Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 febrero |
Santos Mártires de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

​¿Has probado decir sí también a las realidades que te disgustan?

© Radio Saigon / Flickr

Carlos Padilla Esteban - publicado el 22/09/14

Hay cosas que no podemos cambiar, pero sí podemos volver a elegirlas cada mañana, y es muy distinto permanecer a evadirse

El Evangelio nos habla de la importancia de alegrarnos con la vida, con el lugar en el que estamos, de aprender a estar donde estamos, allí donde hemos sido llamados.

Decía el Padre José Kentenich: «Quien quiera mantenerse firme en medio de la tempestad de la época y hacerse fuerte como un roble, ha de unir indisolublemente a Dios las raíces de su alma»[1]. Aprender a echar raíces donde Dios nos ha puesto. Unidos a su corazón de Padre. Porque la viña es nuestro hogar, nuestra familia, nuestra tierra, el trabajo que ahora nos toca.

Muchas veces me encuentro con jóvenes que se quejan de su trabajo, de sus horarios, del poco tiempo que tienen para hacer cualquier cosa. Es verdad. Muchas veces no es fácil compaginar horarios poco humanos con una vida familiar sana. Se trabaja mucho y a veces los horarios no son los mejores, tampoco los salarios.

Hay jóvenes que sueñan con un trabajo ideal. Incluso algunos lo asocian con un trabajo para la Iglesia o en una ONG. Un trabajo con sentido, un trabajo que tenga trascendencia, que deje huella. Un trabajo en el que poder hacer algo por los demás. Entiendo su desánimo y tristeza en muchas ocasiones. Sé por qué sufren y los entiendo.

Pero muchas veces palpo también inmadurez, incapacidad para tomar la vida en sus manos con fuerza, con pasión, con esperanza. Nos amargamos con lo que tenemos, soñando lo que no tocamos. Nos cuesta aceptar la realidad en toda su belleza. De nosotros depende vivirla con alegría o con frustración.

Un dibujo muestra un vagón de tren. En una ventanilla un hombre mira un paisaje lleno de sol, de luz, de verde, de montes. Va feliz mirando lo que Dios le regala. Otro, en otra ventanilla, ve sólo un paisaje nublado, sin luz, sin vida. De nosotros depende en qué ventanilla nos sentamos.

Cada mañana al levantarnos hacemos la misma elección. Hay cosas que no podemos cambiar. Son así, nos han sido dadas.

Pero siempre esas cosas que tenemos ante nosotros, esas cosas que nos gustaría tal vez cambiar, las podemos volver a elegir siempre de nuevo, cada mañana. Eso sí que está en nuestra mano. Nos quedamos con ellas. Les decimos que sí, que las queremos, que son necesarias para ser felices.

Estoy en mi familia, en mi camino vocacional, en mi trabajo, el que me toca, con las personas que Dios me ha confiado. Soy de ese lugar en el que estoy. Soy lo que soy allí mismo.

¡Qué paz da saber que hay personas en nuestra vida que están, que no se van a ir, que permanecen! Son rocas sobre las que construimos. Columnas de nuestra vida. De mí depende.

Puedo ser roca o viento, columna o arena en la playa. Puedo permanecer o irme, porque siempre puedo decidir no estar y escaparme. Puedo optar por otro camino.

Pero lo más difícil siempre es abrazar esa viña que Dios me confía con alegría. Mirando por la ventanilla correcta. Descubriendo la belleza que tiene todo lo que se me confía. Estando allí, permaneciendo como María, como una roca.

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.