Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 22 junio |
Santo Tomás Moro
home iconEspiritualidad
line break icon

Padre Pío, un misterio post-moderno

© Roberto Taddeo

Alfa y Omega - publicado el 23/09/14

Una reflexión escrita por Vittorio Messori en 1998

Intelectuales ya nietos de Voltaire, Renan y Zola, no desdeñan aún hoy medirse con el misterio testimoniado por el padre Pío, muerto hace treinta años, rodeado del kitsch de una devoción proletaria que ha acabado por contagiar (o, al menos, por fascinar) hasta a snobs y descreídos.

Para su coleto, incluso el cronista que escribe estas líneas podría atestiguar cuántos, con elegantes e insospechados monederos, ha visto asomar la imagen del viejo con la barba blanca y con los mitones de lana para cubrir sus estigmas.

Y sólo quien recorre el mundo atento a este tipo de realidades sabe cuán extendido, universal y fervoroso -y, al mismo tiempo, cuán escondido y discreto- es el culto dedicado a este tosco hijo de agricultores de la Campania, que nunca puso los pies fuera de su remoto convento.

Un salto atrás en el tiempo, en las raíces de este misterio post-moderno: mientras Francesco Forgione nacía, en 1887, en la remota y mísera Pietralcina, Francesco Crispi formaba en Roma su primer gabinete de Gobierno. Entre las medidas adoptadas, ese mismo año, por el jefe del Gobierno, estaba la orden de quitar el crucifijo de todas las aulas de las escuelas del Reino; ese signo de oscurantismo, si no de barbarie (Crucificado mártir, tú crucificas a los hombres/ tú contaminas el aire de tristeza, así apostrofaba Carducci a Jesús), no debía tener su sitio allí donde se forjaba la nueva humanidad.

El hijo de unos agricultores de Pietralcina tenía 7 años en 1894, cuando, a bombo y platillo, y con una tirada inicial de cien mil ejemplares, se lanzaba Lourdes. En esa novela, Zola, apóstol venerado del positivismo ateo, se condolía, paternal, de los pobres peregrinos que iban a la gruta, retaguardia anacrónica de un pueblo en vías de extinción, desperdigado por la luz cada vez más viva de la ciencia.

El entonces fraile capuchino, con el nombre religioso de padre Pío de Pietralcina, tenía 30 años en 1917, cuando Lenin conquistaba el poder e iniciaba el más radical y violento intento de la Historia de confinar entre las monstruosidades de un pasado a olvidar, no sólo el cristianismo, sino cualquier tipo de fe ultraterrena.

Se podría continuar, de etapa en etapa: la de, por ejemplo, 1933 (46 años para el recluso en el convento de Gargano) cuando el inspirado autodidacta de Braunau pedía a Himmler que se convirtiera en el Superior Mayor del Nuevo Orden Místico de la Raza Elegida: las SS, como modernos apóstoles, debían erradicar esa religión de eunucos y de esclavos inventada por el judío Pablo de Tarso.

Tampoco le falta significado a la fecha de su muerte: Padre Pío pasó a la otra vida, cruzando las puertas de la muerte (dies natalis, día del verdadero nacimiento, para la fe) justo cuando terminaba el fatal verano del 68. Hordas de peludos hijos de la burguesía privilegiada rasgueaban en sus guitarras las notas de una de sus cult-songs: Dios ha muerto.

Y hoy, hénos aquí, tras treinta años de la muerte de aquel fraile. Guardándonos, obviamente, de cualquier fácil tentación apologética, nos limitamos a constatar una realidad tan objetiva como impensable: la marea de la historia se ha tragado a todos los profetas, misioneros, discípulos de aquellos ismos que estaban seguros de tener el futuro para ellos.

Lo moderno de las ideologías ha desembocado por sorpresa en esa tierra desconocida a la que, por falta de un término adecuado, llamamos postmodernismo. Lugar -que es el nuestro de hoy- donde un pueblo inmenso, cada vez más grande, de toda clase social, de todo país, pega en la pantalla de sus ordenadores la estampa de un ajeno llegado a nosotros directamente desde la Edad Media.

En las trasmisiones de televisión que llenan cualquier audiencia o share, en los sitios de Internet desmañados, se desgranan los mensajes de un fraile estigmatizado, que combatía con los demonios, que recordaba el infierno y señalaba al paraíso, que revelaba el futuro a los inseguros, que curaba a los enfermos, que aparecía por bilocación a quien le invocaba en la necesidad.

Caso extraño. No faltan los expertos de toda disciplina sociológica que intentan descifrarlo. Para no arriesgarse a comprender, olvidando lo que todo creyente bien sabe, cuando medita las palabras de san Pablo en su primera carta a los cristianos de Corinto: Dios ha elegido lo necio del mundo para confundir a los sabios, lo débil del mundo para confundir a los fuertes, lo innoble, lo despreciado, la nada…

Una buena seña de identidad, en la paradoja evangélica, para ese hombre de Evangelio desnudo y crudo que fue, que es, el Siervo de Dios (pronto Beato) Pío de Pietralcina.

Por Vittorio Messori

Artículo originalmente publicado por Alfa y Omega 

Tags:
milagrosantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.