Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 30 noviembre |
San Andrés Apóstol
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Cuál es la mayor riqueza?

SHOES

Shutterstock-Be Good

Manuel Bru - publicado el 11/09/14

No tener nada, no llevar nada, no pedir nada y esperarlo todo de Dios

Retomando el título de uno de los libros más hermosos que leí ya en mi más tierna juventud, Sabiduría de un pobre, de Eloy Lecrerc, sobre la vida interior de San Francisco de Asís, me convenzo cada día más de que la pobreza (no la miseria, como explica el papa Francisco), es una bendición.

Sobre todo la pobreza espiritual, esa de la que en el fondo huyen los ricos tratándola de ahogar en el sucedáneo de las riquezas materiales, y que consiste en saber afrontar las pruebas de la vida, desde la humildad, la paciencia, la austeridad, la sencillez, y la caridad. 


HANDS

Te puede interesar:
La “pobreza de espíritu”, que alguien me explique qué es

Los pobres son el gran tesoro de la Iglesia porque los pobres son sus santos, sus bienaventurados, sus baluartes. Y si la Iglesia opta por ellos preferencialmente no es por lástima o compasión, como muchos creen, sino porque son lo mejor que tiene.

Los ricos, en cambio, sí que son atendidos a veces por la Iglesia con lástima, porque no terminan de liberarse de su persistente autoengaño, que les lleva a ser altaneros y exigentes.


FAMILY

Te puede interesar:
Pobres ricos, afortunados pobres

En las florecillas de san Francisco de Asís aparecen muchísimas anécdotas, literariamente maravillosas, y espiritualmente estimulantes, que nos adentran en este gran misterio evangélico de la pobreza de los ricos y de la riqueza de los pobres, de la que san Francisco ha sido el maestro más sabio.

Cuenta el santo que un día, hablando con Fray León de la perfecta alegría, después de enumerarle todas las cosas de este mundo que no la dan, le dijo: ahora, cuando lleguemos a Santa María de los Ángeles, y llamemos a la puerta del lugar, el portero vendrá enfadado y nos dirá: “¿Quién sois?”. Y cuando digamos nosotros: “Somos dos de vuestros hermanos”, él contestará: “Mentís; sois dos bribones que andáis por el mundo engañando y robando las limosnas de los pobres; fuera de aquí”; y no nos abrirá y nos hará quedar fuera, en medio de la nieve, del agua y del frío y con hambre hasta que sea de noche; entonces, si a tanta injuria, a tanta crueldad y a tantos vituperios nos sostenemos mutuamente y pacientemente sin turbarnos y sin murmurar de él (…) ¡oh, fray León!, en esto estará la perfecta alegría! 


SMILE

Te puede interesar:
La perfecta alegría existe (y no es dejar de sufrir)

En esta fraternidad de los pobres, en medio de penurias y sinsabores, pero bendecidos por el verdadero secreto de la felicidad que es el amor, se esconde el mayor tesoro, la mayor riqueza.

Como decía Pedro Casaldáliga, “no tener nada, no llevar nada, no pedir nada, no matar nada, y esperarlo todo de Dios”.




Te puede interesar:
Vivir es gratis: El encanto de la pobreza espiritual

Tags:
iglesiapobreza
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
OLD WOMAN, WRITING
Cerith Gardiner
Carta de una mujer de 107 años para luchar co...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.