Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 25 septiembre |
Virgen de la Merced
home iconPuntos de vista
line break icon

11-S con una resaca soberbia

La boa y el elefante - publicado el 11/09/14

Me fui a la cama estupefacto por la derrota de la selección española de baloncesto en los cuartos de final del Mundial. Estupefacto, sobre todo, por la escasa preparación de una sublime selección ante la aparición de dificultades. Estupefacto por constatar una soberbia soterrada, y no amortiguada, por una dirección técnica desconcertada y que, desde luego, no había hecho su trabajo previo al partido, como la cita se merecía.

Hay personas que viven así, convencidas de que las dificultades siempre les llegan a otros. Podemos afirmar que la complacencia y la anestesia son los grandes males del primer mundo en los últimos

 años. Hemos creado sociedades del bienestar donde no tiene cabida el sufrimiento y de que, lo que se trata, es de ahorrarnos cualquier cuesta arriba desde que somos pequeños. Vivo en una sociedad desconcertada y paralizada que se rompe a pedazos, aniquilada por su propia soberbia. Hemos transformado la Torre de Babel en tecnología punta y, no sólo hemos comido del Árbol del Bien y del Mal, sino que le hemos dicho a Dios de qué árboles no puede comer Él.

La soberbia suele llevarnos a soberbias decepciones, a fracasos estrepitosos, a caídas dolorosísimas. El soberbio no acepta el pecado, el error, la desgracia, la contrariedad. El soberbio no cree ni en el bien ni en el mal. El soberbio no necesita nada porque es capaz de tener y disponer de todo lo que necesita, en el momento y en la manera adecuada.

Ayer me fui a la cama recordándome a mí mismo que soy pecador, imperfecto y, a ratos, desgraciado. Me fui a la cama siendo consciente de mis muchos defectos e imprecisiones, desvíos y traiciones. Me fui a la cama necesitado de Dios, de su perdón, de su amor, de su fuerza, de sus dones. Me fui a la cama con un 11-S más a la espalda y con todo lo que viene a cuento justo hoy. Me fui a la cama agradecido por sentirme pequeñito tantas veces… porque esa pequeñez será mi propia salvación.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
5
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
6
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.