Aleteia

Prohibida la actuación de Miley Cyrus en República Dominicana

AP
Comparte

La cantante es muy criticada por el contenido vulgar de sus conciertos

La Comisión Nacional de Espectáculos Públicos y Radiofonía prohibió el concierto de la cantante Miley Cyrus, programado para el 13 de septiembre.

En una nota de prensa a las autoridades, se informó sobre la prohibición que hizo a las empresas SD CONCERTS y Live Nation del evento artístico, que se iba a realizar en el Estadio Quisqueya.
 
Mediante acto jurídico, se hace constar a las empresas SD Concerts en la persona de su presidente Saymon Díaz y Live Nation en fecha 04 de agosto del presente, la resolución  de la CNEPR, y se le notifica y advierte de la no presentación del evento artístico de Miley Cyrus, y de cualquier presentación artística similares en éste país.

La CNEPR en el ejercicio de las atribuciones dadas por la Constitución de la República del reglamento 824 de ley 1951, cuya responsabilidad es evitar que en la República Dominicana se efectúen espectáculos públicos que ofendan la moral, las buenas costumbres y relaciones con países amigos, hace la prohibición debido a que la cantante Miley Cyrus acostumbra en sus conciertos a realizar actos reñidos con la moral y las costumbres penadas por las leyes dominicanas.

Además de la presentación con vestuarios inadecuados, corrupción del lenguaje, imágenes y frases perversas, frases con doble sentido, apología del crimen, violencia y actos denigrantes para el culto cívico, la incitación al sexo, sexo lésbico uso de objetos inadecuados en público, actos que atentan contra la integridad personal y son violatorios de los derechos de niños, niñas y adolescentes, son varias de las razones en que se argumenta la CNEPR en la persona de su presidente JM Hidalgo, para la prohibición del evento.

Dicha notificación es realizada a SD Concerts y Live Nation, debido a que son los responsables de la producción del evento artístico en el país, teniendo la CNEPR la facultad de someter a la acción de la justicia a los que infrinjan esta o cualquier disposición legal confiada a su vigilancia, por lo que debe de estar sujeta a las normas prescritas por la ley.
 
Este ejemplar comportamiento, prueba de salud mental y moral de la cultura dominicana, debería ser imitado por otros muchos países para cortar con  las actuaciones que atentan al verdadero sentido del arte.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.