Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 24 octubre |
San Antonio María Claret
Aleteia logo
home iconMúsica
line break icon

Lo que se llevó Woodstock

Public Domain

Gaudium Press - publicado el 19/08/14

Fueron a evadirse de una realidad monótona y encontraron el mundo psicodélico del LSD y la música repetitiva que disparó el consumo de la droga y negocios conexos de las décadas siguientes

Woodstock fue una de esas tantas explosiones de inconformidad y rebeldía que comenzaron en las décadas de los 40 y 50 y siguieron su curso por las de los 60 y 70 hasta diversificarse en festivales de rock hoy dispersos por muchas ciudades del mundo, algunos con trágicos resultados como en Bélgica o Indiana. Conciertos musicales estridentes, que al parecer tienen más sentido económico y a veces político que realmente artístico.

Inconformidad juvenil siempre ha existido en la humanidad: motor de grandes exploraciones, descubrimientos geográficos y conquistas, aventuras épicas con resultados heroicos y monumentos literarios a la intrepidez y a la osadía.

Cada era le ha dado respuesta a ese impulso de la juventud por quemar energías y satisfacer la curiosidad aguerrida de esa edad inolvidable de la que Paul Claudel decía ser hecha más para el heroísmo que para el placer, edad que impulsó las expansiones de los imperios de la antigüedad, las navegaciones por mares desconocidos, las expediciones por tierra acompañadas por la experiencia de conocer costumbres, ritos, leyendas de otros pueblos y lugares del planeta y, en este siglo XXI tan desconcertado, edad para la exploración del espacio sideral y las mayores profundidades del océano que serían parte del reto para la juventud contemporánea. Esto para no hablar de la sacra aventura que significaría misionar el Evangelio de Cristo en tierras inhóspitas y lejanas.

Pero Woodstock y su medio millón de jóvenes en un supuesto encuentro de tres días de paz, música y amor, fue una cosa bien diferente. Una experiencia psicológica que no espiritual, una búsqueda de algo más allá que la vida alveolada en el panal no muy dulce del establishment con su proyecto de vida de horizontes cortos, de la carrera profesional rentable, del hiper-consumismo del supermercado y las vacaciones programadas anuales, frecuentemente mustias y poco re-creativas.

Fueron a Woodstock a evadirse de una realidad monótona y encontraron el mundo psicodélico del LSD y los psicotrópicos duros sumergidos en música pesada, estridente y repetitiva, lo que disparó el consumo de la droga y negocio conexos de las décadas siguientes. ¡Quién lo iba a pensar!

Con este festival que hoy circula en un documental histórico -y que este mes y año cumple 45 de realizado- saltó por los aires el sentido de familia y comenzó en el mundo el estilo de vida tribal de los tatuajes, el nomadismo sin meta, los saltimbanquis de los semáforos, los ‘piercings’, el consumo de droga e indumentarias informales, y paupérrimas.

Pero eso quizá realmente no fue lo más grave y doloroso para esta nuestra generación hoy sesentona que llevó en el centro del pecho todo el impacto de una era en la que se perdió el rumbo.

Lo triste, lo punzante, fue haber sacrificado el espíritu de epopeya que venía en el código genético de la juventud de muchos, sin el cual se corre el riesgo de que ya no habrá más osadías y nobles atrevimientos para encaminar el mundo y las nuevas generaciones a la conquista del universo, como lo quería Dios a partir del Paraíso terrenal, cuando hizo al hombre rey y partícipe de su poderosísima divina gracia que nos puede llevar muy lejos.

Woodstock y el festival de la isla Wigth parecieron llevarse con el viento la vitalidad y las energías de varias generaciones pero no la esperanza de los hombres que todavía tienen fe. Algo hoy día en el ambiente nos habla de un renacer auténtico de la espiritualidad, en la fina punta de la cual estará sin duda la cristiandad. (1)

Por Antonio Borda

(1) "Luz del Mundo", Benedicto XVI,2010. Ed. Herder.

Artículo originalmente publicado por Gaudium Press 

Tags:
amorjovenesmúsicapaz
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
3
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
4
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
5
PRAY
Philip Kosloski
Oración al beato Carlo Acutis para pedir un milagro
6
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
7
PEPE RODRIGUEZ
Revista Misión
El chef Pepe Rodríguez: «Nunca me he emocionado al comer. Al comu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.