Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 20 octubre |
San Cornelio, el centurión
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Compararse con los demás? ¡Mucho mejor alegrarse con ellos!

Merlijn Hoek

Carlos Padilla Esteban - publicado el 24/09/14

Mirar sin juzgar, ser capaces de ver diferencias y no indignarnos

Dios es justo, es verdad, y yo recibo lo que me corresponde. Yo tengo cosas, recibo talentos, logro objetivos.

El problema es que el corazón se encoge al caer en la comparación. A veces la envidia lo enturbia todo. Estamos más pendientes del premio que voy a recibir que de la alegría de poder trabajar para Dios.

Tendemos con facilidad a compararnos. Miramos nuestra vida y la de los demás. Especialmente la de los demás. Somos defensores de la justicia, sobre todo cuando pueden ser injustos con nosotros. Pocas veces nos centramos en la misericordia.

Miramos más lo que es justo, lo que está bien hecho, lo que corresponde, lo que es adecuado. Miramos con cuidado si nos dan lo merecido, si nos agradecen por lo entregado, si nos colocan en el lugar que merecemos.

Nos importan las cuentas claras, los resultados justos. No queremos hacer más de lo que nos toca y que luego no nos paguen las horas extras. Nos resulta doloroso si no aparecen nuestros nombres en el momento de los agradecimientos. A todos lo justo, lo que toca de acuerdo a lo que han trabajado.

Si miro al otro, y veo que le dan lo mismo que a mí, cuando él ha trabajado menos, me indigno. Me entristece que el otro reciba lo mismo. Si a mí me dan una cantidad y al otro algo menos, entonces está bien, me quedo tranquilo. Y si le dan al otro una cantidad, entonces exijo que a mí me den más, o al menos lo mismo. Y si no es así, declaramos que es injusto.

Es la misma actitud del hijo mayor en la parábola del hijo pródigo. No se indigna tanto porque a él no le hagan fiesta. Le duele más que se la hagan a ese hermano suyo que no se la merece.

Al hermano mayor le molesta la misericordia del padre. Critica al padre porque trata bien a su hermano, porque se alegra y no lo reprende o expulsa.

Dios nos pide que nos alegremos de lo que recibe el otro, que nos alegremos de que el otro, con menos esfuerzo, tenga lo mismo que nosotros. Nos pide que nos alegremos del mejor lugar del otro, aunque el nuestro no sea tan bueno. Parece imposible.

Dios nos pide que nos queramos como hermanos, nos pide una mirada misericordiosa, pura, transparente. Nos pide mirar sin juzgar. Nos pide ser capaces de ver diferencias y no indignarnos. Nos pide misericordia más que sacrificios, amor al prójimo más que golpes de pecho.

Él nos lo da todo. No lleva cuentas de mi mal, me abraza deseando que llegue a Él. No le importa la hora de mi llegada. ¿Qué importa la hora? Dios me espera hasta el último momento. No lleva cuentas del mal, de los errores, del pasado, a diferencia de nosotros que lo contamos todo con buena memoria.

Dios nos ama con un amor en el que nos da el ciento por uno. El infinito por uno. Damos uno, un poco, algo y recibimos el infinito, el amor eterno, el amor sin condiciones. A cada uno nos lo da todo. Sólo sabe contar hasta uno. Se queda en la persona, en mí, no en la masa. Nos lo da todo. Sin reservarse nada. 

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
3
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
4
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
5
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
6
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.