Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 30 junio |
Santos protomártires de la Iglesia de Roma
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

El Papa: No tengas miedo a reconocer los pecados

FAMILY

encierro | Shutterstock

Radio Vaticano - publicado el 18/09/14

Homilía de Francisco en la Domus Santa Marta sobre cómo la caída abre la posibilidad al encuentro con Jesús

La liturgia del día presenta el Evangelio de la pecadora que lava los pies de Jesús con sus lágrimas y con  perfume, secándole con sus propios cabellos.

Jesús es invitado a casa de un fariseo, “una persona de cierto nivel, de cultura” -afirma el Papa- que “quería escuchar a Jesús”, su doctrina, saber más.

Y juzga en su interior a la pecadora y a Jesús “porque si fuese un profeta sabría de qué tipo es la mujer que le toca”. “No era malo”, pero, “no entiende el gesto de la mujer”:

“No llega a entender los gestos elementales: los gestos básicos de la gente. Quizás este hombre había olvidado cómo se acaricia a un niño, cómo consuela una abuela.

En sus teorías, en sus pensamientos, en su vida de gobierno -porque quizás era un consejero de los fariseos-, había olvidado los gestos elementales de la vida, los primeros gestos que todos nosotros, desde que nacemos, recibimos de nuestros padres”.

Jesús, destaca el papa Francisco, reprende el fariseo “con humildad y la ternura”. “Su paciencia, su amor, el deseo de salvar a todos” lo lleva a explicarle lo que ha hecho la mujer y los gestos de cortesía que él no ha hecho.

Salvación para los pecadores

Y entre el murmullo escandalizado de todos dice a la mujer: “¡tus pecados están perdonados!”. “¡Ve en paz, tu fe te ha salvado!”.

“La palabra salvación, ‘tu fe te ha salvado’, se la dice solo a la mujer, que es una pecadora. Y lo dice porque ella ha llorado por sus pecados, ha confesado sus pecados, ha dicho ‘soy una pecadora’. Lo dice de sí misma. No le dice a la gente que no era mala: ellos no se creían pecadores.

Jesús dice esta palabra: ‘estás salvado’, solamente a quien sabe abrir el corazón y reconocerse pecador.

La salvación sólo entra en el corazón cuando nosotros abrimos el corazón a la verdad de nuestros pecados”.

Pecar nos puede llevar a encontrarnos con Dios

“El lugar privilegiado del encuentro con Jesucristo, recuerda el Papa, son los propios pecados”.

Parece una “herejía esta, observa, pero lo decía también san Pablo”, que se vanagloriaba solo de dos cosas: de sus pecados y de Cristo Resucitado que lo ha salvado”.

“Y por esto reconocer sus pecados, reconocer nuestra miseria, reconocer lo que nosotros somos y lo que nosotros somos capaces de hacer o hemos hecho es precisamente la puerta que se abre a la caricia de Jesús, al perdón de Jesús, a la Palabra de Jesús: ‘Ve en paz, ¡tu fe te ha salvado!’, porque has sido valiente, has sido valiente al abrir tu corazón a Él que solo puede salvarte”.

Jesús dice a los hipócritas: “las prostitutas y los publicanos os precederán en el Reino de los Cielos”.

“Es muy fuerte esto”, concluye el Papa, porque los que se sienten pecadores “abren su corazón en la confesión de los pecados, al encuentro con Jesús, que ha dado la sangre por todos nosotros”.

Madre abraza a su hijo
Te puede interesar:Las ventajas de pecar
Tags:
encuentromisericordiapapa franciscopecado
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.