciso elaborar unas categorías que den cuenta de lo real y nos permitan explicarlo, organizarlo y, de esta manera, vivir entre las cosas y en la sociedad. Este hecho en sí no sólo no es pernicioso, sino que una de las características que nos definen y honran como seres humanos es la capacidad de pensar, sopesar, juzgar y clasificar la realidad y, de esta manera, ejercer cierto dominio eficaz sobre ella. El hombre es un “ser racional”, que requiere de la reflexión como modo de existencia, adaptación y transformación del mundo.

Sin embargo, no siempre utilizamos el lenguaje y los esquemas de comprensión para hacernos cargo de lo que tenemos delante. A veces decaemos en esta tensión humana básica para encerrarnos en el seno de un discurso que suplanta lo real, lo simplifica, lo hace más asumible y nos proporciona una engañosa sensación de poseer la verdad. Entonces dejamos de intentar explicar lo que nos pasa tal y como nos es dado y, muy al contrario, utilizamos mecanismos y estructuras de una aparentemente depurada racionalidad para transformar nuestra experiencia según lo que ya conocíamos con antelación. Nos cerramos así a la novedad, al darse propio del mundo, para trajinar por senderos trillados, conocidos y estables. Es un mecanismo de seguridad que se paga al coste de la libertad. Dejamos de ser nosotros mismos, complicados, cambiantes y misteriosos para formar parte de criterios ideológicos abstractos y preñados de violencia, puesto que se imponen a lo que es queriendo que sea lo que no es.

He aquí el efecto de la ideología: renegar del vértigo que produce el don de la existencia a cambio de la certeza equívoca de un engaño manufacturado. Si miramos hacia los lados nos daremos cuenta de que vivimos en una época insoportablemente dominada por los discursos ideológicos, en la que muy pocas personas relucen con la fuerza de su apertura y libertad.

Nadie está a salvo de caer en un modelo de esta índole. Hoy en día, modernos como somos, sobrevaloramos las concepciones universalistas que pretenden proporcionar respuestas para todo y corremos constantemente el riesgo de quedar presos en alguna de estas visiones reductivas. Así olvidamos las preguntas y exigencias humanas que nos abordan en todo momento y que nos presentan el panorama de un cosmos tan ordenado como preñado de misterio.

El cristianismo es un ideal de dimensiones extraordinarias. De hecho, son de tal calado que están muy por encima de lo que siquiera podríamos haber supuesto. Los cristianos, los que hemos encontrado a Cristo en nuestro camino, tenemos la experiencia de una felicidad que escapa a nuestra comprensión, de un gozo que no habíamos siquiera pedido, porque no teníamos la esperanza de que fuera posible. Al mismo tiempo, en nada se nos exime de los sufrimientos y sinsabores de la vida. No me refiero sólo a la enfermedad y a la muerte, propias y ajenas, que intentamos ocultar por ser demasiado abisales, sino también al decaer de las amistades, al alejamiento de los afectos, a la incomprensión, a la injusticia y al dolor. Bien sabemos que ni siquiera a Cristo, pleno hombre y pleno Dios, el Padre le ahorró atravesar tales circunstancias. Él también sufrió, fue traicionado, golpeado y soportó el hedor de la muerte, y no nos prometió que tras él nadie tendría que doblegarse ante los azotes de la común condición, sino que estaría a nuestro lado en la adversidad y aún abrazándonos más allá de la última barrera.


Es difícil sostener una esperanza semejante y, de hecho, solos, apoyándonos únicamente en nuestras pequeñas estampas de carne y hueso, no podemos. Sólo Él, sólo con Él, la vida es vividera para el hombre.

Mas a veces nos falta la fe, la certeza actual de Su Presencia y compañía que permite seguir adelante en los valles oscuros. No es difícil caer en la tentación de fabricarnos nuestra propia salvación, nuestro propio ideal, ceder a la pretensión de convertirnos en dioses, en quienes poseen el don y la capacidad de afirmar, dominar e imponer la verdad.

No nos engañemos. Es el escepticismo lo que convierte nuestra vida de fe en una maquinaria de relojería, perfectamente diseñada y predecible. Creemos saber lo que hay que hacer y lo que no, lo que se debe pensar, cuál es la explicación última y definitiva del universo, en qué consiste el hombre y cuál es su camino y, de esta manera, el cristianismo se nos enquista entre las manos. Lo dejamos de lado para situar en su lugar un férreo moralismo, o un proyecto político, o cualquier otra cosa similar. Escupimos la carne del asado y nos pasamos la vida relamiendo huesos rancios y, cómo no, golpeando con ellos la frente a los demás. Mientras, Cristo no se deja reducir: ni quiere que lo nombremos soberano de este mundo ni podemos obligarle a transformar las piedras en panes. Simplemente se mantiene a las puertas, que le cerramos con centenares de candados no sea que remueva los cimientos de nuestro Palacio de Cristal.

Es preciso que volvamos una y otra vez al Sagrario para agradecer el don de la fe, el don de la vida, esa Gracia que transporta al mundo prendido en sus caderas. Necesitamos regresar a El constantemente: tal vez no seamos grandes santos, es seguro que la magnitud de nuestras proclamas ideológicas son sólo un papel vacío, un protocolo de instrucciones insípido que situamos ante nuestros ojos porque pensamos que la ceguera nos protege de caer, es posible que sintamos cierta silenciosa repugnancia al observar nuestra estela en el espejo; pero podemos aceptar lo que somos, sin resignación e incluso con alegría porque así, tal y como hemos sido hechos, hemos sido hechos para Él, y Él nos va a querer y nos quiere, nos acoge y nos respeta, en todos y cada uno de los momentos de nuestra vida. En todos y cada uno.

Es mentira que el creyente camine por las calles todos los días con la sonrisa puesta, como un hipócrita payaso de feria, y sin duda no puede ofrecer a los demás más que su frágil humanidad. Sin embargo sabe que a través de ella, y no por sus méritos o sus altos ideales o cualidades morales, pasa la única esperanza de los hombres.

Tags:
cristianismoideologia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
6
MOTHER AND LITTLE DAUGHTER,
Silvia Lucchetti
Él se suicida tras matar a sus hijas: ella vuelve a vivir gracias...
7
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.