Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Habacuc
home iconEspiritualidad
line break icon

​¿Es un contrasentido casar a parejas que ya conviven?

Michael-Welsing-CC

Henry Vargas Holguín - publicado el 23/09/14

Si las parejas de hecho o quienes conviven sin haberse casado se deciden a ir al altar ¡felicidades!

Hay diferentes tipologías de convivencia entre un hombre y una mujer. Entre estas están las llamadas relaciones de concubinato o las uniones de hecho o las uniones “libres” o, según el Concilio Vaticano II, el amor libre (pongo la palabra libre entre comillas porque la verdadera unión libre es el matrimonio sacramental).

El Concilio Vaticano II dice: “La dignidad de esta institución (del matrimonio) no brilla en todas partes con el mismo esplendor, puesto que está oscurecida por la poligamia, la epidemia del divorcio, el llamado amor libre y otras deformaciones; es más, el amor matrimonial queda frecuentemente profanado por el egoísmo, el hedonismo y los usos ilícitos contra la generación” (GS, 47).

En la primitiva Iglesia, a los que vivían una relación de concubinato se les llamaba la atención sobre su situación anticristiana y si no obedecían a la recomendación, se les sacaba de la comunión de la Iglesia, no permitiéndoles que participaran en la liturgia, ya que se les trataba como excomulgados.

El problema de la cohabitación es muy complejo, porque pueden intervenir muchos elementos, de diversa índole. “En efecto, algunos se consideran como obligados por difíciles situaciones —económicas, culturales y religiosas— en cuanto que, contrayendo matrimonio regular, quedarían expuestos a daños, a la pérdida de ventajas económicas, a discriminaciones, etc.

En otros, por el contrario, se encuentra una actitud de desprecio, contestación o rechazo de la sociedad, de la institución familiar, de la organización socio-política o de la mera búsqueda del placer.

Otros, finalmente, son empujados por la extrema ignorancia y pobreza, a veces por condicionamientos debidos a situaciones de verdadera injusticia, o también por una cierta inmadurez psicológica que les hace sentir la incertidumbre o el temor de atarse con un vínculo estable y definitivo.

En algunos países las costumbres tradicionales prevén el matrimonio verdadero y propio solamente después de un período de cohabitación y después del nacimiento del primer hijo” (Exhortación apostólica del Papa Juan Pablo II, Familiaris consortio, nº 81).

Hay que distinguir entre las relaciones de concubinato y las relaciones de adulterio; éstas últimas son relaciones extramatrimoniales estando casados el hombre o la mujer o ambos.

El problema más difícil es cuando no pueden contraer un matrimonio religioso porque o los dos están casados por la Iglesia o uno de ellos, de tal modo que no pueden contraer matrimonio porque el anterior, en principio, sería válido.

Tanto en un caso como en el otro, las relaciones sexuales que se den al interior son lo que el catecismo llama “fornicación”. Aunque las relaciones de concubinato tengan el reconocimiento por parte de un Estado (el matrimonio civil o las uniones de hecho), ante Dios y la Iglesia no dejan de ser pecado; y los concubinos, solteros en situación irregular.

“Cada uno de estos elementos (del concubinato) pone a la Iglesia serios problemas pastorales, por las graves consecuencias religiosas y morales que de ellos derivan (pérdida del sentido religioso del matrimonio visto a la luz de la Alianza de Dios con su pueblo, privación de la gracia del sacramento, grave escándalo), así como también por las consecuencias sociales (destrucción del concepto de familia, atenuación del sentido de fidelidad incluso hacia la sociedad, posibles traumas psicológicos en los hijos y afirmación del egoísmo)”, señala la Familiaris Consortio (81).

Las parejas que están conviviendo sin haberse casado por la Iglesia no sólo se pueden casar sino que la Iglesia les anima a ello, si quieren, obviamente, que la relación de pareja sea bendecida por Dios, sea camino de santificación y dé frutos de vida eterna.


Su relación se puede formalizar, perfeccionar y santificar en el matrimonio sacramental. Hay un dicho que dice: “Rectificar es de sabios”; y hay otro que dice: “Errar es humano, pero inhumano permanecer en el error”.

Por tanto, las uniones de hecho o las personas que mantienen una relación de concubinato, si quieren enmendar esta situación, ¡felicidades! Claro que se puede rectificar el camino. Busquen a un sacerdote que los guíe. Acudan al sacramento de la reconciliación, fortalézcanse con la comunión y la oración.

Dentro de las relaciones de concubinato hay tres clases de parejas: las constituidas por personas que no tienen un vínculo anterior, las que han contraído matrimonio solamente civil y las constituidas por las personas que han enviudado. El arreglo que se pide o se contempla es igual en todo caso; la recomendación para que puedan recibir los sacramentos es: o que se separen o que se casen.

“Los pastores y la comunidad eclesial… se acercarán a los que conviven, con discreción y respeto;… para que puedan allanarles el camino hacia la regularización de su situación… haciéndoles comprender la rica realidad humana y sobrenatural del matrimonio-sacramento”, destaca la Familiaris consortio (81).

La fe fortalece la relación y da paso al matrimonio, y casarse por la Iglesia no sólo es apostar por un matrimonio para toda la vida, sino por un matrimonio de calidad en el que se respeta al otro.

Tags:
familiamatrimoniosacramentos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.