Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 19 octubre |
San Juan de Brébeuf y compañeros mártires
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

San José de Cupertino, el santo con el récord de levitaciones y éxtasis

COPERTINO

Public domain

Dolors Massot - publicado el 18/09/14

Mucha gente lo vio volar y el duque de Hannover, que era protestante, se convirtió al catolicismo al comprobarlo con sus propios ojos

José nació en 1603 en Cupertino, en la actual Italia. Sus padres eran muy pobres hasta el punto de que les habían embargado la casa y el bebé nació en un cobertizo pegado a ella, que había construido el propio padre, que era carpintero. Además, el progenitor moriría pronto.

Un niño aparentemente «inútil»

José creció siendo debilucho y distraído (lo llamaban “el Boquiabierta”), lo que preocupaba a su madre, aunque era un niño muy piadoso.

El ser distraído hizo que no fuera admitido a los 17 años como franciscano. Los capuchinos lo admitieron como hermano lego, pero a los ocho meses lo expulsaron porque no cumplía con el mínimo: se le caían los platos al llevarlos al comedor, olvidaba los encargos que le hacía… Parecía que no le interesaba trabajar.

Acudió a un familiar que era rico pero este dijo que «no era bueno para nada» y lo despidió.

Al regresar a casa, ni siquiera su madre se alegró sino que le pidió a un pariente franciscano que lo aceptara como recadero.

Pero algo ocurrió con san José y entonces en el convento comenzó a desempeñar oficios con destreza y habilidad. Pese a la fama que le precedía, su humildad, su amabilidad, su espíritu de penitencia y su amor a la oración hicieron que todos los religiosos lo apreciaran.

Así, en 1625, por votación unánime de los frailes de la comunidad, José de Cupertino fue admitido como fraile franciscano.

La Providencia le ayudó para ser sacerdote

Al comenzar sus estudios, todos notaban que a José le costaba memorizar. Llegaban los exámenes y se trababa. Solo sabía explicar bien el versículo de la Visitación: “¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre!”.

José llegó al examen y el jefe de los examinadores le dijo:«Voy a abrir el evangelio, y la primera frase que salga, será la que tiene que explicar». La frase era precisamente «¡Tú eres bendita…».

Llegó la hora del examen final, en el que el señor obispo iba a decidir qué estudiantes podían ser ordenados sacerdotes. Examinó a los diez primeros y los resultados fueron excelentes. Entonces dijo: «¿Para qué seguir examinando a los demás si todos se encuentran tan formidablemente preparados?». Así fue como José de Cupertino se libro de pasar la prueba y pudo llegar al sacerdocio.

San José de Cupertino fue ordenado sacerdote en el año 1628. Era consciente de la poca capacidad que tenía para predicar o enseñar, pero suplía con una vida de piedad intensa y mucha mortificación.

No comía carne. Ayunaba a pan y agua muchos días. No tomaba nunca licor. Se esforzaba en el trabajo manual.

Un gran número de éxtasis

La vida de san José de Cupertino estuvo llena de señales extraordinarias: éxtasis, curaciones milagrosas, sucesos sobrenaturales… Tantas que el padre Eliécer Sálesman, en su libro «Vidas de Santos», afirma que no existe otro santo conocido en quien se hayan dado los fenómenos de este tipo en tanta cantidad.

San José de Cupertino quedaba en éxtasis con mucha frecuencia durante la santa misa o cuando estaba rezando los salmos de la Biblia.

Durante los 17 años que estuvo en el convento de Grotella, sus compañeros de comunidad presenciaron 70 éxtasis.

Cuando estaba en éxtasis, sus sentidos no percibían nada. Lo pinchaban con agujas, le golpeaban con palos, le acercaban velas encendidas, pero él no se inmutaba.

Al regresar de un éxtasis, decía a los frailes: «Excúsenme por estos ‘ataques de mareo’ que me dan».

Al tratarse de fenómenos tan extraordinarios, los superiores le prohibieron aparecer en público. Ni siquiera podía ir a rezar con otros monjes.

Levitaciones

También se elevaba por el aire sin ninguna fuerza física que lo causara. Una vez en el campo encontró un corderito y se lo puso a los hombros como imitando al Buen Pastor, y ocurrió el prodigio de que se elevaron él y el animal.

En otra ocasión, diez obreros intentaban subir a un monte una cruz muy pesada. Fray José se elevó por los aires con la cruz y la trasladó hasta donde querían.

Cuando se encontraba delante de un embajador

El embajador de España y su esposa lo visitaron para hacerle una consulta espiritual, y cuando iba a atenderles vio un cuadro de la Virgen, se elevó hasta él y rezó ante la imagen mientras quedaba suspendido en el aire. Al descender le dio tanta vergüenza que el matrimonio hubiera presenciado la levitación, que se fue a su cuarto y no salió en el resto del día.

En Osimo, donde vivió los últimos seis años de su vida, los demás religiosos lo vieron levitar hasta una escultura de la Virgen que estaba a tres metros y medio de alto. Estuvo un rato rezando y le dio un beso al niño Jesús.  

El día 15 de agosto de 1663, en la fiesta de la Asunción de Nuestra Señora, celebró su última misa. En medio de la celebración quedó suspendido en el aire y muchas personas lo vieron.  

Llamado por el superior de su orden

Al ver estas manifestaciones externas de lo sobrenatural, algunas personas comenzaron a decir que San José de Cupertino era un impostor y que todo era un engaño. Le enviaron al Superior General de los Franciscanos en Roma para que explicar qué ocurría en su vida. Y el general, al ver la muestra de santidad de san José de Cupertino, consideró que era auténtico lo que decía.

La conversión del duque de Hannover

La fama del fraile llegó incluso el papa Urbano VIII y este quiso conocerle. Cuando estaban hablando, san José de Cupertino quedó en éxtasis y se fue elevando por los aires. El duque de Hannover, que era protestante, al ver el suceso se convirtió al catolicismo. El papa, por su parte, era muy riguroso con respecto a la hora de decidir si algo era milagroso. Estudió cuidadosamente la vida de san José de Cupertino y finalmente declaró: «Todos estos hechos no se pueden explicar sin una intervención muy especial de Dios».

En los últimos años de vida, san José de Cupertino fue llevado a conventos muy alejados para que nadie pudiera acceder a él. Sin embargo, las multitudes lo seguían. Entonces sus superiores lo cambiaban de convento y lo llevaban a uno más alejado.  

Sufrió meses de aridez y de sequedad espiritual, que Dios permitía, y él respondía uniéndose más a Cristo con la oración y la penitencia.

«Dios no es sordo»

La oración era su gran remedio. Para quienes le consultaban qué hacer ante problemas muy serios, él siempre respondía: “No se canse nunca de rezar. Que Dios no es sordo ni el cielo es de bronce. Todo el que le pide recibe».

Así, san José de Cupertino murió el 18 de septiembre de 1663 a la edad de 60 años.

*Esta biografía está elaborada a partir del libro «Vidas de Santos», del padre Eliécer Sálesman.

Puedes consultar la vida de otros santos en este enlace.

Tags:
santoralsantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
4
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
5
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
7
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.