Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 25 octubre |
Frei Galvao
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Los deseos, en su justo lugar

© Martha Jimenez / Flickr / CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 27/09/14

Los deseos son un motor pero no son el fin de nuestra vida, el amor los coloca en su sitio

Hay deseos que destruyen el corazón y el mundo que nos rodea. Hace unos días me volvía a confrontar en una persona con la debilidad de nuestro corazón, con la fragilidad de los deseos. Deseamos mucho y el mundo no nos concede nuestros deseos. Verdaderamente «el mundo no es una fábrica de conceder deseos», como decía la protagonista de «Bajo la misma estrella».

Pero además, muchas veces deseamos mal, deseamos lo que no nos hará nunca felices, lo que nos hará más esclavos todavía, lo que no llenará el corazón de esperanza.

Deseamos con egoísmo, pensando sólo en nosotros, en lo que nos apetece, en aquello a lo que creemos tener derecho, porque siempre lo hemos deseado. Hacemos planes, construimos castillos de cristal. Nos importa nuestro deseo, caiga quien caiga.

Hace poco pude ver en una persona algunos de esos deseos que nos enferman, que a veces todo lo complican, la propia vida, la vida de los otros. Hay deseos buenos en sí mismos, pero que, al ser perseguidos obsesivamente, nos acaban envenenando y nos hacen perder la perspectiva. El fin parece justificar los medios. No nos detenemos.

Son deseos aparentemente ingenuos que llevados hasta el extremo destruyen todo lo que también deseamos. Sí, hay deseos egoístas, inmaduros, egocéntricos, autorreferentes. Deseos que pueden llegar a matar vidas, a sembrar dolor y odio, violencia y guerra.

A veces mis deseos pueden ser pequeños y mezquinos. Pero los hacemos tan grandes que, al perder la perspectiva, podemos llegar a perderlo todo. Porque grande es lo que veo tan de cerca que me quita la paz pensar que puedo perderlo. No logro ver más allá. Dejo de mirar el todo para centrarme en esa parte pequeña que me esclaviza.

Sí, son deseos a veces tan pequeños que caben en una mano. Deseos caducos ya al nacer, que mueren entre los dedos. Hacemos colas eternas para lograrlos, para poseerlos por un instante. Y, una vez logrados, no nos hacen felices. Porque no todos los deseos nos hacen felices.

Tal vez la felicidad no llega con la satisfacción de los deseos. No, es verdad, un deseo despierta otro y así en una cadena interminable. Nunca estamos plenamente satisfechos, nunca plenamente felices. Por eso es tan importante que nos preguntemos: ¿Qué deseo en el fondo del corazón? ¿Qué mueve mis pasos? ¿Qué hace que me levante cada día?

Los deseos pueden quitarnos la paz o darnos la vida. Cuando no los vivimos como un don, como una gracia que no saca de la pasividad, nos destruyen.

No es malo desear, al contrario, es fundamental. El que no desea, muere. Lo importante es saber dónde colocar nuestro deseo.

 Hoy sabemos mucho del mundo, de la vida, de la cultura. Conocemos idiomas, dominamos las estadísticas y hemos estudiado historia. Pero seguimos siendo unos ignorantes de nuestro propio mundo interior. No sabemos qué deseamos de verdad. Nuestra inteligencia emocional es escasa.

No sabemos enfrentar nuestros conflictos interiores, nuestras luchas del alma. No sabemos cuidar nuestros vínculos. Queremos retener y quitamos la vida. No nos damos por entero por miedo. Queremos poseer y enjaulamos almas. No nos conocemos de verdad.

Y a veces nuestros deseos pequeños y egoístas se convierten en nuestro camino de vida. Vivimos divididos por dentro, rotos, inseguros y buscamos la paz en deseos que no podemos hacer realidad, ni tan siquiera retener por unos segundos.

Es curioso ver cómo tantas personas rompen con el camino que seguían porque quieren hacer realidad deseos que han descubierto en el alma, deseos nuevos, también caducos. Creen entonces que han desperdiciado su vida sin dar cabida a sus verdaderos deseos. ¿Inmadurez del alma? ¿Desconocimiento de uno mismo?

Somos unos ignorantes en lo que al corazón se refiere. Miramos hacia fuera, no nos detenemos a mirar en nuestro interior. Los deseos son un motor, pero no son el fin de nuestra vida. No hemos nacido para realizar deseos.

El deseo es una fuerza interior que nos mueve, que alimenta nuestra capacidad para ponernos en camino, para amar, para dar la vida. El amor verdadero coloca los deseos en su sitio. Tiene que ser un amor más grande el que le dé sentido a la vida. 

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
PRAY
Philip Kosloski
Oración al beato Carlo Acutis para pedir un milagro
3
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
4
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
5
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
6
PEPE RODRIGUEZ
Revista Misión
El chef Pepe Rodríguez: «Nunca me he emocionado al comer. Al comu...
7
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.