Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 27 febrero |
San Gabriel de la Dolorosa
home iconDesde Roma
line break icon

​Por qué el Papa Francisco prefiere viajar a Asia y América y no a Europa

AP

Salvador Aragonés - publicado el 29/08/14

Allí donde el mensaje evangélico es más escuchado hay una mayor atención por parte del Papa

El éxito del viaje del Papa Francisco a Corea -un éxito esperado dada la fuerte fe de los católicos coreanos, a pesar de que representan una pequeña parte de la población- ha hecho pensar a muchos por qué el Papa prefiere viajar a Asia y América antes que a Europa.

La Iglesia católica no es eurocéntrica, y menos romanocéntrica como ha dicho el mismo Papa Francisco al reformar la Curia Romana. La Iglesia católica es por definición universal, y allí donde el mensaje evangélico es más escuchado hay una mayor atención por parte del Papa: en Asia, en África  y en América.

El Papa, que visitará América del Norte (incluido México) el año próximo, no va a Europa, pues a pesar de los esfuerzos de san Juan Pablo II y de Benedicto XVI, el interés por la religión en Europa no aumenta, ni en los medios de comunicación, muy críticos con la doctrina católica, igual que las leyes de los estados, ni en la cultura y las costumbres europeas.

En los países europeos se vive en amplios sectores de la sociedad de espaldas a Dios, si no ya contra Dios. Esto no quita que en los últimos decenios han surgido en Europa instituciones y movimientos católicos, especialmente laicos, cuyo prestigio se expande por todo el viejo continente y por el mundo.

Cierto que el Papa Francisco viajará a Albania, dentro de unas semanas, pero Albania no es “Europa”, es un pequeño país situado al sur de los Balcanes.

Durante todo el periodo de la Guerra Fría, hasta la caída de los regímenes comunistas, Albania era un país comunista que sin ser de obediencia soviética, era constitucionalmente un Estado ateo, único en el mundo, establecido por el dictador vitalicio Henver Hoxha.

No pertenece a la Unión Europea, ni se lo ha planteado, y su economía deja mucho que desear, con déficits y carencias importantes, visto desde Europa, y con problemas étnicos y fronterizos con Serbia, Macedonia y Kosovo.

El Papa Francisco encuentra en Corea, y en Asia, una sintonía particular en sus habitantes, que descubren con mucho gozo la fe católica y se adhieren a ella con facilidad.

Hay países comunistas y excomunistas, como China, Vietnam, Camboya, Laos y también Birmania, donde hay un florecimiento religioso, a pesar los regímenes laicistas y gobiernos ateos de estos países. 

Este florecimiento es el resultado de lo que sembraron hace siglos importantes santos, entre ellos no pocos jesuitas y franciscanos como san Francisco Javier.

El Papa Francisco alberga muchas esperanzas de que China se abra sin trabas a la fe católica. Los tiempos han madurado un poco desde que san Juan Pablo II quiso abrir el diálogo con China, al igual que Benedicto XVI, quien escribió una vibrante y larga Carta al pueblo chino.

En los otros países asiáticos hay un sentido de religiosidad en el pueblo que se manifiesta de modos diversos y donde está arraigando la fe católica, a veces a precio de sangre, como en Pakistán y países islámicos.

Los pueblos asiáticos, africanos y americanos no entienden de filosofías  europeas, no son relativistas, ni ateos, y en ellos el marxismo no ha tenido una importante presencia.

Los cardenales de la Iglesia eligieron a un Papa argentino, con ideas pastorales sui generis, que conecta bien con las necesidades de la Iglesia en los momentos presentes y las necesidades de fe en el mundo moderno.

Es un Papa pastor y no teólogo como él mismo dice a menudo. San Juan Pablo II fue el Papa de la reunificación de Europa en sus fronteras, y consiguió que cayera la cortina de hierro que separaba las dos europas: la occidental capitalista de la comunista.

Sin embargo no consiguió erradicar el ateísmo implícito en las sociedades donde el capitalismo había triunfado, donde se rechaza la religión. Una vez le preguntó un periodista polaco, Z. Morawski, si sabía la diferencia entre el marxismo y el capitalismo. “El capitalismo –dijo—es la explotación del hombre por el hombre y el comunismo es al revés”.

En otras palabras, ambas son sociedades materialistas, aunque el comunismo sea un materialismo ideológico, un materialismo científico dialéctico e histórico que propugna la lucha de clases.

En lo que respecta al hecho religioso, tanto el capitalismo como el marxismo postulan análogas ideas, pues ambos rechazan, de facto (el comunismo incluso lo persigue) la dimensión trascendente del hombre, la dimensión de la fe, al tener una visión del hombre chata, de dos dimensiones, claramente opuesta al sentido cristiano de persona.

El Papa Francisco, aunque de origen italiano, no es culturalmente europeo, sino americano del sur. Su actividad pastoral la desarrolló siendo jesuita y obispo, en Argentina y América del Sur.

Conoce muy poco el inglés, lo que no ha sido impedimento para alcanzar una popularidad y un liderazgo mundiales.
Ve a los europeos demasiado ensimismados en sus cosas, con un alto bienestar que impide muchas veces vivir desprendido de muchas “necesidades” de las que carecen la gran mayoría de los 6.000 millones de hombres sobre la
Tierra, a los que en amplias zonas se les explota.

Europa vive hoy con un pensamiento muy individualista, egocéntrico, poco dado a la generosidad, a la entrega hacia los demás hombres y muy materialista, consumista y hedonista. 

Por eso los cardenales eligieron, en el cónclave de 2013, a un cardenal amante de la pobreza, y lejos de Europa. Europa vive una profunda crisis económica y de identidad. No quiere reconocer  su pasado cristiano, y tampoco que se forjó sobre tres ejes fundamentales: el derecho romano, la filosofía griega y la religión judeo-cristiana.

Europa debe encontrarse a sí misma, en sus raíces y en su historia, para volver a ser lo que fue: un faro luminoso en la cima del mundo. 

Tags:
coreaeuropapapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
4
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.