Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 16 octubre |
Santa Margarita María Alacoque
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Abortar a mi hija convirtió mi vida en un infierno

© Lloyd Morgan / Flickr CC

SIAME - publicado el 12/09/14

El hombre también sufre las consecuencias tanto de naturaleza física, como emocional y psicológica.

“Para mi querido angelito: Lucía, sé que estás en un buen lugar y en ese lugar está Dios. Él te va a cuidar hasta que yo te vuelva a ver, mientras, cuídate y pórtate bien. Pronto estaré contigo”.

Sergio, tu papá

Estas líneas son fragmento de una carta escrita por un hombre que, en un momento de confusión y miedo, apoyó a su pareja para practicarse un aborto, y poner así fin al “problema”: el nacimiento de su primer hijo. Lo que nunca imaginó, es que esa falsa salida sería el inicio de una tormentosa agonía que lo llevó por un doloroso camino marcado por la culpa, la soledad y el arrepentimiento.

Sergio creció en una familia unida, con valores y apegada a la religión, pero al enterarse de que su novia estaba embarazada, se le hizo fácil aceptar los servicios del Sistema de Salud del Distrito Federal para abortar legalmente: “yo tenía planes de vida, y un hijo en ese momento no era una opción”.

¿Y los hombres?

La terapeuta Bertina Morales, del Instituto para la Rehabilitación de la Mujer y la Familia (IRMA) asegura que es frecuente pensar en el aborto como un asunto exclusivo de la mujer; sin embargo, con el paso del tiempo, en el hombre también se sufren las consecuencias tanto de naturaleza física, como emocional ypsicológica.

“Los efectos secundarios, muchas veces de por vida, se reflejan en sentimiento de culpa, depresión, frustración y un estado de vacío interior. En general, no suelen hablarlo, ni siquiera con sus propias parejas, por temor a que pueda interpretarse como un signo de debilidad, pero lo sufren en silencio”, explicó.

Agregó que los hombres reaccionan de distinta manera ante un aborto: algunos se oponen de manera violenta; otros se oponen, pero no toman medidas fuertes para impedirlo; están también los que parecen ser neutrales y dejan la decisión a la mujer; también los que presionan a la mujer para abortar y los que no son tomados en cuenta y se percatan hasta que todo ha pasado. Todo ello será determinante en los efectos posteriores.

En el caso de Sergio, los sentimientos de culpa comenzaron cuando las pastillas que le dieron a su novia en el hospital le provocaron un fuerte sangrado, por lo que tuvo que regresarla de emergencia al nosocomio, y comunicar a sus familiares lo que había sucedido.

“Durante el proceso que viví en el hospital nunca me informaron lo que podía pasar por un aborto”, asegura.

Apenas una semana después del aborto, la vida de Sergio se convirtió en un infierno: “perdí la autoestima, la confianza en mí, ya no quería hacer nada. Fue un infierno”. Todo ello tuvo que enfrentarlo solo, pues perdió a su familia, amigos, trabajo, y como mucha gente se enteró, ya no salía a la calle sin gorra “porque no quería que me vieran la cara”.

“Yo no estaba bien ni conmigo ni con Dios, fue cuando decidí buscar ayuda y así llegué a IRMA, donde me han ayudado a encontrar el camino del perdón y a valorar la vida”.

Cuenta que parte de su sanación se dio durante una Hora Santa, cuando estaba frente a Jesús Sacramentado, y pudo pedirle perdón a su hija. Esto le dio fortaleza y le permitió, durante la terapia, estregarle su hija a Dios, donde le puso el nombre de Lucía porque le hubiera gustado que fuera una niña.

A los hombres que sufren las consecuencias del aborto, Sergio les dice: “vale la pena llorar para sacar el dolor que traen dentro; busquen ayuda porque es algo que carcome y no deja vivir en paz, y que puede afectarles sus relaciones de pareja, familia y espiritualmente”.

IRMA es una asociación mexicana sin fines de lucro que brinda atención a las personas que sufren la pérdida de un bebé antes de nacer, así como la educación y prevención de problemas no resueltos o dificultades en la toma de decisiones ante un embarazo en crisis.

Para mayores informes visita: www.irma.org.mx o llama a los siguientes teléfonos (desde México):  5260-3178 / 5260-8859.

Por Miriam Apolinar.Artículo originalmente publicado por SIAME

Tags:
aborto
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
main de robot
Francisco Vêneto
«Estamos creando a Dios»: ex funcionario de Google sobre la (IA) ...
2
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
3
ZARAGOZA
Maria Paola Daud
Las bombas que por “milagro” de la Virgen del Pilar no explotaron
4
ORDINATION
Francisco Vêneto
Ex testigo de Jehová será ordenado sacerdote católico a los 25 añ...
5
Philip Kosloski
6 de los más notables santos incorruptos
6
Matrimonio cristiano
Besar la alianza cada día, la indulgencia especial de san Juan XX...
7
CHRISTOPHER COLUMBUS
Jaime Septién
América parece estar furiosa con su descubridor
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.